martes, mayo 28, 2024
CeluloideCineColaboración

Celuloide: Bebé Reno

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixA inicios de la década de los noventas, Stephen King nos introducía al personaje psicótico de Annie, interpretado por Cathy Bates en Misery. Esta ex enfermera idolatraba al escritor Paul Sheldon, quien sufriría un accidente que pondría a los personajes sobre el mismo escenario. Annie revivía sus dotes de enfermera cuidando y protegiendo al admirado escritor, después el público iba descubriendo el trastorno oculto en la fanática que buscaba mantener a su ídolo para sí. Un par de años más tarde se estrenaría Single White Female, aquel duelo de actuaciones entre Jennifer Jason Leigh y Bridget Fonda. Una mujer recibía nueva compañera para compartir departamento, poco a poco la protagonista se iba percatando de la transformación de la recién llegada en una copia de ella misma, hasta buscar substituirla por completo. En el 96, Jim Carrey como Chip, y Matthew Broderick como Steven protagonizaban The Cable Guy, una comedia negra donde la admiración y el acoso llegan a niveles extremos. Chip le instala todo un paquete de películas gratuitas a Steven, logrando así convencerlo de pasar tiempo con él. Paulatinamente Steven se va dando cuenta de la invasiva amistad que le representa el enigmático Chip. En este particular rubro de personajes, ídolos y admiradores medio psicóticos, nos encontramos la mini serie Bebé Reno.

Baby Reindeer, por su nombre en inglés, es una serie de televisión británica protagonizada y escrita por Richard Gadd. Lo primero que hay que decir es que es una serie algo incomoda de ver, para empezar porque deambula por la frontera del realismo dramático y la comedia negra, y es que su creador ha confesado que los episodios narran sus vivencias personales como víctima de acoso.

Donny es un actor con aspiraciones de comediante que trabaja como bar tender en un pub, mientras trata de encontrar el equilibrio entre su vida personal y sus chistes carentes de gracia. De pronto el personaje se encuentra con una mujer llamada Martha, él se interesa por conocerla hasta que comienza a descubrir extrañas actitudes en su personalidad.

La serie aborda un perfil de personajes que en medio de su soledad tratan de encontrar un sentido en el encuentro con el otro, aunque para ello deban traicionarse o sacrificarse a sí mismos. Donny encuentra a un ser vulnerable en Martha y decide abordarla para tratar de conectarse, y Martha ve en Donny un potencial candidato a convertirse en su amante.

Los episodios de media hora se sienten como una montaña rusa de emociones, donde en la subida una escena te provoca reír y apenas unos segundos en la bajada, te incomodaras por haberte reído, y es que el hecho de que estamos conscientes de que la ficción, por más ficción que sea, está basada en hechos reales te provoca algo de escalofríos.

La mini serie de Bebé Reno es definitivamente recomendable, a mí el personaje de Martha, me recuerda bastante a la Annie de Cathy Bates “cuidando” al escritor atado a su cama. El hecho de que la víctima de acoso sea el hombre, le da un giro particular a la serie, imaginen que fuera a la inversa.

Por último algunas reflexiones en relación al tema: hay que recordar que en ocasiones el acosador seduce o envuelve de manera tal a la víctima, al grado de que esta no reconoce encontrarse en una relación de maltrato, después de todo el victimario a veces se presenta como un “admirador@”.

Otra cuestión que queda en evidencia es que el sistema legal, o la misma sociedad no están preparados para ayudar a las victimas, si no para exponer sus prejuicios morales y debilidades. Los testigos o “seres queridos” minimizan o “dejan pasar” el abuso al no saber cómo enfrentarlo, y la víctima se vuelve a convertir en víctima en un círculo vicioso difícil de romper.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *