Mamborock: Saudade Abigael Bohórquez

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por Carlos Sánchez
Caborca es el inicio. La poesía es consecuencia. La dramaturgia: vocación.

Abigael Bohórquez hace ya veintidós años que murió de un infarto masivo. En la capital del estado. Murió como mueren los poetas. Punto final y ya.

Caborca es la tierra donde el aeda nació, en 1937. Caborca es ahora el espacio donde recordarle, donde decir la trascendencia de su palabra, donde evocar y poner su obra ante espectadores. Aquí, en Casa de la Cultura que también lleva su nombre: Abigael Bohórquez.

Gerardo Bustamante es investigador, y desde hace un buen de años anda el mundo con la poesía de Abigael como estandarte. La dramaturgia: ídem. Hoy que es preciso, como siempre, viaja desde la Ciudad de México, donde radica y funge como maestro de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) hasta la perla del desierto.




Viene con la pasión inscrita en la voz, esa pasión que le despierta el legado de Abigael. Viene, desde allá, para abrir el libro Dramaturgia Reunida, que él mismo compiló y publicó en editorial UACM. Gerardo en escena quita el celofán que guarda la pulcritud del ejemplar, lo muestra, ante alumnos de Universidad de Sonora y público en general. Los caborquenses enterándose de la existencia del poeta.

“Qué interesante saber de este escritor, ahora que ando en búsqueda de libros, y más interesante saber que nació aquí, que era de aquí”, acotará una estudiante cuando ya se ejerza el intercambio de palabras, a la hora en que ya es conversación para eliminar los discursos dictatoriales, las verdades implacables.

Gerardo Bustamante, extrae de su chistera, como siempre, un documental sobre Abigael Bohórquez, de manufactura humilde, “Porque no soy documentalista, ni cineasta, esto lo hice con los recursos que he tenido”, acota Gerardo.

No obstante, la advertencia-aclaración, en la proyección del documental donde Chabela Vargas canta y canta, nos enteramos de esa etapa dramática, y toral, en la carrera de Abigael Bohórquez, de cuando se fue a vivir a Milpa Alta, al lado de su madre doña Sofía Bojórquez García. El registro del paso por la vida de Abigael, desde el trabajo de investigación, documentos y testimonios, resultan ser una joya para quienes nos interesamos en el apellido Bohórquez.

Antes, Gerardo Bustamante, desmenuzó el contenido de Dramaturgia Reunida. Las virtudes en las obras, lo vanguardista que resultan ser los textos, las complejidades requeridas para sus posibles montajes. Y la poesía que habita en los diálogos. Nada fácil, nada frecuente en la construcción dramática.




La emoción se vuelca si las imágenes nos envuelven de añoranza. Abigael Joven, Abigael vital, Bohórquez una y otra vez desde su voz en un ensayo de lectura y conversación (la simulación de una conversación telefónica). El documental con un look por demás nostálgico donde todo sabe a pasión y resistencia. La necia razón de ser a través de la poesía.

Lo que subyace en el documental duele también. Hurgar en los motivos, intentar entender por qué Bohórquez tuvo que abandonar su tierra, la tribu Bohórquiana, ir hacia allá, Milpa Alta.

Pero también los aciertos del vate en ese espacio que lo adoptó: la escuela que fundó y legó a los milpaltenses. El venero constante en la voz de sus alumnos, sus amigos quienes testimonian la grandeza del poeta.




En este documental nos enteramos de las capacidades del aeda, la facilidad de entregarse, la afinidad con el otro. Un puño de trigo en sus manos, los versos para repartirlos. Herramientas desde la lectura, la poesía, el trazar los caminos para el ejercicio literario. Desde la humildad de su casa, donde en la cocina la voz de Sofía madre de Bohórquez, siempre jugaba a ser canto. Una casa de puertas abiertas, con la palabra siempre dispuesta a mostrar lo que es la vida, el vivir.

Gerardo Bustamante, una vez más, rubrica la importancia del poeta oriundo de Caborca. Y es aquí, en tierra agreste, donde la poesía cobra vigencia, donde la dramaturgia, una vez más nos dice que hace veintidós años murió Abigael. De un infarto masivo, como mueren los poetas.

Noche esta para celebrar con lectura. Con el documental hecho desde la pasión.




 

http://mamborock.mx


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *