Tono y son: Cuco Sánchez

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por: Jesús M. Corona M.
Jesus_M_Corona_MJosé del Refugio Sánchez Saldaña fue de los forjadores que sentaron las bases de la canción ranchera, la que se distingue y tiene personalidad y sello propio por utilizar al mariachi para su acompañamiento. Sus inicios, desarrollo y formación son muy parecidos a algunos de los que ya hemos esbozado en esta sección que atrevidamente, pero con mucha convicción y amor por nuestra música he intentado dar a conocer.

Talento puro sin ninguna formación profesional pero con una vocación que se manifestó desde niño y supo aprovechar sus vivencias desde edad temprana para plasmarlas en sus creaciones musicales.

Cuco Sánchez se distingue de sus colegas contemporáneos por el hecho de no cantarle al alcohol; él pensaba que no hacía falta más que amor para embriagarse y se aparta de la temática mas socorrida por sus colegas y que inundaban el repertorio con temas ligados al alcoholismo, la religiosidad y el desprecio por la vida, que abundan en nuestro acervo de música ranchera.

Nuestro personaje de este día vio la luz por vez primera en Altamira, Tamaulipas el 3 de mayo de 1921 y sus padres fueron José del Refugio Sánchez Heros, que era oficial del ejército con grado de capitán primero y fue precisamente en una misión comandada por su padre, quien se trasladaba con su regimiento a través de la sierra de Altamira hacia Cd. Victoria, Tamaulipas y llevaba de acompañante a su esposa Felipa Saldaña Cabello a quien le acometieron los dolores de parto en pleno viaje que dieron como fruto el nacimiento del pequeño José del Refugio, que el paso de los años se daría a conocer con el nombre de “Cuco Sánchez”.

Tuvo un solo hermano que nació al poco tiempo de su propia llegada al mundo.

Los primero años del futuro compositor fueron muy ajetreados y el movilizarse frecuentemente fue la constante durante sus primeros cinco años, hasta que un día su padre, siguiendo su vocación militar, tomó la determinación de unirse a la causa del Gral. Álvaro Obregón y para ello partió hacia el norte donde se enlistó con el revolucionario sonorense, no lo volverían a ver hasta muchos años después.

La madre se vio precisada a migrar a la ciudad de México, y ya estando ahí compró unas vacas y unos cuantos chivos para ganarse la vida. Sobra decir que la responsabilidad de su cuidado y pastoreo recayó sobre los débiles hombros de aquel niño en pleno desarrollo y que tuvo que pasar serias dificultades y esforzarse al máximo para aportar el sustento de su madre y su hermano.

Ya desde entonces podía predecirse que aquel niño estaba hecho para un destino muy distinto a la vida del campo, porque era capaz de crear frases bonitas que le gustaban mucho a su madre y que las anotaba (quizá presintiendo que algún día plasmadas en una canción fueran del gusto de la gente). Cuando Cuco aprendió a escribir, empezó a redactar frases de mas contenido y poesía, al mismo tiempo fue creando melodías acorde a aquellas letras.

Un día sintió muy fuerte el impulso por incursionar al mundo fantástico de la radio que, por aquellos años junto con el cine era un objetivo muy buscado por todos los que pretendían surgir del anonimato para convertirse en figuras admiradas para el pueblo, para ello decidió buscar una oportunidad en la XEW. No fue nada fácil conseguir siquiera que lo recibieran, sus primeros intentos terminaron en fracaso y frustración. Sin embargo no se amilanó y su insistencia logró que un día afortunado el señor Alonso Sordo Noriega le permitió entrevistarse con algunos interpretes a quienes convenció para que le grabaran unas canciones.

Tiempo después en un programa de Radio 1000 no se presentó un cantante y Paco Malgesto, que era el conductor, le sugirió que cantara y como dice el dicho: “más vale suerte que dinero”, Cuco aprovechó esa su primera presentación en un programa radiofónico en vivo y con una interpretación esmerada y profesional logró la total aceptación del público; a partir de ese momento comenzó a forjarse su carrera y gradualmente fue moldeando un estilo personal y único que lo llevó al éxito.

Cuco Sánchez comenzó su carrera artística en 1937, pero fue en 1939 cuando con su canción “Mi chata” logró su consagración. Compuso mas de 200 canciones, algunas de ellas para el cine. Su estilo retoma la tradición de la canción revolucionaria, frases como por ejemplo: “La chancla que yo tiro no la vuelvo a levantar” se convirtieron en expresiones de la jerga popular, y se utilizaba para expresar que un amor abandonado lo es para siempre.

 

Jorge Negrete – La chancla

 

Sus creaciones musicales las cantaron figuras de la talla de: Amalia Mendoza “La Tariácuri”, Lola Beltrán, Lucha Villa, Pedro Infante, Matilde Sánchez “La Torcasita”, Chavela Vargas, María Dolores Pradera, Pedro Guerra, Joaquín Sabina, Ángel Parra y otros más.

Algunas de sus canciones más conocidas y gustadas fueron: “Fallaste corazón’, “Que rechulo es querer”, “Yo también soy mexicano”, “Anillo de compromiso”, “Anoche estuve llorando”, “Grítenme piedras del campo”, “Arrieros somos”, “El mil amores”, etc.

Incursionó en el cine en varias películas como “Socios para la aventura” en 1958, o “Fallaste corazón”, donde actuó al lado de Jacqueline Andere, Ana Ma. Bibriesca y José Alonso, filmada en 1970 en la Cd. de México y fue catalogada como una buena cinta del género dramático.

 

Cuco Sánchez – Fallaste corazón

 

Cuco Sanchez llevó en forma paralela su carrera de compositor como la de cantante, llegando a grabar canciones de otros autores como “Toda una vida”, del cubano Osvaldo Torres y que la volvió a poner de moda, hizo tambié un disco de “blues” con canciones de Luis Alcaraz y Gonzalo Curiel, el escritor colombiano Daniel Samper refiriéndose al estilo de Cuco expresó que “nos enseñó a llorar en voz baja”.

Se dice del compositor de Altamira se inspiró en las coplas de sus padres y abuelos, que caminó mucho por los pueblos y que supo captar su poesía, y esa sensibilidad se refleja en la canción “Te amaré vida mía”, y en una de sus estrofas reza: “Mientras haya vida en este mundo, mientras Dios nos de la luz del día, mientras haya amor en esta vida, te amaré vida mía”.

 

Miguel Aceves Mejía – Te amaré vida mía

 

Sus metáforas son de mucha sensibilidad y creatividad con trasfondo filosófico y lo podemos apreciar en la canción compuesta a una mujer y que la intituló “Hermosísimo lucero”, en ella nos habla de los cuatro elementos vitales: aire, tierra, agua y fuego.

 

Lucha Villa – Hermosísimo lucero

 

En esa pieza musical dice: “Tu eres sol con que se alumbra mi existir, tu eres el agua con que se apaga mi sed, tu eres el aire que respiro pa’ vivir, tu eres la tierra donde al fin descansaré”. Sin lugar a dudas le dedicaba alma, vida y corazón a su obra creativa para lograr verdadera poesía musicalizada.

Entre las anécdotas que se recuerdan de Cuco Sanchez, se dice que en una ocasión yendo en su carro por Paseo de la Reforma súbitamente comenzó a silbar una canción desconocida para él y con el tiempo se convertiría en “Grítenme piedras del campo”.

 

Lola Beltrán – Grítenme piedras del campo

 

Se recuerda igualmente que Roberto Gavaldón, cuando estaba haciendo los preparativos para filmar “La Escondida” en el año 1956, llamó a Cuco y le comentó que había escuchado a un campesino que cantaba unos versos muy bonitos que decían: “De piedra ha de ser la cama, de piedra la cabecera” y le encargó que compusiera algo partiendo de esa frase para incluirla en la película.

 

Lila Downs – La cama de piedra

 

A José Revueltas, que era el guionista de “La Escondida”, le gustó mucho la canción y pidió se le diera un lugar privilegiado en la cinta.

Cuco Sánchez fue objeto de múltiples reconocimientos en su tierra por haber contribuido en mucho para dar a conocer los sones huastecos propios de la región tamaulipeca y por su variada y espléndida producción musical.

Su deceso se dio en la Cd. de México el día 5 de octubre del 2000 a los 79 años de fructífera existencia, dejando un vacío físico pero también un legado musical que perdurará en el recuerdo del pueblo mexicano y de muchos otros países hermanos.

 

 

* L.A.E. Jesús Manuel Corona Martínez. Colaborador


– PUBLICIDAD –

SUM Comunicación. Somos tus ideas


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *