Luces y sombras: Y el Chapo se salió con la suya…

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por: Armando Zamora
Armando ZamoraNo fue una película, es verdad, pero qué tal el novelón que el mismo gobierno de México está haciendo de la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, alias el Chapo.

Y es que todo ha sido cinematográfico: desde el tuit inicial de Enrique Peña Nieto (“Misión cumplida: lo tenemos. Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido”), digno de un guion de melodrama antiguo, hasta lo más reciente que se ha escrito, pasando, claro, por esta columna.

Tweet de EPN: Misión cumplida, acerca del Chapo Guzmán

Opiniones van y vienen, y lo que quería el “señor Joaquín”, como le decían sus guardias en la prisión, de acuerdo al video apócrifo de su segunda fuga, lo está consiguiendo. Claro que no es gratuito ni casual que se esté construyendo a pedacitos todo este tinglado de voces autorizadas y/o no que venimos a dar a este tema, hay muchos asuntos que deben quedar ocultos por el momento, y “el momento” puede durar muchos meses, dependiendo de la habilidad de los periodistas rentados por la oficialidad.

Claro que el Chapo Guzmán es un delincuente y debe estar tras las rejas. El mismo capo lo reconoce. Bueno: ya lo atraparon y ahora a lo que sigue.

Que lo quieren extraditar, dicen. Este es un capítulo que dará mucho para seguir manteniendo el tema como de actualidad. De hecho, ha trascendido que las autoridades iniciaron el proceso exprés de extradición a Estados Unidos, pero hay requisitos legales que se deben cumplir. Incluso un delincuente como el Chapo tiene derechos que le confieren las leyes mexicanas. Esta parte de la historia será otra película aparte. Y ahí nos tendrán.

Y el tema aparte, siempre a la mano, de la entrevista que hicieran Sean Penn y Kate del Castillo también será un as bajo la manga que servirá para darle hilo a este dramón a la mexicana.

¿Y los temas ocultos qué?: ¿los muertos y desaparecidos durante las últimas décadas en el país dónde quedan? ¿La impunidad y la corrupción de los políticos qué? ¿La fragilidad de nuestra economía ante el dólar cómo la explican? Y tantos otros temas que han quedado bajo la alfombra, como basura sin importancia.

Nuestra memoria es débil porque no tenemos los fundamentos necesarios para enfocarnos en los asuntos verdaderamente importantes. Ahorita, con la recaptura de el Chapo y el inicio del torneo de futbol mexicano, ya tenemos para seguir en la hueca levedad de una realidad fantasmagórica que nos presenta cada día la televisión. Por eso es importante repartir televisiones digitales.

En una parte de la entrevista mencionada, el Chapo Guzmán reconoció que durante el tiempo en que estuvo preso no vio mermado el tráfico de drogas. Bien dice Martín Barrón, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), que “la nueva recaptura de Joaquín Guzmán no afectará la operación del Cártel del Pacífico, como ocurrió tras su detención del 22 de febrero de 2014.

“La estructura del cártel va a seguir igual que después de la captura de 2014; incluso, dicho por la propia DEA, el flujo de droga no se mermó en el año y meses que estuvo preso en Almoloya.

“Eso quiere decir que a pesar de la aprehensión, de esta estrategia que se tiene del descabezamiento, el narcotráfico funciona como una empresa donde ya hay un relevo natural para cuando el líder sea detenido o privado de la vida, tener a un sustituto ya preparado”, explica Barrón.

Por su parte, el columnista Armando Román Zozaya subraya que “el que el Chapo esté preso no se traduce en que ya no habrá impunidad ni corrupción ni violencia; es decir, las cosas no van a cambiar dramáticamente”.

Y cuestiona: “¿Pero de verdad hay que celebrar como lo han hecho el presidente Peña y su gabinete? ¿Era necesario, en serio, por citar un ejemplo, que los secretarios de Desarrollo Social y de Cultura expresaran sus más cordiales “felicitaciones” a Enrique Peña por la captura de Guzmán Loera?”

Desde la perspectiva del gobierno, abunda Román Zozaya, es obvio que sí había que dar rienda suelta al triunfalismo. Y es que el gusto del Presidente y los suyos por la captura de Guzmán es directamente proporcional a la vergüenza que su fuga había causado, así como a la corrupción que la propia fuga exhibió. De hecho, ahora sabemos cuánto le dolió, y qué tan desconcertado estaba el presidente, cuando Guzmán Loera se escapó. Por eso, ahora no para de sonreír y de repartir abrazos a sus colaboradores.

La detención de Guzmán, añade el columnista de Excélsior, tampoco quiere decir que el narcotráfico ha sido derrotado, que ya no hay cárteles, que ya no hay secuestros, que ya no hay extorsiones, que ya no habrá alcaldes asesinados, que el debate sobre el mando único es ahora irrelevante. “Es una noticia positiva, sin duda. Lo sería más si el gobierno entendiera que esto es un pequeño logro, y nada más, en un país al que le urgen legalidad, justicia, transparencia, rendición de cuentas y civismo, elementos que requieren trabajo de largo plazo y compromiso por parte de las autoridades y de la ciudadanía”.

No deja de llamar la atención que, según señaló uno de los marinos anónimos, que al momento de detener al Chapo, le dijeran: “Se te acabaron tus vacaciones de seis meses, Chapo”, y que éste respondiera con toda calma: “Sí, ya se me acabaron”. De esto se puede inferir que después de un tiempo de prestar servicio en la penitenciaría, el capo del Cartel de Sinaloa tendrá otras vacaciones. Sigue el acento cinematográfico en el tema.

Y no, no se puede dejar de evocar a Chayito Valdez (la verdadera, la única, la original) en su recordada canción “Tres veces te engañé”, ahora parafraseada hasta el infinito gracias a las redes sociales: “Tres veces te atrapé, tres veces te atrapé, tres veces te atrapé: la primera por coraje, la segunda por capricho, la tercera por placer…”

Un placer bastante enfermizo ha de ser. Pero la política es así, ¿qué le vamos a hacer?

 

 

Armando Zamora. Periodista, músico, editor y poeta.
Tiene más de 16 libros publicados, 12 de ellos de poesía. Ha obtenido más de 35 premios literarios a nivel local, estatal y nacional. Ha ganado el Premio Estatal de Periodismo en dos ocasiones.  Ha sido becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Sonora (FECAS). Una calle de Hermosillo lleva su nombre.


– PUBLICIDAD –

SUM Comunicación. Somos tus ideas


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *