Celuloide: Héroes del combate o del mortal silencio

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixTe he dicho que no mires atrás, porque el cielo no es tuyoHéroes: Silencio y rock & roll se llama el documental dirigido por Alexis Morante estrenado apenas hace unos días en la plataforma Netflix. Desde sus primeros días en Zaragoza el héroe de leyenda pertenece al sueño de un destino. El filme nos remonta a la época de las primeras presentaciones, grabaciones, giras, la resistencia de la banda a dejar la provincia para ir a Madrid entre otras luchas.

Mortal Kombat es una película norteamericana dirigida por Simon McQuoid que acaba de ser estrenada en México. La película se recarga bastante en el peso de los personajes de Sub Zero y Scorpion. Nos remontamos al Japón del siglo XVII los asesinos de Bi-Han intentan acabar con el clan rival encabezado por Hanzo Hasashi. Con este género de películas es sencillo ubicarse como crítico y afirmar que es un churro más dirigido al público adolescente (aclaro que en México la clasificaron R), pero hay que tratar de ser lo más objetivo posibles y argumentar lo bueno y lo malo de la película.

Enrique Bunbury vocalista y guitarra rítmica, Juan Valdivia guitarra y voz, Joaquín Cardiel bajista y Pedro Andreu batería. A mediados de los ochentas cuando la movida madrileña se encontraba en su apogeo, esta banda de Zaragoza se construía y se reinventaba a sí misma en una industria musical dominada por el pop y el rock en inglés y por fin he encontrado el camino que ha de guiar mis pasos. Así como Soda Stereo desde Argentina o Caifanes desde México las letras de los héroes eran esenciales, estas contenían algo de misterio y un toque de poesía que recordaba a los malditos como Charles Baudelaire. En cuanto a la música o imagen recordaban un poco a los Doors otro más a The Cult o hasta a Led Zepellin.

Lo primero que llamó mi atención de Mortal Kombat es que está muy influenciada por “la era de las artes marciales mixtas”, uno de los personajes principales pelea en el octágono y algunas de los escenarios principales de peleas se desarrollan dentro de la jaula. Contrataron a muy buenos coreógrafos pero el riesgo es precisamente ese que las peleas se ven demasiado coreografiadas como un baile donde todo está muy bien coordinado pero que resulta poco realista. Los Dioses antiguos, los guerreros de la tierra, protegidos por Raiden, los villanos encabezados por el devorador de almas Shang Tsung. Están todos los elementos para darles vida a los personajes típicos como Liu Kang, Johnny Cage, Kung Lao, Kitana, Baraka, Sonya, Goro y ponerlos a competir en un torneo, el tema es que nunca vemos dicha competencia.

A inicios de los noventas el productor Phil Manzanera lo redescubrió y grabarían junto a él Senderos de traición, álbum del cual se desprenden canciones como: Maldito duende, Entre dos tierras, Con nombre de guerra entre otras. En esa etapa los héroes demostrarían por qué se aferraban a cantar rock en español y conquistarían países como Alemania, Bélgica, Suiza y Francia. Nosotros en el norte de México a mediados de los noventas no podíamos ir algún bar en donde no sonará el eco de la guitarra de Entre dos tierras o donde algún vocalista fingiera la voz para sonar mitad Morrison mitad Bunbury para repetir el estribillo: He oído que la noche, es toda magia… Mortal Kombat recomendada para los fans del video juego aunque los guionistas y el director experimentan con personajes que llevan a otras direcciones, algunas buenas coreografías, buenos efectos pero quedando a deber en muchos sentidos. Respecto al documental sobre Héroes del silencio no les adelantaré si fue el ego de Bunbury o de Juan o de Pedro o la muerte de su road manager o la del hermano de Enrique lo que terminaría con su historia. Lo que si voy a hacer es recomendar el documental para todos los que crecimos escuchando a la famosa banda española y cuyas canciones forman parte de la banda sonora de nuestras vidas y si no que le pregunten al Choby por la interpretación psicoanalítica de: amanecí con los puños bien cerrados y la rabia insolente de mi juventud.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *