jueves, abril 25, 2024
ColaboraciónColumnaCulturaEntretenimientohistoriaLa ChicharraMúsicaOpiniónPersonalidadesTono y son

Tono y son: José Ángel Espinoza Aragón

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por: Jesús M. Corona M.
Jesus_M_Corona_MEl pasado 6 de noviembre de 2015 falleció a los 96 años de fructífera existencia uno de los últimos forjadores del mundo del espectáculo de México –debo confesar que desconocía que aun vivía antes del lamentable suceso-.

José Ángel era casi paisano ya que nació en Choix, Sinaloa el 2 de Octubre de 1919, y al enviudar su padre se van a vivir a Los Mochis y por consejo de uno de sus maestros de ahí se mudan a Mazatlán con la idea de seguir estudiando.

En ese lugar el carácter alegre y carismático de José Ángel le ayudó para hacer amigos y estos lo convencen a emigrar a México D.F. para realizar sus estudios de medicina, que era lo que deseaba desde chamaco; por eso en 1937 y con apenas 18 años de edad decide ir a la búsqueda de su realización profesional, pero el destino caprichoso le tenía preparada una sorpresa al joven provinciano, porque ya estando en la capital le da un giro de 180 grados a sus planes y en lugar de entrar a la escuela de medicina, decidió inscribirse en el Conservatorio Nacional de Música donde recibió la preparación teórica musical que le ayudaría años después a brillar como compositor, en una faceta de su personalidad que traía consigo, pero que no se había manifestado hasta que quizá propiciado por el ambiente de la gran urbe surgió de repente como una erupción volcánica. El caso es que habiendo tenido maestros de la categoría de Silvestre Revueltas y del famoso compositor de “Estrellita” (mundialmente famosa) Manuel M. Ponce, se afirmó su vocación por dedicarse profesionalmente a la música.

ferrusquilla

 

El hombre de las mil voces

En 1938, consiguió trabajo en la estación de radio XEQ como mandadero, pero en poco tiempo se granjeó a sus jefes que le dieron oportunidad de “pichonear” como locutor. En ese tiempo pasaban un programa llamado “Fifirefos” y por circunstancias desconocidas en una ocasión se quedó sin actores, y en un alarde de osadía el aventado norteño se comprometió a protagonizar él solo haciendo 8 voces distintas de los personajes participantes y de ahí se ganó el mote de “Ferrusquilla”, que era uno de los principales protagonistas de la obra en cuestión, y también en de “El hombre de las mil voces”.

Comentario aparte, yo recuerdo de niño haber escuchado un programa que transmitían los domingos por la noche en horario estelar por la estación XEW (La voz de América Latina desde México), que escuchábamos en Guaymas con la nitidez de una estación local, no recuerdo el nombre del programa pero el personaje principal (interpretado por José Ángel) era Don Celso Boquerones, presidente municipal del pueblo de Huipanguillo, Huip. y la temática muy socorrida eran las arengas del presidente pueblerino con el acento exagerado de un “bronco norteño” y que en ocasiones versaban sobre chismes de comadres o problemas como: “el burro de mi compadre Giliberto se metió a mi milpa” o que “mi comadre Cuca me roba los huevos de mi gallinero por las noches”… en fin, eran problemas sin chiste para provocar fuertes “dimes y diretes”; todo esto aderezado por la orquesta del lugar que oportunamente tocaba dianas, fanfarrias o cornetazos de rechazo o desaprobación.

radio

Esa banda era nada mas y nada menos que la de los Xochimilcas que con tamborazos y cornetazos desafinados ambientaban y agregaban humor a los programas.

 

El compositor

Ferrusquilla trabajó de actor de cine y le tocó alternar con Carmen Montejo, Sara García, Jorge Negrete, Arturo de Córdova entre los más importantes del cine nacional, pero también tuvo oportunidad de intervenir en películas extranjeras con Richard Burton, Anthony Quinn, Boris Karloff, John Wayne, Clint Eastwood, Dean Martin, Robert Mitchum, etc., en la mayoría de las películas realizando trabajos de doblaje, se estima que fueron alrededor de 80 cintas donde intervino.

Pedro Infante – A los amigos que tengo

 

La primera canción la compuso en la década de los 50’s y fue la de “A los amigos que tengo” teniendo la suerte de que se la grabara Pedro Infante; pienso que debió haber cierta amistad por el hecho de ser paisanos.

Pero la canción que sin lugar a dudas lo catapultó a la fama fue “Échame a mí la culpa”, misma que gustó mucho en España y se hizo tan popular por allá que, fue el tema de una película con ese mismo nombre estelarizada por Lola Flores y Miguel Aceves Mejía.

 

José Ángel Espinoza “Ferrusquilla” – Échame a mí la culpa

 

Surge después de su inspiración una pieza “El tiempo que te quede libre” que ayudó a María Dolores Pradera a darse a conocer en México, porque siendo muy popular en España, su lugar de origen, en nuestro país era una desconocida, aunque otra famosa que también la grabó fue Manoella Torres.

 

María Dolores Pradera – El tiempo que te quede libre

 

Compuso después una que proyectó a Vicente Fernández y que rápidamente se popularizó nacional e internacionalmente, nos referimos a “La ley del monte”, y otras como “Cariño nuevo” y “sufriendo a solas” entre las mas conocidas.

 

Vicente Fernández – La ley del monte

 

Reconocimiento

El maestro “Ferrusquilla” tuvo la satisfacción de recibir reconocimientos en vida, siendo en 1976 cuando en compañía de Lola Beltrán y Tito Guizar recibió la Medalla de la Paz de la ONU en Nueva York.

En 2008 recibió la distinción de Doctor Honoris Causa en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

En 2012 al cumplir 94 años de edad y 75 años de carrera fue homenajeado en el Teatro Esperanza de México D.F.

Y como habíamos consignado al principio, hace dos semanas murió a consecuencia de un derrame cerebral en la ciudad de Mazatlán cuando acababa de cumplir 96 años.

Q.E.P.D.

 

* L.A.E. Jesús Manuel Corona Martínez. Colaborador


– PUBLICIDAD –

SUM Comunicación. Somos tus ideas


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *