Domingo de revolución, una novela que se esculpe con preguntas

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Wendy Guerra es escritora. Construye poesía y narrativa. Nació en la Habana, Cuba, en mil novecientos setenta. Ha obtenido varios premios, diversos reconocimientos por su creación literaria.

 

En el auditorio Cervantes, durante el cuarto día de la Feria de los libros, Wendy es acompañada del escritor Imanol Caneyada, quien ante los espectadores emite comentarios del contenido del libro de marras.

Dice Imanol que “El universo que nos entrega Wendy es un universo que dialoga con Kafka, de pronto, la voz narrativa de esta novela, Cleo, una joven escritora, poeta principalmente, cubana, es muy fácil emparentarla, o tiene una relación muy estrecha con Josef K., en El proceso, este hombre que enfrenta un juicio (hablo de la novela de Kafka) y el indiciado nunca sabe de qué se le acusa.

“Cleo pertenece a ese universo absurdo, Kafkiano. También en ese universo encontré, al leer la novela de Wendy, una estrecha relación, nada más que mucho más terrible, con el mundo de Orwel, de 1984, la diferencia es que en el caso de Orwel era una distopía de ciencia ficción, y en la  novela de Wendy encontramos que este big brother, existe, en esta Cuba asfixiante el hermano mayor vigila y controla a los ciudadanos.

“Wendy construye este universo a partir de las preguntas, es una novela esculpida en las interrogantes, en donde la voz narrativa, Cleo, se pregunta y le pregunta a los lectores. Hay muchísimas preguntas, pero hay una que rescaté especialmente porque creo que es clave para entender todo lo que existe en esta novela. Hay un momento en el que Cleo está en su casa y recibe la visita del seguroso de la familia, como lo llama Wendy. El seguroso de la familia es el espía. Llega el seguroso de la familia al que Cleo conoce desde hace mucho tiempo porque él espiaba a sus padres, que son reconocidos científicos.

“Cuando aparece este hombre, seguroso, Cleo se hace esta pregunta: ¿Aún le hacen caso a este hombre en este país? Me parece clave la pregunta para entender todo lo que vamos a encontrar en el libro Domingo de revolución. La pregunta es pertinaz porque entendemos a través de la novela que Cuba está en una especie de transición, yo diría impase, y entendemos algo muy terrible, entendemos que Cuba no ha sido un país, ha sido un régimen, y los ciudadanos cubanos o están con el régimen o están contra él”.

wendy

Wendy Guerra, en el uso de la voz, luego e agradecer a Imanol Caneyada la lectura de la novela, expone: “El reto es que en esta lectura de la novela, aun sin ser cubanos, es que entiendan la historia de mi país, universalizar un poco el asunto para ser comprendidos, ya que no puedo publicar en mi país, por lo menos que me entiendan. 

“La novela es la historia de una mujer trabada en un elevador, yo creo, porque ese elevador es Cuba, y la seguridad del estado cree que es elemento de la CIA, que han armado como una especie de Frankenstein, para penetrar las filas de la literatura cubana.

“Por otro lado es una novela que tiene muchas capas, que tiene prosa poética, que tiene breves diálogos que resuelven muy poco las acciones con diálogos porque el diálogo viene como un broche a cerrar asuntos extremadamente graves. La novela es un homenaje a las mujeres que nunca pudieron publicar y que han vivido encerradas en sus mansiones o departamentos de la Habana y que ni siquiera han podido hacer el recuento, como yo he podido.

“También hay una temática que es la descendencia: ¿de dónde venimos?”

La fortuna debe publicar y de domar el oficio debe ser a partir del vocablo decidir. Wendy permanece en el oficio de la acción. Por eso hoy ha compartido regiones de su pensamiento, su filosofía, su vida, con los asistentes a la Feria del Libro Hermosillo 2016. (Carlos Sánchez/ISC)

 


– PUBLICIDAD –


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *