miércoles, abril 24, 2024
CeluloideCineColaboración

Celuloide: Polvo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixPolvo es una película mexicana estrenada a fines del 2019, dirigida y actuada por José María Yázpik. A Chema Yázpik se le recuerda de manera reciente por su interpretación del personaje Amado Carrillo en la serie Narcos. Pero el acento y la apariencia de norteño parecen tener relación con el lugar de origen de su padre: Baja California Sur. En Polvo reúne a un elenco bastante nutrido con actores como Jesús Ochoa, Mariana Treviño, Angélica Aragón y Joaquín Cosío.

Desafortunadamente para algunos miembros del reparto no todos los personajes les permiten ir más allá del estereotipo pueblerino. Lo subrayo pues la historia ocurre sobre el escenario de San Ignacio un pueblo norteño con protagonistas pintorescos algo cliché. La película aprovecha los rasgos de los habitantes del norte para dar un toque de comedia a la historia, así podemos ver escenas donde los personajes redundan en lo caluroso que ha estado el día y no salen de ahí.

Chema Yázpik interpreta al Chato, un personaje que regresa años después al pueblo que lo vio crecer y que como tantos provincianos lo vio partir en búsqueda de sus sueños, al parecer la cuestión alcanza a proyectar tintes autobiográficos ya que su intención era convertirse en estrella de cine. En la medida que el Chato se va reencontrando con los habitantes de su pueblo va reconciliándose con los fantasmas de su pasado. Mariana Treviño le da vida a Jacinta, una ex novia que el Chato dejo atrás sin despedirse. Pero la verdadera razón que motiva al personaje a regresar al lugar de su origen son los kilos de polvo que han llovido sobre las calles de San Ignacio. Así el Chato no busca reconciliarse con su pasado ni enmendar los errores que cometió sino que va en busca de recuperar un cargamento para no perder las ganancias de su nuevo negocio.

Así los elementos que envuelven a la figura romántica de los pueblos del norte se completan: la nostalgia por el abandono de los jóvenes que parten en búsqueda de un futuro exitoso, la ingenuidad de sus pueblerinos, el narco como forma legítima de acumulación de capital, el olvido de las administraciones centralistas que dejan sin recursos a las pequeñas poblaciones.

La historia funciona pero tiene partes donde se debilita por ejemplo en el hecho de que los habitantes del pueblo sean tan ingenuos como para no saber que es la cocaína. Está bien que las provincias desconozcan muchos de los elementos que si resulten familiares para un capitalino pero el tema de la droga se conoce muy bien. No solo porque la música regional habla de ello si no porque entre muchos de sus miembros o existen usuarios o comerciantes de la misma. Si le perdonamos este tipo de errores la película fluye de manera ligera y divertida con la actuación sobresaliente de Mariana Treviño. Es verdad que la actriz es norteña y se le puede facilitar interpretar este tipo de papeles pero no se trata solo de fingir un acento si no de proyectar todo un perfil que no resulta tan sencillo.

La película es definitivamente recomendable, no estoy diciendo que sea la gran película pero resulta en un debut esperanzador de Chema Yázpik como director, quien además cumple como actor interpretando al Chato. No es que sea la primera vez que vemos como un poblado se corrompe ante la ambición desmedida pero se nota que hay elementos biográficos que le dan un realismo extra a la producción. Sobre todo se agradece que siendo película mexicana no aparezca un Derbez o un Chaparro, que no se caiga en el cliché de la comedia romántica, etcétera.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *