Tono y son: Al golpe del remo, la Barca de Guaymas

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por: Jesús M. Corona M.
Jesus_M_Corona_MEsta canción sobrada de nostalgia y melancolía me transporta al puerto tranquilo y apacible de los 50’s que era Guaymas.

Por esos años “el muro” (Malecón) me atraía mucho, sobre todo por las tardes porque me iba a contemplar las parvadas de gaviotas y pelícanos que, en competencia de zambullidas se disputaban entre ellos los peces que en gran número nadaban distraídos en las quietas aguas de la bahía, los cardúmenes de sardinas eran visibles a simple vista nadando a escasos centímetros de la superficie.

guaymas

Era común también observar a grupos de toninas (delfines) en perfecta formación haciendo evoluciones en el agua como queriendo capturar la atención de la gente que deambulaba a esas horas. Con gracia y elegancia entraban y salían sorteando las olas que rompían en la orilla.

Estas imágenes están ligadas a los acordes melódicos que popularizo Pedro Infante, “La Barca de Guaymas” y que interpretó en la película “También de dolor se canta”, donde hace el papel de un profesor pueblerino llamado Braulio Peláez y que acompaña a su hermana a la gran capital a perseguir su sueño de convertirse en una estrella de cine, cosa que no sucedió. Derrotados y ya de regreso al pueblo, en el tren de segunda, con mucho desánimo interpreta la melodía acompañado de un trío de compañeros viajantes.

Aquí vale la pena hacer la observación de que las estrofas de esa primera versión de “La Barca de Guaymas” son más elaboradas y por lo tanto más poéticas. ¿Por qué no se grabaron esas mismas en la producción comercial y su posterior difusión a través de la radio? Quiero suponer que para hacerlas más accesibles al público en general.

Al golpe del remo se agita en las olas
ligera la barca
y al ruido del agua se ahonda mi pena
y solloza mi alma.
por tantos pesares, mi amor angustiado
llorando te llama
tú te hallas muy lejos… y sola, muy sola
se encuentra mi alma.

Cansado viajero que tornas al puerto
de tierras lejanas,
¿qué extraño piloto condujo tu barca
sin vela y sin ancla?,
¿de qué región vienes, que has hecho pedazos
tus velas tan blancas?,
te fuiste cantando
y vuelves trayendo la muerte en el alma.

Yo soy el marino
que alegre de Guaymas salió una mañana,
llevando en mi barca como hábil piloto
mi dulce esperanza,
por mares ignotos mis dulces anhelos
hundió la borrasca,
por eso están rotas mis velas y traigo
la muerte en el alma.

{ estrofas omitidas }
El cielo está triste, las nubes grisáceas
las ondas retratan
también en el alma sombría y callada
la pena agiganta.

Y siguen las olas y siguen las nubes
y sigue la barca
tan solo amargura y negra tristeza
se queda en mi alma
tan solo amargura y negra tristeza
se queda en mi alma.

 

Origen

La canción durante muchos años se dio a conocer como de autor desconocido, pero cuando López Portillo fue Presidente de la República, públicamente le adjudicó la autoría de esa bella pieza a José López Portillo y Weber, su padre.

Lo que me hace ruido es el hecho de que “JOLOPO” presumía a sus ancestros como originarios de la región de Caparroso en España y asumo que ni en sueños supieron de la existencia de Guaymas, a menos de que se hubieron puesto a hojear el tomo de la “G” de la Enciclopedia Espasa-Calpe (española) y que con 100 volúmenes o mas (bastantes gruesos por cierto) y aunque usted no lo crea le dedica media página a Guaymas (con foto y todo), con datos de aquellos años y que yo por curiosidad encontré en 1956 en la biblioteca del museo.

El hecho es que al señor le gustó la canción y se la interpretaban a lo largo y ancho del país, y además fue grabada, cantada y tocada por infinidad de cantantes de todos los géneros y conjuntos musicales que en forma por demás “cortesana” buscaban congraciarse con este personaje que prometió defender el peso como un perro y ya ven lo que pasó.

El caso es que debido a esa circunstancia, la multicitada canción pasó a ser una de las más grabadas de la historia discográfica de México.

 

Curiosidades

Comentario aparte, en la película de la que hablamos, el gran ídolo del pueblo -y casi paisano- Pedro Infante nos muestra una faceta que no explotó a lo largo de su carrera (solo en la película “Escuela de Vagabundos”), la de imitador. En la película logra hacer una estupenda interpretación parodiando a Tito Guizar, Emilio Tuero y a Pedro Vargas, con el que cantó a dueto “La Negra Noche” y el resultado fue haber acoplado uno de los mejores duetos de toda la historia musical mexicana.

 

* L.A.E. Jesús Manuel Corona Martínez. Colaborador

 

 


– PUBLICIDAD –

SUM Comunicación. Somos tus ideas


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Un comentario en "Tono y son: Al golpe del remo, la Barca de Guaymas"

  • el 19 octubre, 2022 a las 10:40 pm
    Enlace permanente

    Agradezco a Don Jesús Corona la aclaración que hace de la canción La barca de Guaymas o el barquero de Guaymas. Es importante estas explicaciones para no quedar con dudas de las estrofas que salen en la película También de dolor se canta y la canción: La barca de Guaymas por separado.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *