Celuloide: El asesino

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixDavid Fincher es ese tipo de realizador que ha dirigido algunas de tus películas favoritas, pero sin obtener el reconocimiento de otros cineastas. Su filmografía incluye clásicos modernos tales como Seven 1995, The Fight Club 1999, Zodiac 2007, etcétera. En la actualidad su último trabajo había sido la brillante Mank en el 2020, filme que nos narraba las aventuras de Mankiewicz escribiendo el guion de El ciudadano Kane. Usualmente recurre a la literatura para desarrollar sus proyectos, parece sentirse atraído a un clima obscuro que envuelve al espectador. Si revisamos algunos de sus mejores filmes, se inclina a explorar la profundidad de la mente criminal, como ocurre en películas como Seven o Zodiac. Su estilo visual tiende a ser muy técnico, casi perfeccionista, por lo mismo es muy preciso y no deja nada al azar. Sabes que si la cámara se acerca al rostro de un personaje es para advertirnos de un gesto dramático que contribuye al desarrollo de la historia. Es por eso que en esta semana hablaremos sobre su más reciente producción: The killer.

El asesino, por su nombre en español, es una película de acción y suspenso estrenada en el 2023. El filme se basa en una novela gráfica francesa, escrita por Alexis Nolent e ilustrada por Luc Jacamon. Michael Fassbender interpreta a Christian, un asesino cuyo pensamiento se transforma en la voz narrativa que marca la pauta de las acciones del filme. El matón nos va compartiendo su visión predadora del mundo, acompañada de una serie de códigos y valores que intenta inculcarse a sí mismo. Sin saberlo los espectadores arribamos en un punto de inflexión en su carrera donde, a causa de un accidente, parece convertirse en presa de hombres parecidos a él.

Volviendo al tema de la voz narrativa, esa condición o por decir ese estilo propio de algunos filmes basados en novelas gráficas (como en el caso de Sin City y la adaptación de Robert Rodríguez) puede ser un arma de dos filos. Por un lado puede resultar en un producto por demás autentico, y en el universo de Fincher, adentrarnos a la profundidad de la psique de la mente criminal del protagonista. Por otro lado, otros podrían argumentar que la historia podría “empobrecerse”, ya que se reduce a la percepción del protagonista. Por ejemplo la “crítica social” que parece lanzar sutilmente de los “pocos” o los “muchos”, no parece terminar de desarrollarse para convertirse en un mensaje contundente, más bien parece ser una postura ambigua del mercenario.

La actuación de Fassbender sobresale de entre el reparto, encontrando mancuerna solo en la figura de Tilda Swinton, cuando comparten escenas el nivel de electricidad sube, dándole un impulso a la historia. A la supuesta pareja del protagonista, le queda grande el papel, o tal vez es el guion que no consigue darle un peso significativo dentro del desarrollo de la historia.

La película es definitivamente recomendable por tratarse de David Fincher y su calidad altamente comprobada. El aire europeo de la atmósfera del asesino se enriquece con la música de la banda The Smiths, y el reconocido compositor Trent Reznor, vocalista de Nine Inch Nails. Sin embargo hay que decir que no es de lo mejor que ha hecho Fincher, ni si quiera es mejor que Mank. La narrativa en ocasiones es irregular y personajes como la bestia, parecen salidos de una película de otro género. Guillermo del Toro la describió como un Charles Bronson escrito por Sartre. Un filme poético, con tintes filosóficos que analiza la lucha ideológica de un asesino consigo mismo.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *