martes, junio 25, 2024
ColaboraciónDe mente abierta y lengua grandeGastronomía

De mente abierta y lengua grande: El parque de diversiones

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Chef Juan Angel | @chefjuanangel

-¡Córrele Noé, ya lo están armando!-
-Pitaaaaa, veeeeen, ¡ya van a empezar!
-A la bestiaaaa, miraaaa…-
-¡Este va ser enormeee!-

Guardando las debidas distancias para no ocasionar un accidente Noé, “La Pita” y una decena de chamacos miraban emocionados cómo ensamblaban pieza por pieza de algo jamás visto en la Capital del Mundo.

-Jalen otra mesa- gritó Pancho Rubal que corría de un lado a otro supervisando la obra maestra. -¡Que no quede arrugado! Se debe ver liso, virginal, sin ninguna mancha. ¡Com-ple-ta-men-te blanco! – exclamó precupada la Tina de Andrés. En ese momento, ya tenían a la mitad de la Primaria observando entre murmuros y gritos de asombro.

-¡Mira Pita, va a ser enorme, tiene muchos pilares!- Encima del piso blanco e inmaculado, empezaron a colocar pistas circulares y cuadradas, y sobre ellas, los pilares cuidadosamente enroscados -¡Noé, llegaron los caballos!- Por la puerta principal, Pancho Rubal entró con 4 hermosos caballos blancos, de larga cola y crin brillante que cubría los ojos de tan portentosos mamíferos.

-¡Cuidado chamacos, no los vayan a tocar, son muy finos!- exclamó Francisco cuando los acercó a la construcción. Todos los niños miraban perplejos -¡Noé, van a ser tres torres!; la construcción avanzaba muy rápido, había ya tres torres, la del centro era de mayor tamaño.

-Quítense, no estén estorbando chamacos- dijo Ana Bertha mientras caminaba con unas largas escaleras que fueron instaladas para comunicar las torres. -Apuesto que por ahí van a pasar los caballos- dijo Noé con seguridad incalculable -No seas tonto Noé, ¿que no ves que están muy angostas las escaleras?, se me hace que son para otra cosa.

-Ya les dije que no estén estorbando, ¿no tienen nada qué hacer en su casa?- gritó Ana Bertha furibunda; en sus manos cargaba cuidadosamente una caja pegada con cinta transparentente, en un costado decía “frágil” – Mo tor in clu í do- deletró Guadalupe -¿Motor incluido? ¿Pues qué irán a poner?- dijo Noé, y todos los niños comenzaron a murmurar -Mira Noé, traen flores. ¿Y esas pa’qué serán?- Pita era la más intrigada, tanto que se ofreció a ayudar. -¿Te ayudo con las flores, Ana Bertha?- En menos de lo que canta un gallo, Lupita andaba en medio de la parafernalia -Pita, dinos qué hay en esa caja- gritaban sus amigos fisgones -No sean mitoteros… lero lero, yo ya sé- dio la media vuelta, se asomó a la caja y levantó la mirada arqueando la ceja en señal de triunfo y exclusividad.

En cuestión de minutos aquello lucía como nunca, la noche había caído y la cantidad de chamacos era el doble -Pancho, cuidado con los monos, esos van hasta arriba en la torre de en medio- equilibrándose en una escalera, Francisco sostenía los muqueñitos del pastel -Ya quedaron Ana Bertha- exclamó, mientras la susodicha sacaba una fuente transparante que instaló en la parte baja de la misma torre, la llenó de Kool Aid, presionó el botón “on” y comenzó a brotar un agua morada -Qué bonita, del mismo color de la boda- dijo orgullosa.

Aquel pastel dejó boquiabiertos no solo a los niños, también a todo el pueblo: tres torres de varios niveles conectados por blancas escaleras repletas de flores, cuatro caballos de azúcar engalanando la obra y 12 pasteles de vainilla con decoraciones moradas.

-Vámonos Noé, ya va a empezar la boda-
-Pita, ¿a poco no parece un parque de diversiones ese pastelote?

El pastel de bodas está lleno de interesantes simbolismos desconocidos por la mayoría:

  •  Se corta por ambos novios debido a que simboliza el primer trabajo juntos como matrimonio.
  • Los novios deben darse pastel uno al otro o comerlo juntos, ya que simboliza la comida que compartirán durante el resto de su vida.
  • En la antigua Roma se colocaba un pan sobre la cabeza de la novia y se rompía como símbolo de fertilidad, los invitados recogían las migas, pues eran consideradas de buena suerte. Ahora se comparte de manera más ordenada, con las ganas de brindar y mandar buena suerte a los novios.
  • Los esposos deben guadar un pastel o trozo para comerlo en su primer aniversario como símbolo de fidelidad y amor eterno.

Chef Juan Angel – Licenciado en Periodismo y chef profesional, conductor de televisión, creador de contenidos gastronómicos y embajador de marcas de alimentos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *