martes, mayo 28, 2024
CeluloideCineColaboración

Celuloide: Rocket man

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixRocket man es una película británica del 2019, dirigida por el actor y realizador británico Dexter Fletcher. Como todos lo saben, la película está basada en la vida del músico inglés Elton John, interpretado por el actor Taron Egerton. De entre las filas del elenco destacan Jamie Bell (el niño bailarín aquel que alguna vez interpretó a Billy Elliot) quien le da vida a Bernie, uno de los mejores amigos y colaboradores del compositor. Bryce Dallas Howard interpreta a Sheila, la madre del músico, y Richard Madden (el Robb Stark, de Game of Thrones) le da vida a John Reid, un mánager que trabajó al lado de artistas como Queen y el mismo Elton John.

El reto para Fletcher y el mismo Elton John, quien aparece en la lista de productores, fue para empezar el de no repetirse o ser opacados por la Rapsodia Bohemia, que narraba musicalmente la vida de un tal Freddie Mercury. Pienso que, sin ser tan taquillera como la de Queen, logra su cometido, pues utiliza las canciones del artista como parte de la estructura misma de la narrativa. Elton aparece vestido como demonio listo para subir al escenario, solo que en vez de un concierto se interna por propia voluntad a un grupo de ayuda mutua donde comienza su monólogo.

A manera de retrospectiva el personaje va desmenuzando recuerdos que se convierten en escenas que explican el aquí y el ahora del cantante. Como si se tratase del diván psicoanalítico, Reginald Dwight, alias Elton John, crece con demasiado apego a una madre frívola y un padre ausente, a mediados del siglo pasado. El niño solitario descubre sus dones y encuentra en la música una manera de compensar la falta de afecto y la torpeza social que lo caracteriza.

Un aspecto clave de la película, es que la letra va describiendo las distintas etapas que el cantante va atravesando, dándole forma así al musical. Por ejemplo, para describir la falta de afecto con su figura paterna, los personajes comienzan a cantar I Want Love, más tarde cuando incursiona en el mundo del rock y la vida nocturna en los pubs, se escucha Saturday Night’s Alright For Fighting. El personaje de Reginald va construyendo a Elton, con ayuda de artistas y personajes que conoce en sus giras como pianista.

Uno de las principales virtudes que tiene este musical biográfico, es la mancuerna que conforman Taron Egerton y Jamie Bell (Elton y Bernie), que retratan la estrecha amistad, así como los conflictos de sus respectivos personajes. Reginald le da vida al rockstar, pero Elton no encuentra identidad para cuando tiene que bajar del escenario. Su homosexualidad no tiene cabida en una sociedad con tintes homofóbicos, su torpeza social lo aleja de los seres queridos y lo hace vulnerable a las malas influencias. Como toda estrella de rock el éxito viene acompañado de excesos y falsas amistades, es ahí donde el personaje sufre un punto de inflexión que lo lleva al planeta marte sin boleto de regreso.

La película es definitivamente recomendable, ya que logra consolidarse en un musical biográfico que recuerda a trabajos de directores de la talla de Alan Parker. Porque Fletcher reúne las piezas correctas y las hace funcionar como un todo. Porque el ya mencionado elenco hace un trabajo de primer nivel. Pasados algunos años después del estreno, uno se pregunta porque no se generó una revaloración de la música de Elton John, como si lo consiguió Queen con Rapsodia Bohemia o Motley Crue con The Dirt.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *