Espejo desenterrado: Fernando del paso está “muy contentito”

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por Karla Valenzuela
Yo conocí al buen Fernando del Paso a través de Noticias del Imperio. Lo conocí y lo amé para siempre. Después, Palinuro de México, José Trigo, Historia de un Crimen me confirmaron que este escritor mexicano es uno de los mejores, no sólo por su narrativa – aunque también tiene en su trayectoria teatro, poesía, cuento infantil-, sino por su recuperación del pasado a través de la nueva novela histórica.

Y es que él no sólo se ha quedado en la memoria de México, también conoce – y reconoce, y hasta se duele- por la sociedad actual.

“México se ha vuelto un país peligroso y estamos consternados una enorme mayoría de personas. Además, me preocupa mucho la corrupción de mi país”, dijo para un diario español no hace mucho.

De modo que hoy que fue anunciado el Premio Cervantes para Fernando del Paso, a nadie debe asombrarle. Ya se lo debían.

Dicen algunos que este galardón es como el Nobel, pero latinoamericano; yo pienso que es más, porque con el solo hecho de hacer referencia en el nombre a uno de los grandes de las letras de hablas hispana que incidió hasta en los lugares más recónditos del mundo, podemos percatarnos de la nobleza de este reconocimiento, más querido que el mismo Nobel para muchos de los que estamos cerca de la literatura.

Antes que él, Octavio Paz (1981), Carlos Fuentes (1987), Sergio Pitol (2005), José Emilio Pacheco (2009) y Elena Poniatowska, (2013) fueron algunos de los que han ganado esta presea.

Al momento, puedo decir sin temor a sonar demasiado tajante, que Fernando es el escritor mexicano vivo más importante a nivel mundial, y no sólo por el Premio Cervantes, sino sobre todo por su influencia en la vida social y cultural de nuestro país.

No hace mucho, Del Paso recibió también el Premio José Emilio Pacheco y ahora, con este reconocimiento consolida se camino en las letras.

“Estaban los tomatitos muy contentitos, cuando llegó el verdugo a hacerlos jugo”

La vida de Fernando del Paso, como la de cualquier escritor, sobre todo hispanoamericano, no ha sido rotundamente fácil. Él, como Xavier Villaurrutia y Salvador Novo, hicieron publicidad para contar con ingresos: “Estaban los tomatitos muy contentitos, cuando llegó el verdugo a hacerlos jugo” son algunas de las pistas que dejado tras su paso por las agencias de publicidad. Al fin, que un escritor no sólo vive de escribir, también sufre, goza, sobrevive de escribir y hoy le tocó el turno de sentirse gratificado… y yo, de verdad, me siento exageradamente feliz por él.

 

 

 

 


– PUBLICIDAD –

SUM Comunicación. Somos tus ideas


 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Espejo desenterrado: Fernando del paso está “muy contentito”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *