Celuloide: Godzilla Minus One

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixGodzilla, el clásico monstruo japonés, aparecería por primera vez en la pantalla a mediados del siglo veinte en los estudios Tōhō. Lo que se recuerda de esas vagas imágenes a blanco y negro es una botarga medio rústica, medio gordita destruyendo los edificios de una ciudad-maqueta a escala. Su nombre original era Gojira, una fusión entre las palabras: Gorila y ballena. Los creadores del monstruo hablan de que la criatura representa el miedo al desastre nuclear que experimentó Japón con el bombardeo atómico a fines de la Segunda Guerra. Lo cierto es que en la mayoría de las películas, Godzilla sigue siendo relacionada con altos niveles de radiación, y hasta es capaz de lanzar un rayo de energía nuclear a través de su boca. Algunos hablan de una lagartija gigante, otros de una fusión de dinosaurios, otros de un dragón, lo cierto es que el monstruo ya se ha convertido en un clásico del cine japonés, que cuenta con más de treinta versiones en su currículo. Se supone que Godzilla es un monstruo tan malo como King Kong, pero al igual que el gorila gigante de Hollywood, este personaje justifica su “vocación destructiva” a partir del daño que representa el hombre para la naturaleza misma, cuando menos es una lectura que se le puede dar. Es por eso que en esta semana en El Celuloide hablaremos de la nueva versión de Godzilla.

Godzilla Minus One es una película japonesa estrenada a fines del 2023, escrita y dirigida por Takashi Yamazaki. Los personajes principales están interpretados por Ryunosuke Kamiki como Shikishima y Minami Hamabe como Noriko. La película se ubica a fines de la Segunda Guerra Mundial, el piloto kamikaze Shikishima ha aterrizado su avión en la isla Odo argumentando fallas técnicas. Después de checar el aparato, el jefe de mecánicos Tachibana se da cuenta que este no presenta fallas, por lo que sospecha de la honestidad del piloto. Esa misma noche una criatura misteriosa ataca a los habitantes de la isla, sin que el soldado Shikishima pueda hacer algo para detenerlo. El personaje sobrevive a la guerra con fantasmas que lo persiguen dentro de su cabeza, sin embargo debe intentar levantarse de los escombros al igual que el resto del país. En plena incertidumbre una mujer extraña y su bebe Akiko, le piden ayuda para tratar de salir adelante. Shikishima consigue un riesgoso trabajo desactivando minas en medio del océano, por lo que se hace vulnerable a los ataques de la legendaria criatura que tiempo atrás conoció en la isla de Odo.

Uno de los principales aciertos de la película es la construcción de los personajes, normalmente estamos acostumbrados a personajes en situaciones cliché, en este tipo de películas. El protagonismo de los monstruos en este tipo de largometrajes, es tan absorbente que no hay tiempo para construir grandes libretos alrededor de ellos. No es el caso con Takashi Yamazaki, quien se da el tiempo de redondear sus personajes de una manera tal, que ríes y sufres un poco junto a ellos en el contexto de la posguerra.

Otro de los aciertos, es aprovechar la raíz de la historia, dotando al monstruo de una identidad moderna por el uso de efectos especiales, pero manteniendo una apariencia clásica que simula una botarga gordita como la original.

Godzilla Minus One es definitivamente recomendable, la producción se centra en el tema de la culpa y el dolor, somos testigos de cómo Shikishima trata de reinsertarse en una sociedad a la que se supone que no tendría que haber regresado. Nuestro héroe se debate entre la culpa que le representa la vida misma, y la muerte que lo persigue como en una película de Kurosawa. Ahora que mencionamos al director, su influencia se deja sentir en diferentes momentos de la película, donde Takashi Yamazaki aprovecha la historia de Godzilla para ofrecernos un retrato de la cultura japonesa. A través del guion, se atreve incluso a cuestionar el tema de los famosos kamikaze. El honor, la culpa, el coraje, la resiliencia son temas recurrentes que nos tratan de dar una perspectiva de lo que los sobrevivientes de la guerra tuvieron que sortear para reconstruir su país.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *