jueves, abril 25, 2024
ColaboraciónColumnaLa perinolaOpinión

La Perinola: Sembrar justicia

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por: Álex Ramírez-Arballo
Apenas ayer se conmemoraba el Día de la Mujer y las redes sociales, como cada año, se llenaron de voces buscando que tal recordación preservara, dicen ellos, su carácter original, que es el de la búsqueda de reivindicación de derechos y el establecimiento de una sociedad auténticamente igualitaria. Estoy con quien así piense: sólo la justicia trae la paz y el desarrollo de los pueblos; cualquier otro intento de buscar un mundo en orden está necesariamente condenado al fracaso.

La desigualdad nos afecta a todos porque crea una sociedad enferma, cargada de resentimiento y frustración. Buscar la justicia nos dignifica y nos asegura un escenario vital en donde el desarrollo personal sea posible; sin ese suelo parejo un amplio sector de la población se ve condenado a una vida por debajo de las mínimas expectativas de evolución y crecimiento, y esto, como es natural, tiene como consecuencia un deterioro de las relaciones interpersonales y un empobrecimiento general del mundo.

Ser hombres y mujeres de nuestro tiempo consiste en estar atentos a estos desvíos y saber poner manos a la obra para remediar el abuso institucionalizado representado por despotismos ampliamente aceptados como el machismo, la xenofobia, el racismo y cualquiera otra de las formas del desprecio. Más allá de todo postulado teórico o político, creo que debe animarnos esto: un deseo de hacer el bien, de respetar a los demás, sobre todo a los más vulnerables, y una profunda convicción solidaria a prueba de fuego.

Nuestro más alta responsabilidad es aprender de nuestros errores históricos y educar a nuestros hijos de una manera tal que se evite repetir los actos demenciales que sin duda alguna hemos cometido en el pasado. A pesar de lo que los medios insisten día a día, me queda claro que vamos caminando en la dirección correcta y el constante crecimiento y reivindicación de las mujeres nos demuestra claramente  que vamos aprendiendo del pasado. Es mucho lo que nos falta, es verdad, pero no es poco lo que hemos logrado.

 

 

Álex Ramírez-Arballo. Doctor en literaturas hispánicas. Profesor de lengua y literatura en la Penn State University. Escritor, mentor y conferenciante. Amante del documental y de todas las formas de la no ficción. Blogger, vlogger y podcaster. www.alexramirezblog.com


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *