“Hagas lo que hagas, no te duermas”… y finalmente durmió

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

A los 76 años, fallece el director Wes Craven; nos deja el horror de esta realidad

Karla Valenzuela
En 1963, John F. Kennedy sería asesinado en Dallas, en la calle Elm Street. Casi 20 años después, en 1984, saldría la película que haría célebre a Wes Craven, A Nightmare on Elm Street. Nada tendría que ver con el que fuera presidente de Estados Unidos, pero sí volvería famoso para nuestra generación el nombre de esta “calle del infierno“.

Antes de esto, Craven ya tendría siete realizaciones. La más icónica, creo yo, La última casa a la izquierda (1972), la primera de sus películas, y con la que comenzaría su polémica trayectoria al tomar como tema la violación.

wes-01

Pero es en A Nightmare…, donde logra colocarse como el ícono del terror y – por supuesto- en el de los jóvenes y apenas adolescentes de la época. Fue el primer filme para Johnny Depp, quien protagonizó una de las muertes más sangrientas del cine de todos los tiempos.

“Hagas lo que hagas, nunca te duermas” fue el mejor consejo que pudieron darnos a quienes en aquel momento podríamos presentir que Freddy Krueger nos perseguiría si conciliábamos el sueño. Y es que el personaje, llevado a cabo por Robert Englund, de verdad era una duradera pesadilla, con esos cuchillos en vez de uñas y con esta cara quemada que parecía una pizza mal hecha (de hecho, hay quienes dicen que el maquillista tomó efectivamente como referencia una pizza). Durante mucho tiempo, pocos conocerían el verdadero rostro de Englund. Para todos sólo importaba Freddy, y era la misma suerte que hubieran tenido Jack Nicholson o Robbin Williams si hubieran sido elegidos para el papel. En un momento fueron considerados, pero la caracterización de Robert impactó más a Wes Craven.

"Hagas lo que hagas,  no te duermas"... y finalmente durmió

Aunque Wes Craven escribió y dirigió otras famosas películas como Music of the Heart (1999), un thriller acerca de la clonación, que le valió una nominación al Oscar a Meryl Streep, Scream (1996), lo haría resurgir como amo y señor del cine de terror; de hecho, dejaría documentadas las reglas elementales para esa clase de filmes y para sus secuelas. Después de llevar a cabo 28 propuestas de cine y de televisión, y participar también en la realización de videojuegos, en el 2011, Wes Craven filmaría Scream 4. Es algo de último que hizo. Después de ahí , víctima de un cáncer, no haría vida pública frecuentemente y se recluiría para vivir su propia pesadilla. Este 30 de agosto, a los 76 años, murió el hombre que también, igual que a Depp, le diera buena suerte a Sharon Stone o a Bruce Willis. Fallece un grande del cine, nomás así, ni siquiera del cine de horror, sino de toda la industria, porque al final, muchas historias –aún de la vida real- son tan horrorizantes como cualquier cuento de Craven. RIP

 

 

 


– PUBLICIDAD –

SUM Comunicación. Somos tus ideas


 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *