Ludibria: Guillermo Sheridan, Toda una vida estaría conmigo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por Ramón I. Martínez
Ramón I. Martínez. La ChicharraIronía, sarcasmo, parodia, juegos entre ficción y no ficción se dan la mano en la recopilación de ensayos autobiográficos de Guillermo Sheridan, Toda una vida estaría conmigo. Desde el título resulta paródico, pues existe un conocido bolero que en uno de sus versos declara “Toda una vida me estaría contigo”. Se pasa del tú lírico al yo ficcional que construye una serie de situaciones, que, verdades o no, reconstruyen episodios de la vida del autor, de sus obsesiones, de sus viajes, la literatura, su “amor/odio a la Ciudad de México”, “la extraña geografía del cuerpo” y su aversión a los dictadores.

“Reúne este librito algunos escritos inéditos y otros que se las agenciaron para figurar en periódicos, revistas y blogs.” Son textos que refieren a la infancia, juventud y madurez del autor. Nos dice el autor: “Los he acomodado en cierto orden cronológico y temático y he aliñado el estilo: La verdad de lo que cuentan –aunque se entiende que no me consta– ya no puede ser tocada.” Esto nos recuerda la máxima de “publicar para dejar de corregir”, atribuida a Borges. Sheridan así lo da a entender: ya no puede ser tocada.




Confiesa el autor que cuando joven pensó en escribir unas memorias, pero no alcanzó a hacerlo y estos ensayos-crónicas son lo más cerca que estará de tal proyecto. Aunque ciertamente Sheridan no alcanza los 70 años, parece ser que ya se resignó a no escribir sus memorias.

De cualquier modo, estos textos son bastante cercanos a unas memorias poliédricas, que abarca diversas facetas de la vida y reflexión del autor. Nos habla por ejemplo del génesis de la hasta ahora única novela de Sheridan, El dedo de oro, que este año ha cumplido 21 años sin perder vigencia, aunque algunos de los personajes que la inspiraron ya han muerto. Novela fársica escrita en Inglaterra durante una estancia del autor en la isla, refleja el caciquismo, el entreguismo, la simulación que ha padecido y al parecer seguirá padeciendo nuestro país.




Los textos aquí reunidos no sólo muestran la evolución del de la voz, sino la evolución del país, a la par que el árbol genealógico a partir de la sinécdoque de algunos parientes ilustres. El libro está dividido en secciones siguiendo parcialmente con la metáfora de la vida como un día: I. Tempranito, II. Por ahí del mediodía, III. En horas de oficina, IV. Pues en la tardecita, V. Sobremesa (con mantel que huele a pólvora) VI. Hora del cafecito, VII. Paseo de la tarde, VIII. Por ahí por la nochecita, IX. Sueños eróticos, X. Pesadillas.

Simplemente deliciosos, estos ensayos son una invitación a redescubrir los propios demonios y los propios sueños.



*Ramón I. Martínez (Hermosillo, 1971) Maestro en Letras Mexicanas por la UNAM, profesor a nivel bachillerato en el Distrito Federal. Ha publicado Cuerpo breve (IPN-Fundación RAF, 2009). Cursa el doctorado en Humanidades en la UAM-Iztapalapa.


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *