Escuela Coronel J. Cruz Gálvez: Forma a los ciudadanos del mañana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La institución que fue creada para atender a los huérfanos de la Revolución Mexicana, hoy en día, a casi un siglo de haber abierto sus puertas, tiene el compromiso, la misión, de formar integralmente a niños y niñas que viven en condiciones precarias.

Por Karla Valenzuela
Cuenta la historia que Cruz Gálvez y Plutarco Elías Calles hicieron un compromiso cuando eran compañeros de lucha: a quien le tocara vivir el triunfo del Revolución se quedaría con la encomienda de establecer una escuela para los huérfanos de esa guerra.

Gálvez, quien sólo hasta entonces es nombrado Coronel, murió el 5 de octubre de 1915. en ese mismo año, Elías Calles, que ya era gobernador interino de Sonora, creó por decreto la escuela que llevaría por nombre Coronel J. Cruz Gálvez.

La organización de esta escuela para varones quedaría lista dos años después. También se crearía una escuela para niñas, en Yánez y Serdán, donde ahora permanece un conocido banco.
Aproximadamente, 600 niños estarían en la escuela Cruz Gálvez. Ahí, educados bajo un sistema militar, incluso recibirían el grado de cabo, sargento y subtenientes.
Este internado pondría el ejemplo a todo México. La idea se replicó en varios lugares de la nación.

El historiador José Abraham Mendívil relata que de esa escuela salieron hombres formados con algún oficio, pero también física y culturalmente educados. Quien fuera gobernador del Estado, el doctor Samuel Ocaña García, así como destacados deportistas, periodistas y escritores pasaron muchos días en este recinto.

Escuela Cruz Gálvez

Quizás por su perfil primero, un tanto militarizado, la escuela Coronel J. Cruz Gálvez se percibe aún con alguna carga negativa, pero lo cierto es que hoy en día se ofrecen los mismos servicios: educación, comida y alojamiento, a niños y niñas que así lo requieren, durante cinco días de la semana.

“La escuela tiene ya casi cien años, y todavía hay gente que pasa por enfrente y cree que aquí hay sólo niños que ya no aceptan en otras escuelas, o no los soportan ni en su casa, y no es así; somos una escuela como cualquiera, con la diferencia de que aquí viven los niños”, dice el director Juan Ramón Solórzano, quien tiene dos años al frente de la institución.

Y viven ahí porque en sus casas las condiciones son, muchas veces, precarias y ésta el la única manera de que el niño o la niña puedan tener la debida formación.

“Antes la escuela funcionaba todos los días de la semana; de un tiempo a la fecha, tenemos a los estudiantes de lunes a viernes; aquí duermen, aquí comen, aquí viven, y se van el viernes para regresar el lunes muy tempranito; incluso, los que viven lejos, pueden llegar el domingo”, explica.

Escuela Cruz Gálvez

La escuela Coronel J. Cruz Gálvez es una escuela primaria con exactamente el mismo calendario escolar que cualquier otra institución de nivel básico; claro, tienen profesores por la mañana y por la tarde, porque los pequeños reciben, además de sus clases habituales, talleres por las tardes.

“El perfil de ingreso de los niños no es malo; no tienes que ser malo para entrar a esta escuela; la misión de la escuela es atender a niños de familias vulnerables en lo económico, en lo social que, por cierto, hay muchas aquí en Hermosillo”, dice el profesor Solórzano.

Actualmente, hay un promedio de 200 niños, y ese número cambia constantemente, porque en Cruz Gálvez puede ingresar un niño en cualquier época del año, si así se requiere.

“Aquí procuramos formar buenos ciudadanos, gente que de aquí salga con un oficio; sí ha habido gente que ha prosperado más que otra, incluso políticamente”, asegura.

Desde su surgimiento, esta escuela tuvo la misión de atender a huérfanos de la Revolución; ahora, que la situación del país ha cambiado, se atienden niños de familias necesitadas y su labor, como consta en las memorias escolares, es verdaderamente loable para tantos hombres y mujeres que demuestran su agradecimiento a esta escuela.

Escuela Cruz Gálvez

Una escuela con historia

Hoy en día, el edificio de la escuela Coronel J. Cruz Gálvez es ya un Monumento Histórico, protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, mediante una declaratoria realizada por el entonces Presidente de la República, Vicente Fox.

Para su edificación, cooperaron Venustiano Carranza, cuando era presidente, haciéndolo a título personal, y militares y civiles sonorenses de todos los estratos sociales. La construcción se realizó con el proyecto de Arturo Romo, en 1917.

Está incorporada a la Secretaría de Educación Pública desde 1925, y luego de varias modificaciones a la ley, en 1941 y 1944, esta escuela, como todas las dependientes de la Secretaría de Defensa Nacional, pasan a formar parte, precisamente de la SEP en todo sentido.

Desde entonces, su nombre oficial es “Internado No.7 Crnl. J. Cruz Gálvez”, y lleva consigo características arquitectónicas que servirían de base para otros edificios también construidos en la segunda mitad del siglo XX, pero también, permanecen en ese recinto el recuerdo de muchos niños y niñas que han estado en esa escuela, que se formaron ahí y que, sólo así, hicieron su vida más feliz, simplemente porque en sus casas, en la sociedad que habita afuera de esos muros, no había las condiciones para que vivieran de manera adecuada.

Y esos recuerdos, afortunadamente, se siguen creando, para el futuro, día con día.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

4 comments on “Escuela Coronel J. Cruz Gálvez: Forma a los ciudadanos del mañana

  1. Buenos dias yo busco un internado para mi hija de 14 años es muy rebelde me dijeron que en un internado me puden ayudar. Lo busco que este en el estado de sonora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *