Los Topos salen a la luz

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Este próximo 25 de febrero presentarán su nuevo material “Fundillazo”, en exclusiva, en la Casa de las Ritas.

 

Por Karla Valenzuela
Siempre alegres, creativos y por demás bromistas, “Topos” parecen ser felices con lo que hacen: reunirse para tocar y pasar un rato agradable.

Le deben su nombre a que uno de los integrantes tiene de apodo “El topo”,  y así se les ha conocido desde que empezaron, así les comenzó a decir la gente y así se les quedó.

La primera alineación la conformaron Genaro Navarrete “El Topo”, en la guitarra y un primo de él, Luis Sánchez.

Tiempo después entró Jorge Leyva, “El Bolas” en la batería y, como todo iba bien, invitaron a Juan Pedro Navarro, alias “El Malva”, en el bajo, No había vocalista en ese entonces. Era el 2009.

“La música se les hacía muy rara, muy difícil de meterle voz”.

Ya para 2011, contactaron a Pablo Santacruz, con quien tanto el bajista como el baterista, ya habían trabajado en  grupos versátiles, y se acopló bien al concepto que traían ya “Topos”. Su influencia un tanto rapera, hiphopera, le supo dar el giro necesario a las rolas del grupo.

 

Encuentran lo que siembre habían buscado

Antes, siempre habían batallado –dice “El Bolas”-, con los guitarristas líderes.  Orlando Tapia, catalogado por el grupo como un excelente guitarrista, rabioso y apasionado, estuvo en los “Topos”, pero por cuestiones personales salió de la agrupación y de nueva cuenta se quedaron sin guitarrista líder.

 

“Pero nos cayó un viejo amigo, conocido de toda la vida, Asdrúbal Pérez, que a nosotros nos gustó primero él a nosotros, cuando lo vimos en el FAOT al tocar con Víctimas; nos gustó, nos movió el tapete y le hicimos la invitación y aunque al principio se rehusaba, no sé si por no querer un compromiso, también lo conquistó la música de los Topos”, explica Jorge.

“Yo, con él, estoy agradecido con la vida y contentísimo porque, a final de  cuentas es lo que Topos estaba buscando”, reitera.

Tras su llegada, Asdrúbal dice que nunca pensó que no iban a querer que se quedara, sin embargo, poco a poco se fue sintiendo parte de Topos.

“Yo primero traté de llenar los zapatos de quienes me precedían y de cumplir con las expectativas que ellos tenían de mí;  puedo decir que he tenido buenas experiencias en otros grupos, pero siento que se necesita ser un poquito maduros, un tanto responsables y no es fácil, pero en Topos todos jalamos igual, aunque El Bolas es el que más insiste, pero en realidad todos sabemos que hay que estar en los ensayos y aquí estamos, en medio de un buen ambiente”,  sonríe al decirlo, Asdrúbal.

 

Si les gusta el rock, les gustará este grupo

La música de Topos no puede catalogarse en un solo género –y a las pruebas se remite-, sólo basta escucharlos.

“En Topos hay muchos gustos, y lo que sale es de todos, yo digo que es un rock metal, y al público le diría que si le gusta el rock, le va a gustar los Topos, porque es un grupo que puede satisfacer los gustos de cualquiera”, expresa “El Malva”.

“Es como un taller, aquí hacemos la música todos, no hay un líder, es algo muy libre, y todos ponen su granito de arena, y es lo que hace que Topos suene tan diferente a cualquier grupo y a la vez tan sólido, se combinan muchos gustos”,  secunda “El Bolas”.

Aunque las mayoría de las composiciones vienen de Genaro, todos han puesto parte de sus ideas para complementar o para crear las rolas.

“Los pocos momentos que tengo para crear, pienso en cualquier base, empiezo con una sencilla y ellos hacen “gorda” la canción”,  apunta Genaro, el “Topo”.

Al momento,  tienen sólo una producción que se titula “Dementes”( 2012) y está en proceso a salir su nuevo material,  ya casi está listo, y es probable que este año salga a la luz.

“Las letras de Topos hablan mucho del presente y de lo que estamos viviendo los mexicanos; hay crítica hacia al gobierno y también hay mucho cotorreo conjugado con lo que tiene  una persona normal que aguantar y hasta dónde puedes llegar; siempre hay una barrera que no te deja seguir y eso es lo que queremos romper con nuestra música”, dice Pablo.

“Topos”  va a donde su música lo lleve,  No conocen límite. Siempre han tocado primordialmente para divertirse; sus letras son un tanto “juguetonas”, polémicas a veces, pero que se quedan en el  gusto de quien las escucha.

Este próximo 25 de febrero se presentarán  en La Casa de las Ritas, alternando con  Rústiko y Krónikas. El cover, sólo 50 pesos, y tendrán la oportunidad de escuchar el nuevo material de Topos, titulado – ¿por qué no?- “Fundillazo”. Vayamos pues.

 

 

*Karla Valenzuela es escritora y periodista. Es Licenciada en Letras Hispánicas y se ha especializado en Literatura Hispanoamericana. Actualmente, se dedica también a proyectos publicitarios.


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *