La Policía Energética: Evaluación Comparativa ¿Qué hacen otros países en cuestión de Energía?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Ana Sotomayor
Ana SotomayorBienvenidos de nuevo. La semana pasada cómo funcionará y la energía que necesitará para su construcción y operación el famoso Tren maya. Aún quedan muchas dudas y ya existen muchas teorías, pero no hemos visto un verdadero plan estratégico para ello.

Hoy quiero hablarles de cómo estamos en comparación con otros países. Esto nos dará la perspectiva de hacia dónde van las tendencias mundiales y cómo se ve el plan de desarrollo en México en todo lo que respecta a Energía.

Para comenzar hablemos de una noticia muy interesante que salió hace un par de días: Exxon Mobil salió del Dow Jones. Pero, ¿qué significa eso?

Antes que nada, Exxon Mobil durante mucho tiempo fue la petrolera más grande del mundo que cotizaba en bolsa. Descendiente de las empresas Rockefeller, estaba en la cima del mundo. Exxon Mobil fue el gigante de utilidades, inversiones y valor; sus acciones eran referencia en el mundo bursátil y, desde 1928 hasta el 25 de Agosto de este 2020, perteneció al Dow Jones, un indicador de la bolsa de valores, que muestra las 30 acciones más cotizadas. Su salida refleja una tendencia global en la industria del petróleo. Desde hace algunos años las compañías petroleras han comenzado a disminuir sus inversiones en rubros como exploración y explotación, enfocándose en la optimización de operaciones y disminución de costos; incluso hay algunas como British Petroleum, que comienzan a buscar posicionarse como empresas de Energía, ya no petroleras, invirtiendo en otras fuentes de generación de energía.

Claro que este fenómeno se ha agudizado con la pandemia; un mundo que de pronto disminuyó la movilidad al máximo no requiere tanto de combustibles como de tecnología para seguir funcionando. No implica un corte en el corto plazo, pero si una tendencia a la transición energética.

En lo que a electricidad se refiere, los países del mundo entero avanzan hacia la descarbonización. En el llamado “Acuerdo de París” sobre cambio climático, 96 países se comprometieron a la disminución de sus emisiones de gases de efecto invernadero, y con ese compromiso han surgido enormes esfuerzos para impulsar las energías limpias. Los países de primer mundo no sólo han invertido en la transición energética en su territorio, sino que han aportado financiamiento a países en vías de desarrollo para generar energía más limpia a nivel global. Así, los gobiernos alrededor del mundo, buscan entregar energía suficiente para el crecimiento económico pero disminuyendo el impacto en el medio ambiente.

China, Estados Unidos y muchos países de Europa y Asia, buscan reemplazar los combustibles “sucios” como carbón, diesel y combustóleo, por Gas Natural que tiene hasta 60% menos emisiones. Esto es un buen inicio, pero muchos más han aprovechado en invertir en energías renovables; aprovechando que las tecnologías son cada vez más accesibles. Así, países tan disímiles como Islandia, Noruega, Kenia, Uruguay, Suecia, China y el Reino Unido son los que producen, en mayor porcentaje, su energía con fuentes limpias, aprovechando la fuerza del agua, del viento, del sol y la energía térmica para producir electricidad.

Otros países como Japón, han invertido en tecnologías que les permiten disminuir emisiones incluso con la termo generación de electricidad. Ahí tienen plantas de incineración de basura en cada municipalidad que les permiten generar energía prácticamente sin emisiones. Existe una planta prototipo de generación a base de carbón donde han logrado, con grandes inversiones en tecnología para gasificación del combustible y captura de carbono, que sus emisiones sean imperceptibles.

Por último, la utilización del hidrógeno como combustible es una de las tendencias más fuertes. Globalmente existen esfuerzos para utilizarlo en la generación de electricidad, pero también para todos los medios de transporte. Si bien es un combustible muy explosivo y aún complicado de generar y almacenar de manera segura, muchos expertos en el tema, lo consideran el futuro de la energía, sobre todo porque lo que genera, como residuo de la combustión, es agua.

Ahora veamos los planes estratégicos en México. Según el Programa Sectorial de Energía 2020-2024 México busca fortalecer a las empresas productivas del Estado mexicano como garantes de la seguridad y soberanía energética.

  • En materia de hidrocarburos, el Programa establece aumentar la inversión en las actividades de exploración y producción de Pemex.
  • En cuando a Diesel, se aprobó excluir a la zona bajío-centro del país de la norma oficial mexicana de contenido de azufre para ese combustible, permitiendo su uso en transporte con un contenido de más del 3000% por arriba de la NOM, con el objeto de garantizar el suministro confiable de diésel en la región.
  • En generación de energía eléctrica se decidió aprovechar el combustóleo para la generación eléctrica, con la aplicación de tecnologías de reducción de emisiones y reducción de azufre, que haga posible la utilización de infraestructura existente.
  • Además CFE planea la construcción de 5 plantas de generación de energía eléctrica, de las cuales 4 son Ciclo Combinado a Gas natural y la otra a Diesel.

Con lo anterior me abstendré de opinar. Estoy impactada, les debo confesar que durante la investigación para esta columna me enteré de la exclusión de la norma para la zona bajío-centro, una zona que de por sí tiene altas concentraciones de azufre. Les dejo una imagen de esa zona, donde la NASA monitorea la presencia de Dióxido de Azufre. El rojo es la más alta concentración.

Policía Energética

De nuevo terminaré diciendo que nos corresponde a todos poner nuestra gota para crear la ola verde, aprendiendo a valorar y cuidar lo que la naturaleza nos proporciona pero además, como ciudadanos vigilando y exigiendo que se establezcan las condiciones adecuadas para que tener acceso a energías limpias y asequibles.

Me despido por ahora y espero que sus comentarios, les dejo mi correo Sotomayor.anam@gmail.com.

Gracias a La Chicharra y hasta la próxima semana.

 

Ana Sotomayor es graduada en Administración de empresa y candidata a maestría en Sustentabilidad (si todo sale bien). Su experiencia profesional incluye proyectos de eficiencia energética y energías renovables, y es una hábil profesional en el sector de la administración de la energía. Sus habilidades incluyen el identificar, evaluar y presentar de una manera entendible las oportunidades en el uso eficiente de la energía y sus aplicaciones. Tiene experiencia en servicios de consultoría de sustentabilidad y ha presentado soluciones y programas eficaces de manejo eficiente de la energía para distintos clientes incluyendo el sector privado, y gobiernos estatales y municipales. Actualmente tiene su propia firma de consultoría dedicada a la realización de auditorías energéticas, perfiles de consumo de energía, capacitación y trámites para la participación en el Mercado Eléctrico Mayorista. Su experiencia anterior incluye puestos administrativos y financieros en industrias medianas.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *