Quiatora Monorriel: Puedes encontrarlos en “Un Desierto para la Danza”

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

“Es nuestro deber cohesionar, integrar y convivir solidariamente con unos y otros porque sólo así sobreviviremos a los tiempos de desgracia que definen nuestra época”, dice Evoé Sotelo.

 

Por Karla Valenzuela
Siempre innovadores, imponiéndose en los festivales, los sonorenses de Quiatora Monorriel estarán en estos días en Un Desierto para la Danza.

“Se trata de una obra llamada ‘Puedes encontrarme en Hawaii’, que es una investigación coreográfica en relación al tiempo como experiencia producida por el cuerpo escénico. En esta pieza mi interés -antes que generar una narrativa a partir de situaciones emotivas o argumentales- es explorar en la conformación de un “asunto” coreográfico en donde la intención es alejarse de la artificialidad y la afectación que definen, tradicional y hegemónicamente, eso que conocemos como danza, para acercarnos a aquello que el músico experimental francés Lè Quan Ninh propone como fluir “en el silencio de la vida en acción”. ¿Y cómo traduzco en esta pieza ese fluir en el silencio de la vida en acción? Bien, pues como hacer emerger del mundo cotidiano los detalles, gestos, movimientos, aparentemente intrascendentes de nuestras acciones diarias y, a partir de estos materiales tan simples, tan desprovistos de intencionalidad expresiva, profundizar en la experiencia del tiempo como elemento nodal de este discurso. Creo que se trata de un montaje coreográfico que exalta el valor de lo aparentemente intrascendente y reflexiona sobre el cuerpo dancístico desde la negación de la danza como artificio”, explica la directora Evoé Sotelo, quien comparte crédito en esta obra con Benito González.

Luego, a la pregunta expresa “¿Es diferente a lo que han hecho siempre?”, Evoé sencillamente contestó:

“¿Y qué es lo que hemos hecho siempre? No lo sé, seguramente depende del punto de vista de cada uno respecto a nuestro trabajo. Esta pieza es resultado de una investigación personal bastante larga en relación al ‘mínimo movimiento y su máximo valor expresivo’. En la última década, me he dedicado a realizar una serie de obras que he titulado “Danza Mínima”, en donde mi interés es profundizar en la exploración gestual (es decir de zonas pequeñas y aisladas del cuerpo) así como en la relación temporal, espacial y energética que surge en el constreñimiento de los dos primeras y la incrementación de la tercera. Como resultado natural de este proceso, han surgido a su vez dos piezas más: Asunto Latente (2012) e Historia de los sentimientos y los días (2016), en donde mi interés sobre el mínimo movimiento aún permanece latente, pero ahora en relación a un nuevo elemento importante: el silencio, entendido como una situación hiperdinámica internamente y, aunque suene a contradicción, como una situación que es posible experimentar a través del movimiento mismo, de la acción evidente. Creo, por otra parte, que QM siempre explora en terrenos nuevos y, a la vez, desde que surgió hace 24 años, siempre se ha mantenido fiel a sus motivaciones artísticas, las cuales giran primordialmente en torno al ejercicio crítico de la danza y la coreografía como detonadoras de la reflexión, del debate y del desconcierto que, desde nuestra perspectiva, son inherentes a todo pensamiento artístico contemporáneo. Para QM el sentido vital de su quehacer artístico se fundamente en la capacidad de movilizar el pensamiento, de vulnerar nuestras certezas y de trastocar las nociones tradicionales y dominantes en la danza”.

quiatora-01

 

Cada vez más danza en Sonora

A lo largo de 24 años de trayectoria, Quiatora Monorriel ha sabido colocarse como uno de los mejores proyectos de la danza a nivel nacional. Han hecho historia en México y en el mundo y parece que nada los detiene.

“QM lo concebimos como una plataforma dinámica cuyos soportes somos Benito González y yo. A esta plataforma se han subido una enorme cantidad de personas de todo el país provenientes de danza, teatro, medios audiovisuales, música, arquitectura, etc. con los que hemos desarrollado cada uno de nuestros proyectos. QM es un barco que navega a veces en silencio y soledad y otras en tumulto y bullicio. Así es como nos gusta ser, así es como sentimos que podemos realizar con la mayor libertad y autenticidad nuestras ideas”, dice Evoé.

quiatora-02

“Creo que Sonora goza de un gran público para la danza. Por supuesto, es alrededor de la muestra Un Desierto para la Danza que se convoca como en ningún otro momento del año a un número excepcional de asiduos espectadores. Pero, aún así, día con día existen más y diversas propuestas de danza durante el año que están logrando atraer a una cantidad cada vez mayor de personas interesadas en darle seguimiento a lo que se hace y sucede en el ámbito dancístico en nuestra región. Esto considero que es de destacarse porque se debe, fundamentalmente, a un esfuerzo que proviene de la comunidad de artistas de la danza, más que de acciones específicas de las instituciones culturales del Estado”, asevera.

 

Se requieren más espacios para los jóvenes

Evoé Sotelo se mostró consciente de que, “como siempre, en lo que se refiere al arte y la cultura se carece de la atención presupuestal y también de los programas de desarrollo adecuados y necesarios para impulsar óptimamente la profesionalización, la producción, la difusión y la promoción de los artistas de la danza, así como para impulsar programas efectivos para la formación y sensibilización de espectadores, los cuales requieren ser educados para consumir danza, principalmente atendiendo a niños y jóvenes que cursan los niveles básicos y medios de educación en el Estado”.

“Es bien sabido que no es posible desear lo que no conocemos, por esta razón resulta fundamental que en el sistema educativo se contemple la inclusión de materias artísticas (impartidas con una metodología seria y adecuada) en los niveles básico y medio básico. Esto es lo único que nos asegurará contar con público “natural” en el futuro”, explica.

A propósito de esta edición de “Un Desierto…”, Evoé lamentó que esta vez no se haya contemplado un espacio dentro de la programación para los jóvenes artistas que se están desarrollando en la región.

“Desde años anteriores se ha venido haciendo un gran esfuerzo por liberar las restricciones para la participación de los jóvenes dentro de esta muestra y, finalmente, el año pasado logramos que la programación contemplara por vez primera la presencia de coreógrafos e intérpretes emergentes. Me parece un tanto injusto no compartir un foro tan importante con una parte fundamental de la danza sonorense, dado que, en muchos sentidos, son ellos mismos los que están aportando con sus iniciativas y su entusiasmo a que el público para la danza sea cada día más y mejor.

quiatora-03

“Considero que es preciso cambiar esta visión segregatoria y autoritaria de parte de quienes consideran que Un Desierto para la Danza debe ser un espacio que convoque solo a artistas de amplia y comprobada trayectoria. En estos tiempos, hay que admitirlo, resulta antiético fundamentar la selección de los grupos participantes en este tipo de valores. Es nuestro deber cohesionar, integrar y convivir solidariamente con unos y otros porque sólo así sobreviviremos a los tiempos de desgracia que definen nuestra época”, sentenció.

 

Reconocidos siempre

Quiatora Monorriel nace en 1992 en la Ciudad de México, bajo la dirección de los sonorenses Evoé Sotelo y Benito González.

Ambos son licenciados en Coreografía por la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea y Sotelo es especialista en Gestión y Políticas Culturales por la UAM, OEI, CENART.

Los dos directores participan de manera constante como profesores o coordinadores dentro de programas académicos de formación profesional dirigidos a artistas de la danza y otras disciplinas, entre los que destacan el Diplomado Tránsitos (Cenart-Cd. de México), el Diplomado Interacciones-Cuerpos en diálogo (San Agustín Etla, Oaxaca) y la licenciatura en Artes Escénicas (Universidad de Sonora).

A lo largo de su trayectoria,  han sido distinguidos con diversos premios y reconocimientos, entre los que destacan el Primer Lugar (categoría B) del XVIII Premio Nacional de Danza INBA-UAM con la obra Día de Azulejos, de Benito González; el Primer Lugar (categoría A) dentro de la XXIII edición de este mismo certamen, con la obra Sombrero de Cinco Picos, de Evoé Sotelo con la cual obtuvo también el Premio de la Crítica “Raúl Flores Guerrero” en esta misma ocasión.

QM se ha presentado en los más importantes foros y festivales de México, así como en Estados Unidos, Costa Rica, Chile, Bolivia, Argentina, Alemania y Bélgica. Actualmente Quiatora Monorriel trabaja y reside en Hermosillo, Sonora y ahora se presentarán en “Un Desierto…”, como elementos imprescindibles de esta muestra.

Por eso, Evoé Sotelo aprovecha esta oportunidad para invitar al público en general a acompañar a Quiatora Monorriel en el estreno de “Puedes encontrarme en Hawaii”, en los siguientes foros y horarios: domingo 17 de abril, 19:00 horas, en el Teatro Dr. Óscar Russo Vogel, del ITSON, en Ciudad Obregón; y también el lunes 18 de abril, en el Teatro de la Ciudad de la Casa de la Cultura, en Hermosillo. La cita es a las 20:00 horas.

“Los invito también a acompañarnos a una charla que tendremos con el público asistente al terminar la función, con la finalidad de ahondar más en aquellos aspectos que detonen la necesidad de realizar preguntas y/o comentarios con respecto a este trabajo. Yo personalmente disfruto mucho de estos espacios de intercambio entre artistas y espectadores, así que espero que podamos coincidir unos momentos al finalizar estas funciones”, informó.

Quiatora Monorriel, conformado por Evoé y Benito, por Benito y Evoé, está por cumplir 25 años en el 2017 y Evoé Sotelo anunció que celebrarán su trayectoria con un repertorio que incluirá piezas realizadas a lo largo de este tiempo. Seguramente, este será un buen momento para que todos los sonorenses reconozcamos a este maravilloso equipo que han sabido hacer estas dos grandes personas.

 

quiatora-04

Puedes encontrarme en Hawaii

Coreografía: Evoé Sotelo*
Diseño sonoro: Conasupo
Diseño de iluminación y vestuario: Evoé Sotelo
Asistente de iluminación: Nicolás Rivera
Intérpretes: Estefanía Iglesias**, Kenia Noriega, Cristina López, Mario Lagarda y Jorge Motel
Producción: QM
Dirección: Evoé Sotelo y Benito González

 

 

 


– PUBLICIDAD –Un Desierto para la Danza XX4


 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Quiatora Monorriel: Puedes encontrarlos en “Un Desierto para la Danza”

  1. Muy buena entrevista, y sobre todo, conceptos profundos vertidos desde el fondo de muchos años de sensibilidad y experiencia. Felicidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *