sábado, julio 13, 2024
ColaboraciónColumnaCulturaDe mente abierta y lengua grandeEntretenimientoGastronomíahistoriaVida

De mente abierta y lengua grande: La torta del chavo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Chef Juan Angel | @chefjuanangel

3:30 PM, todos empezábamos a ver el reloj, contábamos los minutos para bajar los escalones y tener un encuentro cercano con la suerte.

3:50 PM, sonaba el timbre, acomodábamos los cuadernos y salíamos despavoridos a buscar el lugar más cercano a doña Esperanza ¡A mi una Esperancita!, ¡Deme dos, se la pago el lunes!, ¡Una con mucho jalapeño, Doña Esperanza! Y conforme a la intensidad de cada exclamación, Doña Esperanza atendía y cobraba en compañía de una de sus hijas.

De lunes a viernes, salían con su caja de plástico repleta de tortas de jamón envueltas en servilleta de papel y puestas dentro de una bolsa de plástico; armaban una mesita y se colocaban detrás del cerco del Cecytes “El Mariachi”, por la calle Costa Rica casi esquina con Ures. En la hora del receso vendían tortas y durante las clases, eran papelería y sacaban copias. Las caracterizaba un exceso de pulcritud y orden tanto en el producto como en la atención, olvidabas que estabas detrás de un cerco y ellas, en plena banqueta.

Pero no todos corrían con suerte, Doña Esperanza tenía edición limitada de tortas, por lo cual, debías ser rápido al llegar y gritón al pedir para lograr degustar una torta servida en pan virginia con
bastante mayonesa, una rebanada de jamón York, lechuga, jitomate y jalapeño. Recién llegado de la capital del mundo, ahí descubrí la versión más cercana a las famosas tortas del Chavo del 8.

Me cuento entre los muchos televidentes que nos saboreamos a cada mordida que el Chavo le daba a su torta parado al centro de la vecindad, y es que su forma de cerrar los ojos al morderla y cómo saboreaba cada bocado echaba a volar nuestra imaginación poniéndole el relleno de nuestra elección, aún cuando el platillo era de lo más simple y económico posible.

Las tortas del chavo es el nombre de pila para un tipo específico de este bocadillo, el cual se prepara utilizando bolillo rebanado, untado con mayonesa y frijoles, relleno de jamón, aguacate, tomate y lechuga.

Sin embargo, la torta del Chavo solo tenía cuatro ingredientes: bolillo, jamón, lechuga y jitomate, según el capítulo donde Kiko se la prepara a cambio de que el Chavo le preste una revista.

De acuerdo con un estudio realizado en el 2019 por la empresa consultora Kantar Worldpanel, las tortas son el alimento más consumido por los mexicanos cuando están fuera de casa, y no se refiere solamente a la compra del platillo en puestos callejeros, sino a la preparación del mismo dentro del hogar, para después transportarlo a la escuela o trabajo.

Ahora, si quieres una torta del Chavo ya la puedes comer en el “Chanfle y Recontrachanfle”, el primer restaurante de Chespirito al norte de la ciudad de México, donde también venden agua de limón que es de jamaica y sabe a tamarindo.

Chef Juan Angel – Licenciado en Periodismo y chef profesional, conductor de televisión, creador de contenidos gastronómicos y embajador de marcas de alimentos.


– PUBLICIDAD –SUM Comunicación


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *