La Perinola: ¿Nos estamos volviendo locos?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Álex Ramírez-Arballo
Hay un pecado mortal cuando tratamos de dialogar con los demás: no tener las ideas claras. Se trata de un mal bastante extendido; basta asomarse al mundo virtual para encontrarnos a “expertos” en todo que sin pudor alguno levantan la voz porque sienten en ello una obligación. Las consecuencias de estos disparates resultan obvias: la proliferación del ruido, el sinsentido, el absurdo. Uno debe tener la humildad suficiente para reconocer las enormes carencias de información que todos, absolutamente todos tenemos; pero no solamente es la disposición a disertar desde la ignorancia sino que lejos de ser una mera reflexión abierta, lo más común es encontrarnos con personas que aleccionan desde su púlpito, tratando de imponerles a los demás sus propias y dolorosas ocurrencias.

Esto no es nuevo, esto ha pasado desde que el mundo es mundo, lo que sucede es que las nuevas tecnologías lo han amplificado de manera exponencial. Es tan común que se ha vuelto invisible, lo hemos terminado por aceptar como una realidad que no puede cuestionarse de ningún modo, como el sol, la lluvia o la ley de la gravedad.




El diálogo en el que yo creo repara en las formas que utilizamos para hablar con los demás, reconoce nuestras limitaciones, se abre a las opiniones ajenas pero es asertivo, es decir, no rehúye lo que yo considero un altísimo deber moral e intelectual, que es el de tomar partido con toda claridad, determinando cuáles son los límites de aquello que consideramos verdadero. Para mí el dialogarno es un mero ejercicio retórico en el que las personas hablan por hablar, sino que aspira a poner en claro ciertas cosas, sin dejar de reconocer que la experiencia del mundo es variada y que es imposible beberse el mar de un solo trago. Esta disposición al encuentro con los demás, mezcla de humildad y entereza es lo que promuevo siempre entre mis alumnos y de cara a mis lectores o gente que me escucha mientras hablo.

Me gusta creer que soy experto en mí mismo, que tengo mis dos o tres ideas claras y que, sobre todo, cuando se trata de hablar con alguien más busco hacerlo desde la honestidad y lo más lejos posible de la arrogancia. No sé si lo consigo, pero lo busco, y esa búsqueda me basta.




 

 

Álex Ramírez-Arballo. Doctor en literaturas hispánicas. Profesor de lengua y literatura en la Penn State University. Escritor, mentor y conferenciante. Amante del documental y de todas las formas de la no ficción. Blogger, vlogger y podcaster. www.alexramirezblog.com


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *