Espejo desenterrado: Mi amigo Negan

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Karla Valenzuela
No sé si a ti te ha pasado pero, a veces, hay gente que cae bien o mal de tan sólo verla. Hay personas con las que jamás he entablado ninguna charla, jamás nos hemos volteado ni a ver y ya con eso -nomás porque sí- me da mala espina. Por el contrario, hay personas de las que me han dicho que no tienen buena “vibra”, y a mí me parecen totalmente agradables, y es que -como dicen- nunca hay que dejarse llevar por la primera impresión, ni para bien ni para mal. Es más, he comprobado que alguna de la gente que juzgo bien son ciertamente indeseables, pero aún así me caen bien.

En fin, eso pasa en la vida real y también me pasa con el actor Jeffrey Dean Morgan, sí, el mismo que personificó a Jason Crouse en The Good Wife y que ahora, dentro de muy poco tiempo, hará de las suyas como Negan en The Walking Dead.


whos-negan

De hecho, cuando me enteré  de que sería él el supuesto “malo” de la historia en la próxima temporada, no pude evitar sentimientos encontrados.

Yo, como muchos, le he puesto especial atención a este actor por su carisma y sus expresiones que, la mayoría de las veces, resultan entrañables.

Es un hecho que los seguidores de The Walking Dead no sólo podemos sino que debemos odiar a Negan: es del equipo contrario a Rick, es de los contrincantes, con todo y que fueran los personajes principales -aquellos que ya son nuestros amigos- los invasores y, quizás, los que provocaron la afrenta a sabiendas de que habría consecuencias.

negan

Aún así, el personaje de Negan posee ya de por sí, aunque sólo lo hayamos visto ya para terminar la temporada, una dualidad en la percepción de los seguidores de TWD. Lo recuerdas y dices “no puede ser posible que sea tan malo”, porque su expresión es dura, burlesca, propia de un villano de ¿cómic? Sin embargo, por otro lado, también su mirada y hasta su odio, que al final no es otra cosa quizás que mera defensa de su territorio, reflejan una postura totalmente humanizada.

Tal vez el elemento que hace que esta dualidad se rompa es Lucille, el bat repleto de púas que siempre trae consigo Negan y que sobresale como la herramienta más poderosa precisamente porque, en cierto sentido, también tiene un carácter humanizado.

Así las cosas, queda claro que en la ficción como en la vida, el que alguna vez fue súper héroe puede ser el villano más odiado, y que no necesariamente el “malo de la historia” está tan mal, sólo es el enemigo del otro y actúa en defensa propia. Por lo tanto, a veces, cuando se trata de elegir amigos o enemigos no nos queda más qu decir: “Eeny, meeny miney mo, catch a tiger by its toe. If he hollars, let him go, Enny, meeny, miney mo! My mother told me to pick the very best one, and you . . . . are . . . . it! “.

enie-menie

 

 

*Karla Valenzuela es escritora y periodista. Es Licenciada en Letras Hispánicas y se ha especializado en Literatura Hispanoamericana. Actualmente, se dedica también a proyectos publicitarios.


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *