sábado, junio 15, 2024
ColumnaCulturaEspejo desenterradoLiteraturaOpinión

Espejo desenterrado: ¿Pensar o sentir?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Karla Valenzuela
Decía Miguel de Unamuno que hay que sentir el pensamiento y pensar el sentimiento y supongo que tenía razón. Los sentimientos también deben pensarse y razonarse hasta que sepamos bien hacia dónde nos llevan. Y, por otro lado, los pensamientos también debemos sentirlos, observar bien las reacciones que nos provocan, si nos gustan o no, para -cualquiera que sea el caso- cambiar las cosas que estamos haciendo.

En ambos sentidos, entonces, el pensar y el sentir van de la mano y pueden complementarse entre sí.

Yo estimad@ lector, me declaro una intempestiva peleadora entre mi pensamiento y mi sentimiento; siempre, como muchos, estaba en medio de las dos cosas procurando decidir lo mejor. Pero hace ya algún tiempo, me di cuenta, sin embargo, que es cuestión de hallar el equilibrio entre las dos cosas, y una vez que se encuentra, se puede decidir también el camino que debemos, ahora sí que obligatoriamente, elegir.

Y es que mientras el pensamiento nos ayuda a vislumbrar nuestras posibilidades de una manera casi científica, el sentimiento nos aporta el instinto necesario para que aquello que decidamos nos otorgue felicidad completa. Es, pues, una dualidad que -en cualquier caso- nos ofrece beneficios y éxitos.

Lo que pasó esta semana con los Cubs es un vivo ejemplo de que cuando el razonamiento y el sentimiento -la emoción en todo su esplendor- se unen, se pueden lograr grandes metas.

Claro, también depende del momento exacto que estemos viviendo, pero lo extraordinario es que, de nueva cuenta, tanto razonar como sentir no hará de una u otra manera aprovechar el tiempo que vivimos y sacarle lo mejor.

Lo cierto es que, la mayoría de las veces, nos dejamos guiar por uno o por otro, no por las dos cosas en su conjunto y de ahí, de veras, se derivan tantos males.

Nada nos cuesta probar y hacer un esfuerzo. Yo, gracias a eso, soy feliz la mayoría de mis minutos. El equilibrio cuesta, pero es por demás generoso.

 

 

*Karla Valenzuela es escritora y periodista. Es Licenciada en Letras Hispánicas y se ha especializado en Literatura Hispanoamericana. Actualmente, se dedica también a proyectos publicitarios.


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *