martes, junio 25, 2024
AntropologíaColaboraciónColumnaCulturaLiteraturaMundoOpiniónVida

Por mi madre, norteños: Humanismo mexicano

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Los Tres

“Bueno me da mucho gusto estar con ustedes, ya saben lo que decía Martí: “Amor con amor se paga”
(Andrés Manuel López Obrador, discurso marcha 2022).

Nuestro presidente decidió en un acto de pura humildad intelectual definir él mismo el nombre de su propuesta política: humanismo mexicano. Este se traduce en el amor al pueblo (¡haaa la simple genialidad del líder iluminado!). Esta razonamiento sirve para ganar elecciones, pero también para recuperar popularidad cuando está decae como ha sucedido en los últimos meses o cuando la transformación no se termina de materializar -¡maldita realidad que no está con Morena!… En todo caso, el humanismo es uno de esos amores tóxicos donde uno como miembro del pueblo debe recordar a cada segundo que los fifís, los artistas y los académicos solo se preocupan por si mismos detestan al pueblo porque son racistas, oportunistas o clasistas.

¡México está recuperando su prestigio en el mundo”
(Andrés Manuel López Obrador, discurso marcha 2022).

La retórica es una de esas artes ocultas que debería ser materia obligatoria en los partidos políticos mexicano. A nuestro presidente no podemos ponerle en tela de juicio es su capacidad para convencer a sus seguidores con el poder de sus palabras. Así como Trump prometió volvió a “hacer a América grande”, nuestro mandatario nos ha proyectado a otras alturas. Eso de tener uno de los presidentes más populares del mundo debería bastar para estar en el muro de los hombres ilustres de la patria…

“el consejo a los jóvenes es que, si quieren dedicarse al noble oficio de la política, no olviden que lo principal es tenerle amor al pueblo, querer al pueblo, profundo amor al pueblo, nada se logra sin amor al pueblo”
(Andrés Manuel López Obrador, discurso marcha 2022).

Para los que no lo notaron estamos instalados en una “Republica amorosa”, un conjunto de personas despechadas, mejor conocidas como analistas e intelectuales, insisten en decir que AMLO no apela a la razón (diría el clásico: ¿Y yo por qué?), si no a principios o valores atribuidos al cristianismo. Todos aquellos que en su alma no está AML-LOVE son los enemigos de la transformación del país.

“México estaba gobernado por una tiranía que ha pretendido justificarse a sí misma con el beneficio de la paz y de la prosperidad material”
(Andrés Manuel López Obrador, discurso marcha 2022).

En mi cuello traigo un “detente” contra corruptos y penales fallidos en el mundial de fútbol… aunque pensándolo bien la corrupción sea una vibra del universo que salga escribiendo mil veces en mi cuaderno que “merezco la abundancia” y viendo al presidente agitar su banderita blanca…

“Mi propuesta sería llamarle humanismo mexicano, porque sí tenemos que buscar un distintivo, humanismo mexicano, no solo por la frase atribuida al literato romano Publio Terencio, de que nada humano nos es ajeno, sino porque, nutriéndose de ideas universales, lo esencial de nuestro proyecto proviene de nuestra grandeza cultural milenaria y de nuestra excepcional y fecunda historia política”
(Andrés Manuel López Obrador, discurso marcha 2022).

Desde los tiempos de Quetzalcóatl quedó escrito que un portero, un pelotero o un político (lo que cuajara primero) sería el que vendría a salvar la nación. Que se note que como nada nos es ajeno, tampoco no es la redundancia expresiva del “humanismo mexicano”, ¿o alguien ha visto un mexicano que no sea humano? Digo, como nos da por nacer donde se nos da nuestra ch… gana, a lo mejor alguno decidió rencarnar como rana…

“no se permite la violación de derechos humanos; la autoridad no es cómplice, encubridora y ejecutora de torturas y masacres; no se admiten relaciones de complicidad con nadie, no es “me entiendo con una banda para proteger a esa banda y hacer la faramalla persiguiendo a otra banda”, no, aquí no hay acuerdos de ese tipo, ni se venden plazas, ni se hace ningún acuerdo con ningún grupo de la delincuencia organizada, el que comete un delito, tiene que ser castigado”
(Andrés Manuel López Obrador, discurso marcha 2022).

Mientras mi maestra de Kínder heroicamente me canta en inglés, yo, (que no he aquilatado los sacrificios de los funcionarios públicos) pienso: ¿Dónde están ellos cuando en los pueblos del norte del país los jóvenes de las familias más humiles son la carne de cañón de los diferentes grupos delincuenciales? Ya en plan de que me pongan un sello de preguntón cuestiono: ¿De qué sirve esto cuándo los pequeños empresarios de provincia son extorsionados por grupos criminales ante la mirada indiferente de las autoridades?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *