De mente abierta y lengua grande: La tutora gastronómica

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Chef Juan Angel | @chefjuanangel

Escena 1
“¿Y tú quién eres, de dónde saliste, sabes cocinar?”, fue la pregunta más larga y directa que jamás me habían hecho posterior al saludo en una llamada telefónica.

Dos meses antes, con la “cola entre las patas,” después de una semana de bastante trabajo, entré al salón de clases tratando de no tropezarme entre la penumbra con la que preparaban el escenario para una proyección, y mientras la maestra hacía anotaciones en el pintarrón, tomé asiento de la manera más sigilosa posible; a mi derecha, Marcos hojeaba un libro de cocina, con atención vi cómo se detuvo en una página donde se explicaba paso a paso la receta del caldo de queso.

Entre balbuceos, con una voz ronca, dije mis primeras palabras del día:
– ¿Y ese libro de dónde salió? –
A lo que Marcos respondió:
– Ese libro es la onda, viejo, mi mamá lo tenía en la cocina y me lo traje para hojearlo –
Saqué mi celular para apoyarme con la lámpara trasera y revisarlo a detalle, pero entre el manoteo cayó al piso…
– Juan Ángel, llegas tarde de nuevo y ya estás alterando el orden –
Me disculpé, volví a pedir el libro a Marcos, lo hojeé a detalle, parecía que alguien se había interesado en recopilar todos los platillos que por años habían sido parte del menú preparado por mi mamá en la Capital del Mundo.

Salí de mi clase sabatina de gastronomía con una idea en la cabeza: la primera receta que voy a enseñar en la televisión será una sonorense: la cazuela, y encontraré a la autora del libro para platicarle del proyecto y regalar un ejemplar a los televidentes que se comuniquen; y así fue, encontré su número en una página de internet, le marqué y después del saludo, enmudecí ante la extensa pregunta, por mi cabeza pasaron muchas respuestas:

– Qué le contesto para no regarla.
– Se nota que la señora no tiene pelos en la lengua.
– En qué momento se me ocurrió esto.
– Parece que si le “intelige” a la cocina.

– “Soy Juan Angel Vásquez, de San Pedro de la Cueva, por azares del destino voy a empezar un programa de cocina y estoy aprendiendo a cocinar, de hecho acabo de entrar a la escuela”
Entonces sí sabes un poco de cocina sonorense, me imagino, por ser de pueblo, porque luego sale mucho muchachito de escuelas de cocina que no sabe ni cómo se llaman correctamente los platillos o los ingredientes de nuestro estado –
Y ante mi posterior silencio agregó:
– Muy bien, pasa por el libro, te lo voy a regalar, la dirección es… ah, y voy a estar muy pendiente de lo que hagas –

Amenaza que se extendió a la posteridad.

Escena 2
No había estudiado cocina ni conducido un programa yo solo de principio a fin y menos en vivo, en horario matutino estelar; así que, con las varias noches de insomnio a causa de mi nerviosismo, entré al aire vestido con una filipina “amarillo pollo” y cociné cazuela de machaca, llevé tortillas grandes de harina y las presenté al servir el platillo, alguien del estudio dijo:
– ¡Qué grande la so….!

Repetí la frase al aire y cuando salí tenía una llamada, era ella, la autora del libro “El Sabor de Sonora”, Elsa Olivares:
– Todo iba muy bien hasta que dijiste ese improperio de la tortilla grande, si quieres ser sobresalir debes hablar con corrección, mañana te veré de nuevo y estaré pendiente –

Han pasado más de 10 años desde ese día y Elsa sigue pendiente de cada paso, aportando, corrigiendo y compartiendo conocimiento. A ella, todos los sonorenses le debemos un gran trabajo
de investigación plasmado en su libro, en lo personal le deberé toda mi vida una tutoría gratuita que me hace sentir cada vez más orgulloso de mis raíces.

 

Chef Juan Angel – Licenciado en Periodismo y chef profesional, conductor de televisión, creador de contenidos gastronómicos y embajador de marcas de alimentos.


– PUBLICIDAD –SUM Comunicación


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *