miércoles, abril 24, 2024
AntropologíaColaboracióntuercas y tornillos

Tuercas y tornillos: Yahritza y su Esencia son los perfectos colonizados

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Dr. Mario Alberto Velázquez García | Academia Mexicana de Ciencias
En la semana pasada, Yahritza y su Esencia, un grupo de música regional mexicana (“corridos tumbados”), fueron objeto de una espontánea y masiva campaña de ataques en las redes sociales en México. Todo inicio cuando estos músicos, originarios de Yakima, Washington en Estados Unidos, vinieron a nuestro país para promocionar su material. A pesar de su origen, cantan en español.

Como parte de sus actividades en la capital mexicana, acudieron a un tianguis mientras transmitían en vivo su experiencia. En su recorrido pidieron unos tacos y un refresco. La bebida les fue servida dentro de una bolsa de plástico. Esta era una práctica que fue muy común en México durante fines de la década pasada, pero que ahora es difícil de encontrar ahora un lugar donde te ofrezcan esta presentación. Sospecho que el “detalle de la bolsita” se pensó para mostrar lo “auténtico” de la comida mexicana que iban a probar. La cantante, Yahritza no pudo contener una cara de repulsión.

Lo que generó el descontento de una parte del público mexicano fue una entrevista. La persona que estaba haciendo las preguntas, cuestionó a los jóvenes músicos sobre su experiencia en la ciudad de México. Particularmente sobre qué les parecía México. Al parecer ellos no pasan mucho tiempo en suelo mexicano y probablemente era su primera excursión en la capital. La joven cantante dijo que le gustaba la ciudad de México, pero le molestaba que no podía dormir por el ruido de carros y disparos. Risas entre ellos. El hermano mayor, un poco alentado por lo que acababa de decir su hermana, dijo que a él no le gustaba la comida de México, que pensaba que la comida (mexicana) en su natal Washington tenía mucho mejor sabor y picaba más. El más pequeño no quiso quedarse atrás y dijo que él era una persona “delicada” y solo comía “chicken” y alitas; no le gustaba el chile (sin albur).

Estos comentarios fueron suficientes para desatar una ola de indignación. Algunos tomaron la cuestión con humor convirtiendo el “yo sólo chicken” en un “meme”, pero otros comenzaron a insultar a los músicos y decirles que nunca regresaran a este país. La indignación tuvo consecuencias concretas en la hasta este momento prometedora carrera de este grupo: cancelaciones para asistir a eventos y una pérdida de seguidos en sus redes sociales del orden de 5 millones. Varios auguran que su carrera musical terminó.

¿Son Yahritza y su Esencia unos desagradecidos con el país del que proceden sus padres? ¿Unos chicos que nacieron en Estados Unidos necesitan mantener la fidelidad (alimenticia) con un país donde no viven? Me parece que una manera de entender su comportamiento es pensar que Yahritza y su Esencia son los perfectos colonizados.

La idea de la colonización, en términos culturales, significa no sólo el que una sociedad se convierte en la que dirige a otra, sino que este dominio termina por ser aceptado por los mismos colonizados. Por ejemplo, los españoles justificaron su control sobre Latinoamérica diciendo que trajeron la “religión” y la “civilización” a pueblos que carecían de “cultura”. Impusieron un orden social donde los mismos españoles se colocaron en la parte más alta, al punto que sus características raciales se convirtieron en la imagen de belleza. En la actualidad todavía luchamos contra ese estereotipo heredado.

Los mexicanos que viven en Estados Unidos se enfrentan a una sociedad que ejerce un colonialismo económico y cultural sobre Latinoamérica, presentándose como una nación “superior”, “desarrollada” y por supuesto con un nivel de vida y de consumo superior. Al mismo tiempo existe un “colonialismo interno” donde ciertos grupos de esta misma sociedad continúan siendo considerados como inferiores frente a los blancos, por ejemplo, la población afroamericana y la hispana.

Esta percepción de superioridad sobre el resto de las culturas es un rasgo típico de las sociedades colonizadoras. En una ocasión, mientras hacía fila en un aeropuerto europeo para revisar pasaportes, dos parejas de norteamericanos coincidieron en la fila. Una de las parejas venía de Italia. Los otros preguntaron por la comida y él hombre dijo que le pareció buena, pero la pizza de Chicago sin duda era mucho mejor que la de Roma. Esta idea es la misma que la de Yahritza y su Esencia, ellos, que se asumen ya como norteamericanos colonizadores, consideran que su país es por definición el mejor, aun en aquellas comidas que son originarias de otros lugares. En este sentido, ellos son el perfecto producto de un proceso de colonización donde incluso los propios colonizados asumen su inferioridad.Separador - La Chicharra

MARIO ALBERTO VELÁZQUEZ GARCÍA
Profesor- Investigador de El Colegio de Sonora
Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel 1. Miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC). Doctorado en Ciencias Sociales con Especialidad en Sociología, El Colegio de México. Maestría en Ciencias Sociales con Especialidad en Desarrollo Municipal en El Colegio Mexiquense. Licenciatura en Sociología, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Director de la Revista: “Revista Científica de Estudios Urbano Regionales Hatsö-Hnini”, www.revistahatsohnini.com.mx.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *