Espejo desenterrado: ¿Dónde estaba el 5 de junio de 2009?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Karla Valenzuela
¿Usted recuerda dónde estaba a la hora y el día en el que sucedió el incendio de la Guardería ABC, aquí en Hermosillo? Yo creo que todos recordaremos qué estábamos haciendo y en qué lugar cuando la noticia comenzó a circular.

Más aún, siempre recordaremos a los 49 niños que fallecieron ese 5 de junio y, claro, también a todos los que quedaron –para siempre- con secuelas por las quemaduras, tanto en su cuerpo como en su alma.

De hecho, creo que todos los que vivimos – algunos de cerca, otros de lejos- la tragedia, quedaremos marcados para siempre desde ese día.

“Recuerdo ese día como cada día, con una manita diciéndome adiós y su gran sonrisa de travieso y con mucha nostalgia, extraño mucho a mi hijo, de repente se me vuelca el corazón y es un dolor inexplicable, es desgarrarse el alma”, me dijo un día Juanita Luna, mamá de uno de los niños que perecieron en el incendio.

Y es que creo que, aunque justicia verdadera hubiera, no hay nada que pueda calmar el dolor de la ausencia de un hijo, menos en esas condiciones.

Decía Cicerón que “la justicia es absolutamente nula si no se encuentra en la naturaleza”, y debe ser cierto. Sólo hay casos, como éste, en que además de que parece totalmente nula, parece también que no habrá nunca un castigo justo, ni un castigado que realmente pueda darnos paz en este tema.

Ya van ocho años desde esa hora de la siesta que hizo que todos quedáramos despiertos por días enteros y que, por ende, nuestros sueños de una vida feliz se vislumbraran, de veras, como algo inalcanzable.

De entonces hasta ahora no ha pasado mucho y ha sucedido tanto. Quisiera pensar que nosotros, los que éramos entonces, ya no somos los mismos y sabemos –por las malas- lo que nos duele y lo manifestamos, como debe ser.

Quisiera creer que nuestra sociedad ha cambiado y que ahora somos más conscientes de lo que queremos para los nuestros y para nosotros mismos, para los que vendrán después.

Se han hecho ya muchas cosas en cuestión de legislación, por ejemplo, en el caso de las guarderías y el cuidado de los niños, pero aún falta que se lleven a cabo en la práctica con la responsabilidad que amerita tener las vidas de infantes a cargo.

Hay, ciertamente, vigilancia exhaustiva por asociaciones creadas por los mismos padres de la Guardería ABC para que no suceda de nuevo una terrorífica historia como ésta, pero la vigilancia la debemos tener todos, hasta los padres de familia que diariamente dejan a sus hijos en guardería, y a los que no tenemos hijos en guardería, a todos, infinitamente.

Sólo así se podrá apenas lograr algo de paz: haciendo un trabajo conjunto para que no pasen estas cosas jamás.

Ya son ocho años. ¿Dónde estaba usted cuándo paso lo de la Guardería ABC? ¿dónde está ahora? ¿qué pensaba antes y qué piensa hoy? Si algo hemos de sacar de este dolor, que sea la fuerza para procurar una mejor sociedad, todos los día y siempre, para que no haya tanta soledad e importancia juntas, para que no haya un #ABCNuncaMás.

 

*Karla Valenzuela es escritora y periodista. Es Licenciada en Letras Hispánicas y se ha especializado en Literatura Hispanoamericana. Actualmente, se dedica también a proyectos publicitarios.


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Espejo desenterrado: ¿Dónde estaba el 5 de junio de 2009?

  1. Jamás he leído un reporte serio del caso, después de la investigación. Algo detallado así como la novela de Truman capote. ¿Existe un escrito así?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *