sábado, julio 13, 2024
ColaboraciónDe mente abierta y lengua grandeGastronomía

De mente abierta y lengua grande: Señora, señora, señora…

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Chef Juan Angel | @chefjuanangel

-Te estoy viendo Juan Abraham, ¡deja ahí, ese no es tu vaso!-
-Ay amaaaá, ¡ni siquiera lo he tocado!-
-Estabas a punto de meterle el dedo, te acabo de ver…-
-Mamá perooo, estas de espal..-
-Ya te he dicho: no me retobes que soy tu madre-

Emilia tenía un orden escrupulosamente organizado dentro del refrigerador, esa tarde había preparado gelatina mosaico para toda la familia, a cada quien en su vaso -Bien que sabes Juan Abraham, tu vaso es el verde de plástico, pero no la puedes comer, es para el postre de la cena- cada miembro de la familia Figueroa tenía un plato y un vaso para comer, mismos que debían lavar al terminar sus alimentos – No se van a dormir hasta que sequen y acomoden su platos, aquí no es hotel-.

-Pinches chamacos, ¡me volvieron a dejar el licuado de avena!- Para cuando La Pancha se dio cuenta, sus hijos ya iban llegando a la escuela -Pero no se va desperdiciar- de un cajón de la cocina sacó dos bolsas vacías de pan Bimbo y repartió el licuado, las metió al congelador y al cabo de unas horas… -Amá, danos dinero para unos gansitos- dijo entredientes Candelario -En el congelador están sus gansitos, uno para ti y otro para la Soco- Cada quien tomó un “hielito” gigante de licuado de plátano con avena y se sentaron en el patio a disfrutarlo…

-¡Qué te hago si lo encuentro!-
-Ay amaaá, no está el cuaderno, ya lo busqué-
-Mira Noé, no voy a ir “dioquis” a buscarlo -Qué te dije, aquí está, en tus “narices”- la Águeda de Nacho tenía una virtud prodigiosa, una especie de escáner que le permitía detectar, antes de pararse a buscar, el lugar preciso donde se encontraban las cosas extraviadas – Y si no, le rezamos a las Benditas Almas del Basurero, verás que lo encontramos en un santiamén-

Las mujeres en general, sobre todo las mamás, tienen habilidades que han aprendido con el paso del tiempo, heredadas generación tras generación; ganándose el título de SEÑORAS, y no me refiero al tratamiento de respeto y cortesía que se utiliza para dirigirse a una persona adulta, me refiero a un título nobiliario, ser Señora o Señorial está por encima de las más notables reinas y emperatrices de la historia. De tal forma que no se trata de un término relacionado con un género en específico, se trata de una condición que puede desarrollar cualquiera, incluso los hombres pero con el doble de esfuerzo y dedicación. Es decir, ser Señora o Señorial debiera ser una de tantas metas u objetivos a perseguir, para alcanzar la plenitud y tener la autoridad de Emilia, Pancha o Águeda; con todos los matices que esto conlleva.

¿Qué necesito para ser Señora?

1. Tener la capacidad de hacer sentir en casa al prójimo, tan querido y “chipileado” como si gozara la calidez de mamá.
2. Hacer, controladamente, dos o más cosas a la vez, llevándolas a un final exitoso.
3. Corregir amorosamente y sin miramientos cuando alguien está equivocado.
4. Tomar decisiones rápidamente para seguir avanzando en el quehacer sin atrasarse ni procrastinar.
5. Dar su debida importancia a cada quien, sin excusas de estatura, edad, experiencia o situación social.
6. Contar con el poder supremo de encontrar cosas a la primera.
7. Ver, no solamente con los ojos, sino con el corazón y a veces hasta con la nuca.
8. Creativa, desde la concepción de una empresa o negocio, pasando por una cena inolvidable y hasta la maqueta de su hijo.
9. Multifacética, entregada al máximo en cada una de sus actividades, trátese de cerrar un contrato, organizar una salida de amigas o llevar a su hijo a una piñata.
10. Organizada y ordenada, cada cosa en su lugar y en su momento correcto.
11. Tener la inteligencia de crear y mantener óptimas relaciones interpersonales.
12. Tener la vista siempre puesta en una meta u objetivo.

¿Tienes la magia de una Señora? ¿No? Puedes lograrlo, ¡sí! Soy tu admirador. Los hombres deberíamos aprender de ellas su entrega, esfuerzo y dedicación, y por consiguiente, compartir las responsabilidades y quehaceres del hogar.

Chef Juan Angel – Licenciado en Periodismo y chef profesional, conductor de televisión, creador de contenidos gastronómicos y embajador de marcas de alimentos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *