Espejo desenterrado: ¿Y usted… qué hacía antes de las Fiestas del Pitic?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Karla Valenzuela
Hace unos cuantos años, el profesor Jesús Antonio Villa llegó a la escuela de Letras y me dijo: “Como acaba de ser tu cumpleaños, aquí está tu regalo”. Era un boleto para ver a Joan Manuel Serrat, quien se presentaría en Hermosillo para inaugurar el Gimnasio Universitario. Ése, sin temor a exagerar, ha sido –por mucho- uno de los mejores conciertos a los que he asistido en esta capital.

También, claro, está el de Ana Belén y Víctor Manuel, también en las afueras del mismo recinto, en pleno estacionamiento.

La lista, en general, es muy corta. Ha habido en la Ciudad del Sol muchos conciertos, sobre todo últimamente, pero recuerdo con nostalgia unos cuanto que, de veras, han sido motivadores.

¿Cómo olvidar, por ejemplo, una presentación de mi gran Óscar Chávez, o del benévolo Luis Eduardo Aute?  Lo esencial es que han sido buenos y –lo mejor- han sido gratuitos. Y sí, ésas primeras gestiones para traer artistas y presentarse gratis en espacios públicos fue algo que impulsó la Universidad de Sonora y que, luego, fue retomado para eventos de gran magnitud como las Fiestas del Pitic.

Desde ayer, se lleva a cabo el ahora Festival y, al parecer, la convocatoria rendirá frutos.

Variedad de artistas, mezcla de puntos de vista, de culturas y oportunidades para que todos apreciemos cualquier género musical y casi cualquier manifestación artística no se hacen esperar.

Siempre habrá críticas, unas constructivas y otras no tanto, sobre la selección de artistas; de hecho, yo hubiera procurado un poco de balance en las presentaciones. Traer a gente como Les Luthiers, por ejemplo, o al Cuarteto de Nos –unos creativos excepcionales- no resulta más costoso acaso que traer a Fito Páez, como fue el caso ya, y son gente que se mantiene vigente y que verdaderamente están al día aunque ya tienen años trabajando en la música.

De veras, la clave está en el equilibrio y no tanto en lo que se gasta para traer a artistas de mayor o menor escala. 

Aún así, hay que agradecer el esfuerzo por traer a Rock of Legends y también a los valores de la música de rock en español.  Hay que agradecer las exposiciones aquí o allá y el teatro, el apoyo a las formas de expresión local y la preocupación por darle algo de cultura a los jóvenes. Al final, hay gente que –luego de 15 años- nació con el Festival del Pitic y cree que siempre hubo esta clase de eventos en Hermosillo.

La verdad no era así y, aunque ha tenido sus altibajos, el Festival llegó para quedarse y ojalá siga así siempre.

 

*Karla Valenzuela es escritora y periodista. Es Licenciada en Letras Hispánicas y se ha especializado en Literatura Hispanoamericana. Actualmente, se dedica también a proyectos publicitarios.


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Espejo desenterrado: ¿Y usted… qué hacía antes de las Fiestas del Pitic?

  1. Hola Karlira como profesional de las letras tus gustos se inclinan al genero que contiene un mensaje en sus letras, por mi parte prefiero la música per se, que aquella que subordina la música a la letra, es decir, incluso prefiero la música instrumental, así que Fito Paez vs Les Luthiers, no deberían de ser excluyentes dos géneros diferentes, pero recuerdo el concierto de Earth, Wind and Fire, lo prefiero a la de que se yo, Oscar Chavez. bueno, en gustos se rompen géneros, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *