sábado, julio 13, 2024
Basura celesteColaboraciónColumnaCulturaLiteraturaOpinión

Basura celeste: Un extraño consorcio

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Ricardo Solís
Hace casi treinta años que se publicó por primera vez en español pero, vale decir, el pequeño volumen de ensayos Cuatro dublineses: Wilde, Yeats, Joyce y Beckett (Tusquets, 2010), del reconocido biógrafo y crítico literario estadunidense Richard Ellmann (1918-1987), es mucho más que un gabinete de curiosidades acerca de la vida y obra de cuatro de los más importantes escritores de Occidente que, detalles aparte, comparten –entre otras cosas– el hecho de haber nacido en la misma ciudad y “conexiones” sorpresivas que, a juicio del autor, resultan determinantes para el trabajo literario de los cuatro.

En este sentido, cabe aclarar que Cuatro dublineses es una recopilación de conferencias que dictó Richard Ellmann en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos (y que después publicó en el suplemento New York Review of Books), una por año, de 1982 a 1985. Ahora bien, aunque se editó de manera póstuma, Ellmann determinó el formato final del libro y ordenó cronológicamente los textos, lo que ayuda a una más clara revisión de las relaciones (personales o referenciales) que “conectan” la formación y el origen probable de algunas de sus obras.




Ganador tanto del Pulitzer como del National Book Award por su labor como biógrafo –de sobra conocido es su libro sobre la vida de James Joyce (1959), pero también lo son aquellos que realizó acerca de W. B. Yeats (1947) y Oscar Wilde (1987)– a Ellmann le sobran autoridad y fuentes para sostener sus afirmaciones; además, dado su interés por establecer una vinculación sucesiva (anecdótica y de estilo) entre vidas y obras de estos autores, se circunscribe a los sucesos que “prueban” lo que dice y abandona la profusión para dar agilidad a su escritura (a pesar de que, por momentos, su lenguaje pueda parecer “anticuado” o de plano inadecuado para lectores contemporáneos; quien lea lo notará).

Por lo que toca a Wilde, el biógrafo retoma su salida de Dublín para estudiar en Oxford, sitio en el que comienza a moldear su personalidad más reconocible, donde el joven que es exhibe su conflicto con la autoridad, se ve tentado por el trabajo de John Ruskin y Walter Pater por igual y, además, revela una “fisura inesperada” que despierta en su carácter moral el anglicanismo. Ahora, en torno a W. B. Yeats, se centra Ellmann en el periodo que el propio poeta nombró como su “segunda pubertad”, a partir de 1934, en el que tras una operación manifiesta una especie de “rejuvenecimiento” que se refleja en su producción literaria pero que, al final, se revela como un periodo de “años de dolor e inutilidad”.




En cuanto a Joyce, Ellmann ahonda en algunos fallidos “abordajes sexuales” del autor de Finnegans Wake y su consecuente “inclusión” como personajes en su más conocida novela, lo mismo que aquellos “problemas literarios e intelectuales” gracias a los cuales “radicalizó la literatura”. Para terminar, el último de los ensayos refiere a las primeras novelas de Beckett pero no sin detenerse en la influencia que los tres dublineses anteriores tuvieron en él (que conoció personalmente a Yeats y Joyce), al grado de –establece el biógrafo– plantar en Beckett “las semillas que darían lugar a algunas de sus cualidades”.

Finalmente, lo mejor que depara a sus lectores un libro como Cuatro dublineses es que no presenta a esta cuarteta de textos como separados entre sí, más bien les otorga una continuidad que se descubre al llegar al último de ellos para, después de todo, plantear la idea de notables “vasos comunicantes” entre sus obras y estilos, ya sea que operen a modo de influencias directas o surjan como resultado de visiones antagónicas. Así, no resulta raro que Ellmann concluya que este “extraño consorcio” de artistas le haya permitido “ver semejanzas de las que ellos no estuvieron al tanto”.




Ricardo Solís (Navojoa, Sonora, 1970). Realizó estudios de Derecho y Literaturas Hispánicas en la Universidad de Sonora. Ha colaborado en distintos medios locales y nacionales. Ganador de diferentes premios nacionales de poesía y autor de algunos poemarios. Fue reportero de la sección Cultura para La Jornada Jalisco y El Informador. Actualmente trabaja para el gobierno municipal de Zapopan.


– PUBLICIDAD –


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *