martes, junio 25, 2024
CeluloideCineColaboración

Celuloide: Babylon

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixBabylon es una película norteamericana estrenada a fines del año 2022, dirigida por Damien Chazelle. Chazelle es un cineasta gringo-francés conocido por realizar películas como Whiplash y La La Land. Dentro del reparto sobresalen nombres como el de Margot Robbie, Brad Pitt y el paisano Diego Calva, recordado por interpretar a Arturo Beltrán Leyva en la serie Narcos. Algunos otros actores que aparecen interpretando papeles secundarios son Flea, Tobey Maguire y Max Minghella.

De entrada resulta difícil etiquetar la producción de Chazelle en un género en específico, por momentos podríamos pensar que Babylon es una comedia épica, luego un drama, luego se torna histórica, erótica o una esquizofrénica revoltura de todas las anteriores. Si nos detenemos a pensar en el título “Babilonia” recordaremos el popular episodio de la Torre de Babel en la biblia. Los hombres trataban de construir una torre que tocará el cielo. Al percatarse Dios de su osadía decide castigarlos haciéndolos hablar en distintas lenguas para crear confusión y así desistieran de su proyecto. Babilonia al igual que Hollywood se convirtió en un imperio perverso de excesos lejano a la imagen de Dios.

El filme está ubicado en el siglo pasado a finales de la década de los veintes cuando Hollywood pasaba de ser imagen, lenguaje corporal y adquirió el poder de la palabra con la era del sonido. Algunas de las grandes figuras del cine mudo como Buster Keaton o Charlie Chaplin vivirían la transición como una crisis de la que solo el segundo lograría escapar. La aparición del sonido modificaría la forma de hacer cine al tiempo que se trasformaban los actores, la taquilla y los gustos del público.

Es precisamente esa crisis, ese caos, ese morir y renacer de las estrellas de Hollywood el contexto del cual parte Babylon. Desde el inicio del filme vamos siendo embriagados por la música que forma parte de la banda sonora al tiempo que Chazelle nos impulsa a las alturas en una montaña rusa que va de menos a más. El ritmo vertiginoso de las trompetas te eriza la piel al tiempo que un sin número de acciones y tambores saturan la pantalla. Los excesos de un antiguo Hollywood romantizado por el paso del tiempo son retratados con gran técnica y elegancia por parte de Chazelle. Hay planos secuencia a diestra y siniestra, hay momentos donde se respira la atmósfera del neorrealismo italiano y ese personaje de Manny Torres parece homenajear al Marcelo Mastroiani de La Dolce Vita que contempla obsesionado a una Anita Ekberg moderna en la figura de Nellie LaRoy. Brad Pitt interpreta a Jack Conrad una estrella consagrada de aquellos años que podría hacer referencia a estrellas como John Gilbert. Chazelle juega un poco a ser caballo de Troya y aprovechar su filme épico para criticar al mismo Hollywood para el que trabaja. Se ríe de como la avaricia de los productores que controlan los estudios le apuestan a las historias cliché que dejan grandes sumas de dinero en las taquillas pero que son pobres y nefastas en el ámbito artístico.

Spoiler alert!
Babylon
es definitivamente recomendable aunque de manera particular disfrute de la primera parte, después sentí que le sobraba algo de tiempo, y que la historia llevaba a los personajes a lugares comunes. Hay homenajes que no alcanzamos a enlistar como el del trompetista que parece recordar a músicos como Duke Ellington, Louis Armstrong o Curtis Mosby. Hay una sutil crítica al racismo como el del personaje mexicano Manny Torres siendo un simple mandadero, el trompetista maquillado a la fuerza para verse más negro o la cantante Lady Fay Zhu que parece inspirada en la primera actriz china.

Al final no podemos dejar de preguntarnos ¿Eran necesarios tantos excesos? La producción se hunde en sus exuberancias y aunque tiene toda la técnica y recursos a favor para convertirse en un clásico se queda en un buen intento por retratar ese enigmático universo llamado Hollywood. Es como cuando subimos a la parte más alta del juego mecánico y ya estamos a expectativa de que viene lo mejor, pues lo que sigue es la caída de los personajes que al final dejan de transmitir.

Me dio la impresión que se estaba haciendo una especie de homenaje a Cinema Paradiso al final solo que sin el efecto conseguido por Giuseppe Tornatore. Manny ni si quiera tendría que haber vuelto después de que huye de Los Ángeles ¿Para qué? En fin creo que con Babylon, Chazelle nos declara su amor al cine pero se queda corto al tratar de construir la Torre de Babel con sus propias manos. ¿Ustedes que opinan?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *