Tuercas y tornillos: ¿Qué importa más, el fin o los medios? La propuesta de los estoicos para jugar un partido de futbol

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Dr. Mario Alberto Velázquez García | Academia Mexicana de Ciencias
Como lo mostró magistralmente el sociólogo polaco- británico Zygmunt Bauman la sociedad actual se caracteriza, no sólo por consumir sino por desechar. Las personas buscan adquirir todo tipo de bienes, pero también relaciones sociales, información, imágenes y videos para desecharlos lo más rápido posible para poder adquirir otros que sean “nuevos”.

Una sociedad donde el consumo y el desecho se han convertidos en los sentidos centrales de la vida social significa, entre otras cosas, que el valor principal de lo que hacemos este puesto en el fin; tener un auto nuevo (y por supuesto más caro), una casa (más grande, mejor ubicada), un nuevo trabajo (mejor pagado y con reconocimiento), más vacaciones (lugares más exóticos o exclusivos), más ropa (de marcas mas caras), etcétera. No importa cómo se llegó a conseguir estas cosas, ya sea por medios legales o ilegales, robo, fraude, o se este mintiendo al colocar nuestra foto en lugares donde nunca estuvimos, con personas que nunca conocimos o incluso alterar el cuerpo propio para llegar a la imagen buscada. Nada de esto importa, lo que vale es que los otros vean que realizamos un conjunto de metas.

Esta lógica moderna del consumo se refleja ya en los deportes, ocupémonos por un momento de uno mundialmente popular: el futbol. Los niños que ven los equipos profesionales aprenden de sus ídolos que el objetivo central es ganar; no importa qué tipo de estrategias se sigan para ello. Así vemos equipos que le piden a los “pasa-balones” que escondan las pelotas para que el contrario no pueda jugar rápidamente, jugadores que fingen faltas o exageran un golpe para “ganar tiempo”, golpean a un contrario cuando piensan que el arbitro no los está viendo. Todo esto, es llamado “sacar la experiencia”, como si hacer trampa fuera una sabiduría que proporciona la experiencia.

Como resultado, los entrenadores de los equipos infantiles tienen que estar recordándole a sus pequeños jugadores que no simulen faltas, que no se retuerzan en el suelo ante cualquier pequeño golpe porque “nadie los esta televisando”. Atrás quedaron esos actos excepcionales, pero no menos memorables de los equipos ingleses que reprendían a sus propios jugadores si buscaban engañar, o, aquella acción memorable de una selección danesa que durante un partido clasificatorio al mundial recibió un penal a favor. Lo daneses fueron con el arbitro para indicarle que la falta nunca había existido, sin embargo, éste insistió y pidió que se cobrara la llamada “pena máxima”. El jugador danés encargado de cobrar serenamente colocó el balón en posición y con toda tranquilidad pateó la pelota lo más lejos de la portería que le fue posible. El equipo contrario aplaudió el gesto, mientras el danés hizo un gesto vago indicando que sólo hacia lo correcto, ni más ni menos.

Respecto a esto, los estoicos enseñaban que la manera de enfrentar una competencia es concentrarse en realizar tu mejor esfuerzo, no en el resultado. Cuando la meta de nuestras acciones es nuestro principal foco de atención, nos hacemos dependientes de cosas que no podemos controlar; como la manera en que jugará el otro equipo, las decisiones del árbitro, el estado de la cancha, etcétera. La única cosa sobre la que tenemos algún grado de dominio es sobre nuestro propio esfuerzo en el juego. En otras palabras, regresar a convertir los medios, y no los fines, como el principal punto de nuestra atención. De esta forma la vida, como un partido de futbol, no estará determinada por lograr metas, sino por el camino que nosotros mismos nos trazamos para lograrlas. La vida es un camino.Separador - La Chicharra

MARIO ALBERTO VELÁZQUEZ GARCÍA
Profesor- Investigador de El Colegio del Estado de Hidalgo.
Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel 1. Miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC). Doctorado en Ciencias Sociales con Especialidad en Sociología, El Colegio de México. Maestría en Ciencias Sociales con Especialidad en Desarrollo Municipal en El Colegio Mexiquense. Licenciatura en Sociología, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Director de la Revista: “Revista Científica de Estudios Urbano Regionales Hatsö-Hnini”, www.revistahatsohnini.com.mx.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *