Tono y son: Al final siempre será Roberto Cantoral

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por: Jesús M. Corona M.
Jesus_M_Corona_MSiempre es satisfactorio hablar o escribir acerca de compatriotas destacados en cualquier campo que esto ocurra; en esta ocasión, quiero referirme a la obra de Roberto Cantoral García en el ámbito de la composición musical, donde fue figura reconocida no solamente en nuestro país, sino también a escala mundial.

Me atrevo a decir que una gran parte del éxito logrado por José José y su rápido ascenso cuando apenas superaba su adolescencia, influyó el hecho de haber grabado canciones como: El Reloj, La Barca, El triste, Regálame esta noche, Noche no te vayas, entre otras más que con esa voz tan maravillosa que tenía lo catapultaron rápido a la fama internacional.

 

José José – La barca

 

El talentoso y polifacético Roberto Cantoral, oriundo de Ciudad Madero, Tamaulipas, había nacido el 7 de junio de 1935, y sus padres fueron Antonio Cantoral Zambueza y HerlindaGarcía Planes, mujer de gran inspiración y poetisa, ella inculca en sus hijos el gusto por la composición debido a que su hermano Antonio era integrante del grupo Trovadores Tamaulipecos, quinteto que en los años veinte había triunfado en Estados Unidos y Cuba, y que estaba integrado por Lorenzo Barcelata, Ernesto Cortázar, Alberto Caballero, Andrés Cortez y el propio Antonio García Planes.

En plena adolescencia Roberto y su hermano Antonio deciden incursionar en el ámbito musical siguiendo su vocación por la bohemia que traían en los genes familiares, pero las circunstancias de ser menores de edad (Roberto tenía solo 15 años) para poder trabajar en bares y centros nocturnos se cubrían el rostro con un antifaz, cantando como el Dueto Los Hermanos Cantoral, y a esa temprana edad componen en coautoría los huapangos: El crucifijo de piedra, El preso numero 9, que tuvieron la suerte de que se los grabaran los cantantes Lola Beltrán y Miguel Aceves Mejía, mismos que los popularizaron rápidamente en el gusto del público mexicano y latinoamericano, después serian grabados por muchos cantantes más.

A los 19 años, Roberto se convierte en fundador, compositor, y arreglista del Trío Los Tres Caballeros, junto al que sería la primera voz Leonel Gálvez y Chamín Correa como requinto, dicho trío destaco de inmediato a nivel internacional en el estilo romántico, caracterizado por la belleza, poesía y la originalidad de sus canciones, así como el estilo diferente con sus voces acopladas distinta a la forma que estilaban por aquellos años los tríos de moda, el maestro lo definía como técnica de voces rectas.

 

Los Tres Caballeros – Chamaca

 

Para 1957, canciones como El Reloj y La barca se convierten en éxitos en muy pocas semanas, su programación era constante a lo largo y ancho de México, rompiendo record de venta y permanencia en nuestro país y allende las fronteras. Curiosamente fueron grabadas en un disco de 45 rpm que constituyó el primer disco sencillo con dos éxitos mundiales en un solo acetato. Con esta grabación alcanzó además dos discos de oro en Hollywood.

 

Los Tres Caballeros – El reloj

 

No cabe duda de que la proyección que logró con este reconocimiento de la meca del cine, fue definitiva, porque a partir de esos éxitos en los años siguientes Roberto Cantoral recorrió mas de cien países y realizó alrededor de 1500 representaciones, siendo invitado a los programas más vistos y escuchados en radio y TV, como los de Arthur Garfield, Ed Sullivan y Steve Allen en Estados Unidos, Alice Bontornoen Italia y La Gran Parada en España, por citar algunos.

En la década de los 70 empieza a incursionar en festivales de la canción y participa en los principales certámenes del mundo, en países como Brasil, Japón y Grecia, figurando en los primeros sitios, destacando en el Festival de la Canción Latina en 1970, donde compitió con la canción El Triste, cantada por José José y que le valió hacerse acreedor al premio Trofeo Negro, otorgado en Bulgaria.

 

José José – El Triste

 

En 1971, gana el Festival OTI con Yo no voy a la guerra, interpretada por Alberto Angel “El Cuervo”, y el 1973 repite como ganador en ese mismo concurso, que ganó con Quijote cantada por Enrique Cáceres. Posteriormente en los 80 logra con su canción Al Final interpretada por Emmanuel los primeros sitios.

El maestro Cantoral no se concretaba a escribir solamente del amor y desamor, su inspiración y sensibilidad se proyectaron tiernamente en temas como Pobre navidad, y de esa canción cede los derechos a instituciones de atención a la infancia del mundo, recibiendo por ello el reconocimiento de la Reina Fabiola (Bélgica) o FarahPahlaví (emperatriz de Irán), Madame de Gaulle (Francia) y Lady Bird Johnson (Estados Unidos).

Su canción Plegaria de paz fue transmitida durante tres años consecutivos en el Vaticano, y su obra Para el hijo del hombre (The Final warning), puesta en escena representada en los teatros más importantes del país.

Su producción musical fue muy basta, y entre algunas de sus obras podemos citar –aparte de las ya señaladas- las canciones: Te perdono, Demasiado tarde, Viviré esperando, Navidad navidad, Donde estas, Chamaca, El teléfono, El milagro, La nave, Volveré a buscarte, El libro, La noche del adiós, Me odio, Yo soy tu noche, Yo quiero hablar con Dios; también en coautoría con Dino Ramos: Yo lo comprendo, Soy lo prohibido y Que mal estás, y con Manuel Sucher: Quiero huir de mi.

 

Joan Baez – El Preso Número 9

 

Pero así como fueron muy numerosas las canciones fruto de su inspiración, los intérpretes que las cantaron se cuentan por docenas, entre mexicanos y extranjeros, de la categoría de: Placido Domingo, Joan Baez, Pedro Vargas, Marco Antonio Muñiz, Alejandro Algara, Luis Miguel, Alejandro Fernández, Fernando de la mora, Ramon Vargas, Los Panchos, Los Diamantes, Trío Los Calavera, Sara Montiel, Lucho Gatica, Gloria Lasso, Caetano Veloso, Vikki Carr, Neil Sedaka, Luciano Taggiolli, y muchos más. Además de orquestas de la calidad de Caravelli, Andre Kostelanetz, Frank Purcell, Paul Mauriat, Chucho Ferrer, Richard Clayderman, Raul Di Blasio, Luis Cobos, etc.

El maestro Cantoral tuvo la satisfacción de recibir en vida reconocimientos por su valiosa aportación al acervo musical mexicano, y las distinciones que le fueron otorgadas en diferentes partes del mundo se cuentan por decenas, siendo dignas de destacar: Guitarra de Oro, el Pessaro, Italia, por Noche no te vayas en 1958; Medalla al mérito otorgada por el presidente Adolfo López Mateos por sus diversas giras internacionales en 1963; Presea Diana Cazadora y Galardón Cuahutemoc de Oro en 1969, Disco de Oro en Hollywood por El triste en 1971; Uva de Oro Vergel en 1976, Espuelas de Plata en Argentina por El Reloj al ser una de las canciones más escuchadas de todos los tiempos en 1980, Mr. Amigo en Brownsville, Texas y Ciudadano Honorario de dicho estado, Misiva en reconocimiento a su trayectoria por parte del ex presidente Ronald Reagan en 1982, primer compositor en ingresar al Salón de la Fama en 1989, Estatua de Bronce por parte de AGADU en Montevideo, Uruguay. En 1997 la ONU lo invitó a entregar el Corazón de Oro a Sri Chinmoy, en 1998 en los 50 años de la Cámara de la Industria de la Radio y la Television(CIRT) recibe el Premio Antena, y el Grammy (TrusteesAward) por parte de la Academia Latina de la Grabación, en 2009, entre muchos otros.

 

Paul Mauriat – El Triste

 

Pero tan importante como su obra musical podemos decir fue la labor desarrollada a favor de su gremio que partir de 1982 que es electo presidente del consejo directivo de la Sociedad de Autores y Compositores de México, es entonces cuando deja su carrera artística para dedicarse de tiempo completo a elevar la calidad de vida de los compositores mexicanos, ese cargo lo desempeñó con mucho ahínco hasta el día de su muerte.

Entre sus logros más afortunados destacan las reformas a la Ley del Derecho de Autor, con las cuales logra terminar con los contratos de cesión de derechos a perpetuidad y con ello regresa al autor la paternidad de su obra que le garantiza cien años de protección después de la muerte del autor, ese beneficio garantiza para sus herederos la recepción de regalías por dicho plazo, antes de que las creaciones sean de dominio público. Entre paréntesis México es el único país del mundo que tiene esa protección para sus compositores.Su labor dentro de la SACM consiguió ubicar a esta agrupación entre las sociedades autorales más avanzadas e importantes del mundo.

No conforme con luchar por mejorar las garantías de sus compatriotas aceptó el reto de presidir la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC) y se infiere que debe haber sido muy productivo su trabajo, dado que fue 5 veces su presidente.

En 1993, en un congreso de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), por primera vez le otorgan el honor de hacer el uso de la palabra a una persona sin ser funcionario gubernamental y tal distinción recayó en Roberto Cantoral, quien fue muy ovacionado al presentar una ponencia en defensa del derecho de autor.

El 16 de junio de 2009 encabeza la ceremonia de la primera piedra del centro cultural que lleva su nombre, el cual fue inaugurado el 7 de junio de 2012.

El lunes 9 de agosto de 2010 ocurrió el deceso del galardonado compositor en su casa de Toluca, debido a complicaciones que tuvo por una cirugía de columna efectuada días antes y que le provocaron un paro cardíaco a sus 75 años de edad.

Recibió un sentido homenaje en un abarrotado Palacio de Bellas Artes donde al llegar su féretro fue recibido por un estruendoso aplauso del público presente y acompañado por la música de un organillero que interpretaba la famosísima canción El reloj.

Como decíamos al inicio, este brillante compositor debe ser orgullo de todos los mexicanos, por su entrega permanente a lo largo de su carrera musical, como cantante, compositor y líder, que despojado de todo egoísmo lucho por dignificar y facilitar la labor de sus colegas presentes y futuros.

Brindémosle un aplauso y reconocimiento pleno y los deseos de que sus restos humanos descansen en paz.

 

Emmanuel – Al Final

 

 

* L.A.E. Jesús Manuel Corona Martínez. Colaborador


– PUBLICIDAD –


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

2 comments on “Tono y son: Al final siempre será Roberto Cantoral

  1. Que bueno que te han gustado mis relatos, la idea es que las nuevas generaciones conozcan sus raíces y que los que ya peinamos canas (o no tenemos nada que peinarnos) recordemos nuestro romántico pasado.

    Te sugiero que le des una hojeada a la vida de Rosendo Montiel para que conozcas quien fue tu paisano.
    http://www.la-chicharra.com/?p=3915

    Un fuerte abrazo desde tus terruños calurosos,
    Chuy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *