Los azulejos amarillos

De mente abierta y lengua grande: Los azulejos amarillos

Una barra de cemento rodea tres paredes de la cocina, debajo del muro horizontal se dispone un espacio para insertar los mubles que almacenarán sartenes, ollas, jarrillas, latas de sardinas, endiabladas, bolsas con chiles secos y contenedores llenos de harina y azúcar. En la pared de la derecha hay una ventana grande que llena de luz y oxígeno el lugar de inspiraciones cotidianas, del quehacer principal de la casa: cocinar.