Tono y son: El compositor del pueblo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por: Jesús M. Corona M.
Jesus_M_Corona_MJosé Alfredo Jiménez para mi muy particular y humilde opinión, representa uno de los cuatro principales ídolos de la música popular mexicana, junto con Pedro Infante (el más querido de todos), Jorge Negrete y Javier Solís, sin menospreciar a otros como el “tenor continental” Pedro Vargas, Miguel Aceves Mejía, Cuco Sánchez, Juan Mendoza “Tariácuri”, Antonio Aguilar y muchos otros que dejaron huella y que provocaban tumultos en cualquier plaza donde se presentaban.

JAJ

Para no verme muy misógino, debo mencionar a la gran Lola Beltrán, Lucha Villa, La Tariácuri Amalia Mendoza, María de Lourdes, Flor Silvestre, entre las más conocidas y que junto con los anteriormente citados dieron lustre a la canción vernácula en el siglo pasado, y proyectaron a México haciendo que la música con acompañamiento de mariachi se popularizara no solo en los países de habla castellana, sino también en países asiáticos como Japón, de tal suerte que en la actualidad podemos encontrar imitadores de mariachi prácticamente en todo el mundo, empezando por nuestros vecinos del norte que, haciendo una burda imitación de ellos cuando los incluyen en sus películas les ponen atuendos que son una mixtura de charro, gallego, flamenco, etc. y la música tirando a chotis o “cante hondo” (para pena ajena).

leningrad

Curiosamente me ha tocado ver variedad de centro nocturno con un mariachi integrado por tres elementos (nos reímos o nos enojamos).

Coincidentemente los referidos al inicio de esta narrativa tuvieron orígenes humildes con excepción del “Charro Cantor”, y los cuatro murieron en plenitud de facultades en el apogeo de sus carreras y sin haber cumplido los 50 años. José Alfredo fue el de los cuatro que vivió más años y en 1973 al morir contaba con 47 años.

Se calcula que la producción generada por la inspiración de este genial compositor ronda por el millar de canciones, pero aun si no hubiese sido tan talentoso en este campo, hubiera podido triunfar como intérprete de la canción bravía porque tenía voz y temperamento para hacerlo.

 

Origen

Nació en Dolores Hidalgo, Guanajuato en 1926 y vivió en ese lugar hasta 1936 cuando ocurrió la muerte de su padre. Su madre trasladó a él y a sus tres hermanos a vivir al D.F. donde abrió un pequeño negocio que no prosperó y por lo mismo a edad muy temprana el futuro compositor se vio obligado a contribuir al gasto familiar desempeñando una serie de ocupaciones, llegando a jugar futbol profesional en los equipos de Oviedo y Marte de la primera división. Su paso como deportista profesional fue fugaz y siguiendo su vocación consiguió trabajo en el restaurant “La Sirena”, donde cantaba sus propios temas.

Un asiduo concurrente de ese lugar era Andrés Huesca y él fue el que, impresionado por el talento del joven cantautor, promueve la grabación de la canción “Yo”, que se convirtió en el primer éxito de esta nueva promesa.

 

Obra

En 1948, cantó por primera vez en la XEX y unos meses después se le abrieron las puertas de la XEW “La Voz de América Latina desde México” (la más importante de México y una de las de mayor trascendencia de Latinoamérica).

Eso representó el punto de partida de una carrera exitosa ya que de la noche a la mañana pasó de ser un desconocido a una figura nacional.

José Alfredo no tuvo ninguna formación musical, no tocaba ningún instrumento y a pesar de eso sus creaciones incluyen rancheras, huapangos y corridos; sin embargo fue gracias a la ayuda recibida del maestro Rubén Fuentes, a quien le silbaba la melodía para que pudiera plasmarla en el pentagrama, como pudo subsanarse este problema.

La mayoría de las canciones que compuso fueron musicalizadas por el Mariachi Vargas de Tecalitlán con arreglos de Rubén Fuentes, y sus principales intérpretes fueron: Jorge Negrete, Pedro Infante, Luis Aguilar, Miguel Aceves Mejía, Javier Solís, lola Beltrán, Amalia Mendoza, entre muchos otros.

 

Musas

En su producción musical es recurrente el alcohol, la parranda, amores y desamores, tragedias y traiciones, quizá por el reflejo de su propia vida un tanto desordenada.

Casó con Paloma Gálvez con quien procreo a José Alfredo y Paloma, y en el enamoramiento inicial se inspiró para escribir “Paloma querida” y la estrenó en una serenata que le llevó en diciembre de 1949 según el mismo cuenta.


Una de las canciones que se convirtieron en un éxito a nivel continental y que rompió records de ventas y programación obligada “de costa a costa y de frontera a frontera” como se decía para todas las radio emisoras comerciales, y fue Jorge Negrete el que la proyectó en grande con su potente y educada voz, ya lo adivinó estamos hablando de la canción “Ella”

 

felixMaría Félix sobrada de soberbia llegó a declarar públicamente que esa canción fue inspirada por la admiración que sentía por su belleza y fuerte personalidad, pero por revelaciones del propio autor la verdadera motivación fue Cristina Fernández, que fue su novia de juventud.

Andares

Las décadas de los 50’s, 60’s y 70’s se caracterizaron por una gran solidaridad entre compañeros del gremio artístico y las “divas” o “divos” no tenían cabida. No peleaban tanto por figurar con letras más grandes en las marquesinas y en las películas compartían créditos 4,5 o más actores de primera línea; los éxitos musicales no los grababa uno solo y no había exclusividades.

En esas condiciones no era difícil reunirse un grupo de media docena o mas de cantantes -que ya eran figuras conocidas- para venir en caravana (rancheando) de pueblo en pueblo en giras que duraban 30 o más días con presentaciones diarias y en lugares cercanos actuando en dos sitios el mismo día.

En una de esas giras viajando en una camioneta con fallas mecánicas, José Alfredo y acompañantes pasaron “las de Caín” para poder cumplir con los compromisos de presentación en varias plazas de la costa del Pacífico que tenían como destino final a Ensenada, y de esa experiencia sufrida en carne propia se inspiró para componer “El caballo blanco”

 

Legado

La vida de este popular cantautor fue muy tormentosa y acelerada. Sus últimos años sufrió de cirrosis hepática (la causa de su muerte) y a pesar de ello se dio el tiempo para enamorar a Alicia Juárez, quien era mucho más joven que él.

Sin embargo, la gran cantidad de éxitos que tuvo y que han trascendido a su desaparición nos van a seguir recordándolo. Canciones como: “Si nos dejan”, “El Rey”, “Amanecí en tus brazos”, “Tu recuerdo y yo”, “El jinete”, “Tu y las nubes” y muchas más, van a seguir teniendo vigencia mientras exista un mariachi que las toque y un buen trago de tequila que avive el fuego y orgullo de ser mexicano, y nos haga gritar “VIVA MEXICO CA…”

 

 

* L.A.E. Jesús Manuel Corona Martínez. Colaborador


– PUBLICIDAD –

SUM Comunicación. Somos tus ideas


 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *