Tono y son: De Guaymas para el mundo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por: Jesús M. Corona M.
Jesus_M_Corona_MRosendo Montiel Álvarez es un valioso guaymense que constituye un orgullo para Sonora y para todo México. Su obra como compositor musical lo distingue como uno de los grandes en esta actividad en el gremio de nuestro país.

Debió haber presumido con mucha satisfacción su lugar de nacimiento, porque sus biógrafos no solo consignan que nació en Guaymas el 1 de marzo de 1941, además destacan que fue en el barrio de Punta de Arena, barrio bravo y de los tradicionales como: “Las golondrinas”, “La termo”, “La cantera”, “El rastro”, “El malakof” (donde yo vivía), etc., representativos del viejo Guaymas. Se menciona igualmente que aprendió a nadar antes que a caminar, en un descuido si, lo más seguro es que con la cercanía del mar debe de haber vagueado seguido por ahí, considerando que en la década de los cuarentas, la pesca se realizaba en pangas, no había todavía contaminación por fugas de aceite y desechos causados por embarcaciones de motor, que actualmente si ocurren por la gran cantidad de naves camaroneras, sardineras, atuneros, etc. que conforman la flota pesquera del puerto. El hecho es que se podía bañar y hasta sacar almejas y ostiones en ese lugar.

Para que se ubiquen los que han ido a Guaymas –y lo conocen de pasada-, Punta de Arena colinda con el muelle de atraque de los cruceros y el muelle Patio donde se encuentran los silos y las bodegas de contenidos para exportar e importar (granos, minerales o manufacturas diversas).

Rosendo de alguna manera estaba predestinado a dedicarse al arte en virtud de que su padre José María Montiel era un romántico trovador, y su madre doña Chonita Álvarez era actriz.
Fue el cuarto de una familia de 8 hermanos, de los cuales fueron 5 mujeres y 3 hombres. Se conoce que su hermano mayor Rodolfo “Rudy” Montiel fue uno de los miembros fundadores de la Sonora Santanera, pero no se sabe si fue Rodolfo quien jaló a Rosendo al D.F. o viceversa.

Nuestro personaje estudió primaria y secundaria en Guaymas y apenas a sus 13 años le surgió el gusanito de la composición musical, realizando en forma lírica sus primeras canciones, inspirado por el contacto con la naturaleza y la tranquilidad provinciana que se vivía en esa época en el puerto.

Ante las dificultades económicas por las que pasaba su familia, se vio impelido a trabajar como pescador y truncar sus estudios. A los 17 años se armó de valor para trasladarse a la gran capital, llevando como equipaje un poco de ropa, varias canciones compuestas con letra y música, además de un mundo de ilusiones.

No se conoce como pudo “colarse” en el ambiente tan celoso y cerrado para los provincianos en el Distrito federal, el caso es que logró que el maestro Rubén Fuentes le produjera su primera canción grabada en acetato intitulada “Mejor me quedo”, y la grabó un cantante originario de Lagos de Moreno, Jalisco, que se hacía llamar “El Charro del misterio” y al inicio de su carrera se le conocía como José Martín y grababa para discos Eco-Peerles. A la muerte de Javier Solís, José Martín se dio cuenta de que su timbre de voz era parecido al de este y entonces decidió explotar dicha similitud artística a su favor, para ello se enmascaró en sus presentaciones públicas, actuando con el mote de “El Charro del Misterio” y en esa forma realizó varias temporadas en la desaparecida taberna del Greco en el D.F.

 

Sonora Santanera – Para que seas feliz

Rosendo consiguió realizar su segunda grabación con la canción “Para que seas feliz”, con la Sonora Santanera y con ella logró su primer éxito. Aun en estas fechas sigue programándose en estaciones radiales que tocan este género musical.

Para 1965 el maestro Montiel pudo dejar en el olvido su rudo y riesgoso oficio de pescador para dedicarse de lleno con alma, vida y corazón a la creación musical, tenía más de 20 canciones grabadas y que se habían popularizado en las voces de Sonia López por ejemplo, como “Mi silencio”, o Yolanda y su Trío Perla Negra que le grabó “Quiero”, o la que constituyó un autentico hit musical en la voz de Magda Franco “Hambre”, canción que proyectó a la cantante tanto dentro como fuera de México. A la Intérprete cubana Blanca Rosa Gil le gustó y la grabó también, convirtiéndola en un éxito mundial.

Magda Franco – Hambre

A Vicente Fernández le gustaron sus canciones y las empezó a grabar desde los inicios de su carrera, por eso una de las cuatro primeras canciones que grabó incluía una suya: “Quién te preguntó”. Poco tiempo después hizo lo propio con “Yo quiero ser”, que es tema obligado en casi todas las presentaciones que realiza en palenques o presentaciones multitudinarias el charro de Huentitán, desde hace mas de 30 años.

Vicente Fernández – Yo quiero ser

Siguieron otras que el pueblo hizo suyas, como “Cállate”, “Un minuto de silencio”, “Porque no fui tu amigo”, “Yo quiero ser tu amante” y “Porque fuiste tú”, además bajo el pseudónimo de Roberto Monna, el maestro Montiel en coautoría compuso las canciones “Si acaso vuelves”, “El cariño que perdí” y “Es mejor decir adiós”, que fueron grandes éxitos con el grupo Los Freddys. Compuso igualmente en coautoría con Homero Aguilar las canciones “Ya no viene” y “No nos vamos a olvidar”, mismas que fueron grabadas por el grupo Bronco en su primer disco, logrando un millón de discos vendidos.

Los Freddys – Si acaso vuelves

El compositor paisano querido pudo recibir en vida una serie de reconocimientos y fue profeta en su tierra, porque la calle Once, que es de las que constituyen una de las originales de nomenclatura del viejo Guaymas, fue rebautizada con su nombre en el año 2009, cuando se le realizó un homenaje de reconocimiento por su creación musical a lo largo de más de medio siglo. En ese mismo año fue distinguido con la medalla al orgullo sonorense de parte del Gobierno de Sonora, que se otorga a personas destacadas en diferentes campos y áreas de actividad humana.

La Sociedad de Autores y Compositores de México, por su parte le hizo un reconocimiento con la presea “Trayectoria” por haber cumplido 50 años como socio activo de esa institución, en la que tuvo una activa participación al haber estado durante 15 años formando parte del consejo directivo, y donde se ganó el respeto de sus compañeros del gremio por su tenaz lucha en pro de la defensa de sus derechos.

No se sabe a ciencia cierta el total de su producción musical, pero se habla de más de 500 canciones, con más de 1000 versiones grabadas de sus temas por los más grandes cantantes de México y Latinoamérica.

En septiembre de 2011 fue hospitalizado en el IMSS de Cd. Obregón víctima de un infarto cerebral masivo, y después de ser intervenido varias veces estuvo encamado en su hogar hasta su muerte, ocurrida el 31 de enero de 2012 en su casa de Cd. Obregón.

Un detalle digno de resaltar lo constituye el hecho de que cuando Vicente Fernández se enteró estando en Chicago, de que su amigo estaba muriendo, vía telefónica trató de reanimarlo diciéndole cosas como “No te vayas Rosendo, aún te tengo que grabar mas canciones de esas bonitas que tu sabes hacer… animo!, sigue luchando que te queremos mucho tiempo entre nosotros”. Además le cantó a capela la canción “Yo quiero ser”, y Rosendo en su lecho de muerte en estado semiconsciente vibró, y con movimientos de sus manos dio muestras de haber escuchado a Vicente (dicen que el oído es el ultimo sentido que se pierde). Vale decir que esa llamada le animó a él y a sus familiares cercanos que rodeaban su lecho en las últimas horas de existencia de este eximio compositor. Q.E.P.D. ¡Bravo, Rosendo… Viva Guaymas!

 

 

* L.A.E. Jesús Manuel Corona Martínez. Colaborador






 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

2 comments on “Tono y son: De Guaymas para el mundo

  1. Muy buena reseña. Me encantó la historia. Desconocia la importancia de ese gran compositar a pesar de que muchas de sus canciones son mis preferidas. Excelente articulo. Felicidades.

    1. Que bueno que te gustó y que te haya ayudado a incrementar tu acervo musical y que tengas un paisano mas del cual presumir. Saludos y un fuerte abrazo para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *