sábado, julio 13, 2024
CeluloideCineColaboración

Celuloide: Carlos Enrique Taboada

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixSi pudieran llevar a México al diván así como Sigmund Freud llevaba a sus pacientes para el proceso del psicoanálisis ¿Por dónde comenzarían? ¿Se irían hasta la etapa prehispánica? ¿La colonia? Luego ¿Qué región elegirían? ¿Norte, sur o centro de México? Autores como Rogelio Díaz-Guerrero ya se preguntaba ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Por qué nos comportamos así? Después están autores como Santiago Ramírez y su estudio del mexicano, el analista se preguntaba sobre la manera de ser de los mexicanos. En este ámbito no podemos olvidar al filósofo Samuel Ramos quien trató de construir un modelo analítico de la psique del mexicano determinado por la historia de nuestro país. Ahí el pensador, por ejemplo, refiere que el mexicano oculta su verdadero ser bajo la imitación de lo extranjero. ¿Y qué decir de El laberinto de la soledad de Octavio Paz? Ahí el ensayista trata de responder preguntas en torno a la identidad del mexicano. En esa obra Paz nos describe al mexicano que aguanta y aguanta y aguanta y explota con la fiesta y se esconde detrás de su máscara. Nos habla del mexicano que no “se raja” remontándonos al pasaje de la Malinche o la chingada. Es por eso que en esta semana de mes patrio hablaremos de un director ubicado dentro del género del suspenso y terror: Carlos Enrique Taboada.

Cuando hablamos de terror en México uno de los nombres que más se repiten pero que a la vez no ha recibido el reconocimiento que merece es el de Carlos Enrique Taboada. Hijo de una pareja de actores Taboada comenzó a trabajar en la televisión mexicana como escritor. Trabajo en guiones que se llegarían a convertir en clásicos como el de la película El espejo de la bruja (1962) dirigida por Chano Urueta. Años después llegaría a ser reconocido como influencia de realizadores como Guillermo del Toro, Quentin Tarantino, entre otros. A continuación les describo algunas de sus mejores películas:

Separador - La Chicharra

Hasta el viento tiene miedo (1968)

Es un clásico del terror mexicano con las actuaciones de Marga López y Mari Cruz Olivier. Algunos críticos compararon a Taboada con Alfred Hitchcock por la capacidad de imprimir un ritmo de suspenso incesante en sus escenas. El cine de oro mexicano ya era parte del pasado y el cine de ficheras abarataba las producciones del cine nacional, en ese contexto Taboada optaba por los temas sobrenaturales llegando a ser reconocido a nivel internacional. La película trata sobre Claudia una joven recluida en un internado de señoritas. La joven comienza a tener pesadillas sobre una mujer que se suicida. Todos piensan que se trata solo de una crisis nerviosa.

Separador - La Chicharra

El libro de piedra (1968)

En El libro de piedra se explora el tema de la maldad infantil, una niñera llamada Julia es contratada para cuidar a Silvia, la hija de un millonario que se ha ido a vivir al campo con su nueva esposa. La niña le confiesa a su cuidadora acerca de un amigo imaginario, se trata de Hugo, una estatua de piedra que sostiene un libro de magia negra entre sus manos. Algunos incidentes le hacen pensar a Julia que la niña domina la práctica de magia negra. Con las actuaciones de Marga López y Joaquín Cordero, Taboada mostraba mayor dominio del terror gótico que lograría convertir a esta película en otro gran clásico.

Separador - La Chicharra

Más negro que la noche (1975)

Ya a la mitad de la década de los setentas Taboada filmaría Más negro que la noche, aunque en nuestro caso la reconocíamos como: El gato Becker. Ofelia se muda a la casa que le acaba de heredar su tía Susana ya fallecida, con la condición de cuidar a su mascota el gato Becker. Ofelia se muda con sus amigas a la vieja casona donde comienzan a presenciar una serie de sucesos extraños que van más allá de su entendimiento. Taboada contaba aquí con la actuación de Susana Dosamantes, Helena Rojo y Lucía Méndez. Con una formula ya más depurada el director mezclaba géneros a placer un poco de terror con algo de comedia y algo de thriller.

Separador - La Chicharra

En este modesto resumen de su carrera no fue posible abarcar todos los filmes del realizador por lo que se quedaron fuera clásicos como el de Veneno para las hadas, de 1984. Cabe mencionar que las tres películas mencionadas se han convertido en remakes en la época moderna sin tener un gran éxito. Carlos Taboada logró establecer una fórmula única demostrando que no se precisa de ruidos, tripas, sangre y gore para producir una buena película de terror. Sin recibir gran reconocimiento, El duque del terror, como lo bautizaron, sin duda dejó su huella imborrable en los anaqueles de la historia del cine mexicano.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *