Celuloide: Alice in Borderland

Celuloide: Alice in Borderland

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixSe acerca la navidad y la oferta de las diversas plataformas de streaming compiten por atrapar la mayor cantidad de consumidores de contenido posibles. Para ello exploran las mejores historias alrededor del planeta para generar nuevas propuestas que satisfagan el hambre de todo tipo de paladares. Es así como el menú asiático representa y ocupa un espacio sustancial en la carta de dichas plataformas. Es el caso del platillo que nos ocupa en este helado fin de semana en el celuloide: Alice in Borderland.

Alice es una serie del 2020 inspirada en una manga japonesa desarrollada por Haro Aso. Arisu es un joven que retrata, por así decirlo, a la forma de actuar de la generación actual: le apasionan los videojuegos, no quiere responsabilidades y la vida común y corriente le parece monótona. También es un planteamiento que generó Lewis Carroll en Alicia en el país de las maravillas, cuando su Alicia se encuentra aburrida leyendo y comienza su aventura en un mundo donde reinan los absurdos y la realidad es una carta más en el mazo de la baraja. Arisu es la Alicia de esta historia que de pronto se encuentra atrapado junto a sus amigos en un Tokio post apocalíptico donde se encuentran con una ciudad fantasma. Los personajes no conocen las reglas de este sub mundo y se ven obligados a jugar para sobrevivir pero a la vez les atraen las emociones fuertes y el peligro parece sacar la mejor versión de ellos. Otro factor aquí es que lo electrónico deja de operar, los celulares, los carros, las computadoras, solo la electricidad que generan los que controlan el juego parece funcionar, ya que los celulares por ejemplo son una herramienta clave en el desarrollo de dichos juegos.

Sin ser la idea central, la serie o la historia de Haro Aso siempre remite a una fuerza superior que pretende jugar con su vida, a veces parece ser un dios, como lo expresa el personaje de Chota Segawa, en otras alienígenas quienes parecen divertirse jugando con la vida de los humanos o en otras citando a Hobbes el hombre es el lobo de sí mismo. Lo cierto es que el dilema en el que se encuentran los personajes recuerdan un poco a la tragedia griega en el sentido de que los héroes luchan en contra del destino que los dioses han trazado para ellos. Y es que el castigo para aquellos que se niegan a jugar bajo las reglas del absurdo es la muerte, entonces solo queda jugar para sobrevivir unos días más o quitarse la vida para no ser arrastrado por los designios del que controla el juego.

Supongo también que está serie es un poco la fantasía de un gamer viviendo atrapado dentro de un videojuego donde la muerte es parte de la diversión y se puede solucionar reiniciando el juego. Recuerda del mismo modo a películas de supervivencia como Battle Royale o Maze Runner o Los Juegos del hambre entre otras que se convierten en sagas que son las favoritas del público adolescente. Los personajes entran a situaciones o habitaciones de pánico donde se plantea un problema de vida o muerte y lo tienen que resolver con su astucia, normalmente es ahí donde los personajes principales encuentran una solución o salida que emociona a la audiencia. La serie va revelando el misterio de los juegos a cucharadas por lo que hay que estar descifrando los símbolos y armar el rompecabezas junto a los personajes. Es una serie que definitivamente te atrapa si es que disfrutas del género anime o manga pero que te va enfadar si buscas realismo. Para mi gusto es excesivamente violenta pero si tiene la suficiente acción y calidad en la producción como para mantenerte atrapado con sus escenas de acción y misterio.

 





– PUBLICIDAD –SUM Comunicación


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *