martes, mayo 28, 2024
ColaboraciónLa perinola

La perinola: Conciencia y creación

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Si yo tuviera que dar una clase que buscara fomentar la creatividad entre los estudiantes, lo primero que haría es enseñar a mirar. Para la mente consciente no existe contemplación pasiva, todo es un ejercicio de apropiación vital de aquello que se observa. Eso lo aprendí siendo un niño, cuando podía pasar horas contemplando cosas maravillosas que yo creía nadie más podía ver, como por ejemplo las burbujas de un refresco compitiendo por suicidarse primero en la superficie de aquel líquido. Lo recuerdo con emoción porque esa memoria me permite anclarme de nuevo en la realidad cuando las fuerzas de la ansiedad y la angustia buscan maniatarme. He aquí una frase que me gustaría recordaras para siempre: volver a la realidad es volver a casa.

Ser conscientes es ser libres. Ser conscientes es escapar al juego de la víctima y ser verdaderamente responsables de cara a una realidad llena de variables que no podemos controlar; los seres victimistas buscan controlar esa realidad caótica apalancados en la conmiseración. Son unos cobardes, pobres almas inconscientes condenadas a una vida reptil. No son libres y no les importa porque prefieren mezquinamente el confort del esclavo que vive atado, pero al menos tiene la seguridad de que le arrimaran un plato diario de comida. Renuncian al señorío de su humanidad, por increíble que parezca.

Volvamos a la realidad, abracémosla como es, dulce y espinosa. Ganemos la maravilla de la creatividad. Hagamos cosas sin sentirnos culpables por ejercer nuestro derecho a la existencia. Marquemos la vida con nuestras voces y nuestros actos. Apostemos fuerte todos los días, con pasión y sencillez, reconociendo nuestras limitaciones, es verdad, pero no cerremos la puerta a los milagros. Nada es demasiado pequeño para quien ha sabido abrir los ojos. Cada segmento de realidad es una clave para ser revelada, una puerta que nos lleva al paraíso de la unidad. Entre el mundo y nosotros hay amplias avenidas que estamos llamados a recorrer en medio de una gran algarabía. Esta es mi fe, señores, en esto creo. Separador - La Chicharra

Álex Ramírez-Arballo. Doctor en literaturas hispánicas. Profesor de lengua y literatura en la Penn State University. Escritor, mentor y conferenciante. Amante del documental y de todas las formas de la no ficción. Blogger, vlogger y podcaster. www.alexramirezblog.com

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *