sábado, junio 15, 2024
CeluloideCineColaboración

Celuloide: Capitán Fantástico

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixEn su novela de Walden Dos el reconocido psicólogo Frederic Skinner nos describe una sociedad utópica. En ella los problemas que surgen son resueltos a través de la ciencia. El objetivo principal de dicha comunidad es lograr la felicidad del individuo mientras funciona como parte de un colectivo. En dicha novela Skinner nos plantea parte de sus teorías y anhelos donde el individuo será capaz de trabajar en lo que más le gusta, desarrollando sus potencialidades. Los miembros de la comunidad son autosuficientes, no dependen de las grandes corporaciones para conseguir alimento, vivienda, seguridad, salud o educación. Su relación con la naturaleza es de mutuo respeto utilizando solo aquellos recursos necesarios para la subsistencia. Ahora bien esto no es nada novedoso, a lo largo de la historia han surgido modelos de sociedades con un estilo de vida alternativo que intentan separarse de los modelos tradicionales. La ideología hippie en los sesentas se traducía en la práctica de una vida simple y un rechazo al gobierno en su forma tradicional. Pensando en dicha temática es que hablaremos sobre la película Captain Fantastic.

Capitán fantástico, por su nombre en español, es una película norteamericana del 2016 dirigida por Matt Ross. Ross es un guionista y director reconocido por trabajar al lado de realizadores de la talla de John Woo o Martin Scorsese.

La película está protagonizada por el actor Viggo Mortensen quien interpreta al complejo Ben Cash. Ben es un idealista, un activista e intelectual quien junto a su esposa Leslie llevaron a cabo el sueño de independizarse del estilo de vida americano. Juntos planearon y construyeron una comuna donde criar a sus hijos con un estilo de vida diferente donde la naturaleza sea la principal proveedora. Sin embargo el paraíso se ve interrumpido con el fallecimiento de la mujer, su enfermedad mental le impide continuar su tratamiento alejada de los hospitales por lo que Ben y su familia deben arreglárselas solos.

Los hijos son entrenados física e intelectualmente para subsistir en un medio hostil donde aprenden sobre cacería, recolección y siembra de frutos. Por si fuera poco Ben los adoctrina en teorías de ideologías de izquierda desde pequeños donde aprenden sobre marxismo, trotskismo o maoísmo. Sus familiares no comprenden que Ben se aferre a criar a sus hijos en cielo abierto pero se muestra como los niños criados en la ciudad son adictos a los electrónicos y a los videojuegos de extrema violencia. Ben busca alejar a sus hijos de la cultura enferma que representa el sistema capitalista pero al hacerlo los priva también de sus bienes.

Definitivamente recomendable, Matt Ross es un ateo que busca cuestionar o describir las contradicciones que pueden surgir al intentar “vivir fuera del sistema”. En ocasiones maneja el tema con humor como cuando la familia celebra a Chomsky en vez de los tradicionales festejos capitalistas de la navidad. También hay momentos de drama como cuando sus hijos se ven expuestos ante una sociedad que los considera “bichos raros”. Al escritor le gusta la ironía y elige el apellido Cash (efectivo) a la familia de Ben. Los personajes reflejan que a pesar de vivir al margen, por momentos necesitan de los beneficios y comodidades que brinda el sistema. ¿Ustedes que opinan? ¿Podrían vivir al margen de la sociedad? ¿Veremos estilos de vida alternativos cada vez más seguido? La película cierra con un tema clásico de Bob Dylan que más o menos dice:

Así que recuerdo todos los rostros De todos los hombres que me pusieron aquí
Veo que mi luz viene brillando Desde el oeste hasta el este
Cualquier día ahora, cualquier día ahora Me liberarán

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *