martes, junio 25, 2024
ColaboraciónDe mente abierta y lengua grandeGastronomía

De mente abierta y lengua grande: Miel con cebolla

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Chef Juan Angel | @chefjuanangel

-¡Abre bien la boca, no la vayas a escupir, tápate la nariz!-
Tremenda cuchara con un brebaje rosita entró a mi boca, cuando impregnó lengua, paladar y olfato, sentí que había explotado una bomba de sabor. Era uno de tantos remedios caseros de mi mama: cebolla remojada en miel de abeja.

La miel de abeja era considerada, en mi casa, un producto medicinal, pocas veces se utilizaba para endulzar bebidas o alimentos. Cuando llegaba un frasco de miel a casa, se guardaba ceremoniosamente en el fondo de la alacena, lejos de las cucharas antojadizas y tortillas grandes de harina, así es, por si no lo sabían, no hay postre más exquisito que una tortilla de agua embarrada con generosa miel de abeja.

En el listado principal de los remedios caseros con miel, hechos por mi mamá, estaban:

1. Miel de abeja con jugo de limón, para calmar el ardor de la garganta.
2. Té de eucalipto, gordolobo y miel de abeja, para la gripa.
3. Cebolla morada macerada en miel de abeja, para la tos.

Solo un momento podía opacar la presencia de la miel de abeja en la cocina: el arribo alegre y jacarandoso de un buen trozo de panal: rebosante de miel, untuoso, lleno de sabor y aroma a diferentes flores. En cuanto entraba la bolsa a la cocina, mi mamá retiraba los residuos de ramas y/o hierbas, le daba una sacudida y nos repartía pedazos, siempre reservando algunos para la elegante cena de ese día: atole de masa de maíz acompañado de panal, un sorbo de la bebida por cada mordida de panal.

Ring ring – Juan Angel ¿Alguna vez te ha picado una abeja?-
-Eeeeem no, creo que una avispa si, pero no una abeja-
-¡Entonces necesitamos que vengas a la oficina para que te pique una!-

Sin pensarla dos veces giré a la derecha y me dirigí a la dirección indicada, el apicultor tomó una abeja, la dispuso sobre mi mano y en un parpadeo ya tenía el aguijón clavado en la piel, secretando veneno.

-5 minutos serán suficientes para ver si tienes alguna reacción alérgica- replicó el experto, sentí como si 3 hormigas coloradas me hubieran picado al mismo tiempo. No hubo reacción, así que fui candidato a visitar un apiario, es decir, un conjunto de colmenas. Aún cuando viví por muchos años en un pueblo, mis papás nunca me dieron permiso de acercarme a un panal, cosa que siempre me causó mucha curiosidad, así que, aprovechándome de las circunstancias, me apunté para conocer un colmenar de cerca e interactuar con las abejas.

Después de recorrer una hora de camino rumbo a La Colorada, llegamos a un rancho que me hizo vivir uno de los más grades momentos de paz: sostener un panal repleto de abejas merodeando a mi alrededor; lo que vi, aprendí y experimenté le dio sustento a la importancia que mis papás siempre le han otorgado a la miel:

1. Las abejas tienen comunidades lideradas por una reina que es “embarazada” por los zánganos durante el vuelo nupcial (algo así como la luna de miel) una vez fecundada entra a la colmena y pone huevecillos, 1500 por día en promedio.

2. Los huevecillos se convierten en larvas y algunas de ellas son seleccionadas y alimentadas con jalea real por las demás abejas, de esta manera nacen las princesas, mismas que se enfrentan en una batalla para decidir quien será la nueva reina, de esa u otra colmena.

3. El néctar de las flores es recogido por las abejas y depositado en los huequitos “hexagonales” que despues de un proceso de maduración se convierte en miel, y para que esto suceda, las abejas deben desinfectar la zona con propóleo, depositar la miel y luego sellarla con la cera producida por sus glándulas cereras. Por eso los panales tienen la miel contenida en su estructura.

4. La miel tiene los elementos alérgenos propios de cada región, por lo cual es ideal consumir miel local para evitar una alergia y reforzar nuestro cuerpo ante los cambios de clima.

5. Las abejas realizan un trabajo de gran relevancia en la naturaleza: polinizan; se calcula que el 90% de las plantas silvestres y el 75% de los cultivos para consumo humano dependen de esta actividad..

Ahora, cuando se acerque una abeja, antes de manotear, llénate de paz y agradécele su importante labor.

Chef Juan Angel – Licenciado en Periodismo y chef profesional, conductor de televisión, creador de contenidos gastronómicos y embajador de marcas de alimentos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *