jueves, abril 25, 2024
CeluloideCineColaboración

Celuloide: Reinas de África, Njinga

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixNo hay un origen claro sobre el inicio de la esclavitud, pero se calcula que a mediados del siglo XV, los países europeos comenzaron a comerciar por primera vez con esclavos que capturaban principalmente en el continente africano. Usualmente los prisioneros de guerra eran asesinados, o en el mejor de los casos liberados. Paulatinamente estos comenzaron a ser utilizados para realizar trabajos forzados sin gozar prácticamente de ningún derecho. La expansión territorial de los países colonialistas buscaba aumentar su poder y dominio sobre desconocidas civilizaciones. Si los recursos naturales del país conquistado (dígase minería) no eran suficientes, había que aprovechar la mano de obra gratuita que representaba el negocio de la esclavitud. Uno de los puntos clave en el tema era el de la religión, como usualmente los pobladores que eran sometidos provenían de un origen étnico distinto, una idiosincrasia diversa, eran percibidos por el conquistador como animales o acaso “casi humanos” que debían ser convertidos, para así “humanizarse”. Uno de los principales comerciantes de esclavos fue Portugal, imperio que buscaba surtir de fuerza de trabajo gratuita a su más reciente colonia: Brasil. Es por eso que en este fin de semana hablaremos sobre la docu serie: Reinas de África: Njinga.

African Queens: Njinga, por su nombre en inglés, es una docu serie estrenada el pasado 15 de febrero del 2023, producida y narrada por la reina de Will: Jada Pinkett Smith. Jada no solo se hizo famosa por motivar aquella legendaria cachetada que Will propinaría a Chris Rock en una aburrida ceremonia de los Óscar, sino por dar a conocer personajes históricos a través del moderno género docuserial. Cada vez es más común ver a personajes históricos recobrar vida bajo este formato, no solo a través de la voz de los expertos, quienes te platican del personaje sentados detrás de su biblioteca privada, si no con el recurso de la dramatización. Njinga es hija del rey Mbandi Ngola, ella nació en medio de las luchas del reino de Ndongo, en contra de los conquistadores portugueses. Desde antes que muriera su padre, ya sus hermanos se disputaban el derecho a ocupar el trono, sin tener grandes virtudes más allá de la ambición y la sed de poder. Desde pequeña, Njinga demostró una inteligencia sobresaliente, al tiempo que su padre se encargó de perfeccionar sus dotes como guerrera. Por si fuera poco, Njinga aprendió portugués con los misioneros, por lo que se perfilaba como una diplomática natural para hacer frente a los conquistadores europeos.

Al morir su padre, su hermano Mbande queda a cargo del reino de Ndongo, mostrando torpeza e incapacidad en algunas de sus decisiones. Los portugueses ocupaban cada vez más territorio, y el joven rey se desmoronaba a pedazos. Gradualmente, la población va perfilando a la princesa Njinga como un líder natural, capaz de representarlos y defenderlos con mejor destreza que Mbande.

A través de la docu serie, somos testigos del acenso en el poder, no solo del personaje de la reina en sí, sino además del rol de la mujer en la guerra y el gobierno de África central. El personaje se rebela en contra del gobierno de su propio hermano, y hace frente a los emisarios que envían los portugueses para aumentar su mercado de esclavos. Njinga comienza a percatarse que, para conservar el poder, defender a los suyos y lograr detener la esclavitud, debe ser capaz de negociar hasta con antiguos enemigos, como los temibles guerreros Imbangala. Del mismo modo, la líder identifica a la religión católica como un actor clave para entablar negociaciones con los portugueses.

La docu serie de Njinga es definitivamente recomendable, principalmente porque nos da una perspectiva distinta de la historia a la que estamos acostumbrados, en ella se le da voz a los conquistados y no a los conquistadores. No es la versión portuguesa de una mujer insaciable sexualmente, como la describía el Marqués de Sade, ni una guerrera sanguinaria que inmolaba a amantes y adversarios, sino una mujer brillante que se opuso a la esclavitud de su pueblo y le hizo frente a los europeos con dotes políticos y diplomáticos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *