La Perinola: El mundo en el aula

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por Álex Ramírez-Arballo
Estoy a punto de comenzar un semestre más, un año más como profesor. Lo he venido haciendo desde el año 2000 y tengo que reconocer que no he cosechado más que satisfacciones. Estoy lejos de alcanzar la excelencia que busco dentro de un aula, pero seguro que algo he avanzado y, lo más importante, he conseguido transformarme con base en el contacto directo con miles de muchachos a quienes he tenido la dicha de acompañar.

Hay algo que se repite constantemente por todos lados: “Los jóvenes no saben lo que quieren y ya no son lo que eran antes”. Yo creo que eso es mentira. Creo que los muchachos, como cualquier ser humano, son personas que buscan encontrar un sitio en la vida y que utilizan los códigos y las herramientas propias de su tiempo, como ha sucedido desde que el mundo es mundo. La efebifobia, que tal es el nombre que recibe el menosprecio a los jóvenes, no es sino la seña de identidad de una sociedad que tiene miedo al cambio y busca preservar los privilegios de los más fuertes.




La tarea que las nuevas generaciones tienen enfrente es enorme, y creo que no es exagerado si digo que tienen la misión de salvar el planeta. Les hemos heredado una realidad caótica, marcada por el abuso constante que impone una economía determinada por el lucro exhaustivo como único incentivo. Tendrán que colocar la tecnología en su sitio y recuperar la noción de dignidad humana, que se ha perdido como parte de un menosprecio sistemático de esta cultura de lo intrascendente en que seguimos inmersos. No tengo la menor duda de que sabrán hacer su tarea, y lo harán mucho mejor de lo que sus antepasados lo hicieron.

Siempre estaré del lado de los jóvenes, porque los conozco muy bien y porque sé que son siempre ellos los promotores de las transformaciones más urgentes que nuestro mundo requiere. Claro está, me he ido haciendo viejo, lo que me da el privilegio de la experiencia, pero lucho todos los días, y créanme que lo hago, por no perder nunca la frescura de alma necesaria para mirar con asombro la maravilla diaria de la existencia.




 

 

Álex Ramírez-Arballo. Doctor en literaturas hispánicas. Profesor de lengua y literatura en la Penn State University. Escritor, mentor y conferenciante. Amante del documental y de todas las formas de la no ficción. Blogger, vlogger y podcaster. www.alexramirezblog.com


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *