Tono y son: Jesús Monge Ramírez

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por: Jesús M. Corona M.
Jesus_M_Corona_MSi a mediados del siglo pasado, que estaba en su apogeo la carrera del compositor del que habremos de hablar en el presente artículo, usted hubiera preguntado por Jesús Monge Ramírez, a lo mejor cuatro de cinco entrevistados no hubieran sabido a quien se refería; pero si en cambio la pregunta fuera si conocía quien era “Chucho Monge”, el resultado habría sido al revés, 4 de 5 sabrían de la exitosa carrera de este inspirado compositor.

Compararlo con los grandes de nuestro folclor como: José Alfredo, Cuco Sánchez o Tomás Méndez es reconocer y aquilatar en todo lo que representó este brillante músico en el incremento de nuestro acervo musical.

 

La Feria de las Flores

Poseedor de un talento excepcional empezó con el pié derecho su fructífera trayectoria y con “La Feria de las Flores” dio inicio a una cadena de éxitos fruto de su inspiración. Por cierto en alguna forma fue afortunado, porque esa canción fue tema de una película, y además interpretada por la máxima representante de aquella época: Lucha Reyes, llamada “La reina de la canción mexicana”; no es necesario mencionar que esta pieza fue un rotundo hit musical. Como dato curioso quiero comentarles que en un programa en vivo de la televisora del Politécnico Nacional (que me tocó presenciar) la cantante Julieta Bermejo hizo la revelación de que el nombre original iba a ser “A ver que pasa”, pero como se estrenó en la película antes mencionada se optó por cambiarle de nombre y rebautizarla con el de la cinta. Otro comentario hecho por la misma cantante fue de que Pedro Infante tuvo en la película un papel secundario y al correr de los años se convirtió en el más famoso del elenco.

Muchos conocedores hablan de que “La feria de las flores” fue su primer canción ranchera, y que la legendaria Lucha Reyes le aconsejó, sugirió y hasta rogó que hiciera canciones que reflejaran la belleza del folclor mexicano.

Cuando el torero español conocido como Manolete vino a México en 1951 pidió a un cronista taurino que escribía con el pseudónimo de “Escopeta” que le presentara al compositor de dicha pieza, y así fue como se conocieron y se hicieron grandes amigos. Manolete tomó esa canción como tema favorito que los mariachis le tocaban en todos los ruedos donde el prestigiado matador realizaba sus corridas.

Walt Disney también filmó su propia versión alrededor de este tema musical, sin embargo la película no fue posible exhibirla porque se suscitó un conflicto de intereses en virtud de que la compañía Peer Music era la dueña de los derechos de la obra de Chucho, y no dio permiso para el usufructo del nombre en la película de Disney, de todas formas esa canción fue tema de la animación “La Piñata”, contenida en la película de 1945 “Los tres caballeros” del afamado caricaturista. Entre paréntesis, la canción fue inspirada por La Feria de las Flores de la región de Huachinango, Puebla.

Disney, La Piñata

 

 

Sus inicios

Chucho Monge nació el 9 de noviembre de 1910 en Morelia, Michoacán, a escasos días del inicio de la revolución mexicana. Sus padres fueron José María Oseguera y Guadalupe Ramírez. Cuando apenas tenía 8 años su madre lo llevó a vivir a la Cd. de México, y ya desde entonces empezó a dar muestras de su talento y calidad humana al escribir acrósticos que vendía a sus compañeros de escuela para ayudar a su madre con los gastos de la casa.

En 1924 Gerardo Murillo (el famosos pintor) mejor conocido como Dr. Alt, organizó un concurso para poetas jóvenes en el que el futuro compositor participó y resultó triunfador, el premio consistía en un viaje a Europa, y su madre se negó rotundamente a darle permiso para ir, así que el Dr. Alt optó por premiar al joven Chucho con la edición de un libro con sus poemas.

A los 17 años participó en otro concurso que consistía en componer un Vals para la bella y famosa artista Ann Harding; le tocó competir nada más y nada menos que con un par de figurones: Agustín Lara y Alfonso Esparza Oteo, quien con su vals Intimo Secreto no ganó con el pero fue el que tuvo mayor aceptación por parte del público. El vals de Chucho La princesita del cuento azul obtuvo uno de los primeros lugares. Yo añadiría a esto que a esa edad atreverse a concursar de tu a tu, sin amilanarse es señal de una convicción y seguridad de su propio valor, digno de reconocimiento.

En la preparatoria aprendió a tocar la guitarra con un amigo al que apodaban el díscolo  y terminada la prepa ingresó a la escuela de Ingeniería, Mecánica y Eléctrica del ITI (hoy Politécnico), sin embargo empleaba mas tiempo en escribir poemas y musicalizarlos que en estudiar, y por ello optó por abandonar sus estudios para dedicarse de lleno a la composición musical.

Sus primeras incursiones las hizo con tangos y después con boleros,  en esa forma compuso “Al son de mi guitarra”, canción que se internacionalizó, primero en estados Unidos con el título: I’m trying to forget you y de ahí paso a Francia donde fue conocida como Ma Chanson Vibrant.

 

Tiranos del Norte – Creí

 

En 1928 Chucho ya cantaba en la XEB, y en 1931 cambió a la XEW como uno de los fundadores de esa estación. Posteriormente fue incluido en el elenco principal del programa “Noches Tapatías” en la XEQ. Su canción “Creí” en su versión grabada por los Tiranos del Norte, permaneció en las listas de Billboard durante 27 semanas, misma que vendió 200 mil copias (en una época en que apenas un 10% de la población o menos contaba con un tocadiscos. En 1934 su canción “Sacrificio” causó revuelo y era escuchada a toda hora y en todas las radios y que gustó a todo mundo en general sin importar clase social, el mismo Agustín Lara la cantaba en sus presentaciones.

 

Sonia, La única – Sacrificio

 

Sin temor a equivocarme puedo afirmar de acuerdo a los críticos de la época, que esta canción marcó el exitoso destino de este genio musical. Compuso también “Pobre corazón”, que fue un éxito con Pedro Infante, “Cartas marcadas” con Miguel Aceves Mejía y “Besando la cruz” con Lola Beltrán, que fue un clásico de Lola “la Grande”. Fueron también de su inspiración “Pa que me sirve la vida”, “Caricia y herida”, “No hay derecho” y “Sus ojitos”, sin embargo con la que va a pasar a la posteridad y que no tiene fecha de caducidad es “México lindo y querido”, y que mejor suerte pudo haber tenido de que se la grabara el “Charro cantor” Jorge Negrete, quien se encargó de popularizarla en toda América y gustó tanto que hasta Hugo Chávez la cantaba con mucha enjundia y admiración para nuestro país. Jorge Negrete fue además el primer cantante mexicano en utilizar el traje de charro en lugar de los elegantes trajes que se estilaban entonces

 

Jorge Negrete – Mexico lindo y querido

 

Podemos aseverar sin temor a equivocarnos que esta canción está considerada como un segundo himno nacional, porque enciende el nacionalismo y alienta el orgullo de ser mexicano, maxime si se escucha en el extranjero.

En 1947 nuestro personaje demandó a Agustín Lara por plagio. Al parecer la música de “María Bonita” tienen una melodía muy parecida a la de “El remero” de su autoría y que fue inspirada por los remeros de Xochimilco. Sale sobrando mencionar que fue la comidilla en el ámbito artístico y un escándalo mediático de grandes proporciones. Haciendo “de tripas corazón” y en un plan de humildad, Lara buscó un arreglo amistoso, más que uno judicial y se apersonó con Chucho diciéndole: “hermano, ¿para qué quieres fregarme en una canción que he dedicado a la mujer más bonita de México?”, eso bastó para calmar los ánimos y ceder caballerosamente a la petición.

 

José Juan – El remero

 

Chucho fue un autor muy versátil que derrochaba talento para componer música, no solo ranchera sino también boleros, foxtrot y rumba, pero además hay que agregar que de 1939 a 1943 se dedicó a musicalizar películas y como actor participar en las cintas: “Eterna mártir”, “Los bohemios” y “Cuando los hijos se van”. Además, canciones de su inspiración fueron temas de películas como: “Cartas marcadas”, “Pobre corazón”, “México lindo y querido”, “La Feria de las Flores” y “Pa’ que me sirve la vida”. Escribió también el guion musical de “La cucaracha” y “¿Qué hago con la criatura?, bohemios” y adicionalmente se dio tiempo de actuar en una pequeña temporada en el Teatro Fábregas al lado de María Luisa Zea, “Tata Nacho” y Pepe Guízar.

 

Producción musical

Hay mucha discordancia con respecto al total de su producción musical, porque mientras que la Sociedad de Autores y Compositores de México (S.A.C.M.) tiene registrados 155 temas de él, su hija Sandra declaró que son más de 300 las obras de su padre, y la Fonoteca Nacional cuenta con cerca de 400 registros sonoros de su autoría.  Hay cronistas del mundo del espectáculo que hablan de 600 temas o más. Pero no importa el número exacto, lo que vale es reconocer que fue un enamorado de México y sus costumbres, y que nos dejó un legado muy valioso e imperecedero.

chucho-monge-busto

 

 

* L.A.E. Jesús Manuel Corona Martínez. Colaborador


– PUBLICIDAD –


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *