Celuloide: Nuevo orden

Celuloide: Nuevo orden

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixRecién ví Amores perros (2000) y en los cortos todas las películas eran mexicanas, eso nos da algo de esperanza en el futuro de nuestra escasa producción nacional. Pues bien, la película de la cual vamos a hablar este fin de semana también es mexicana, bueno casi, es más bien franco mexicana y al parecer le ha estado yendo bien en festivales de talla internacional. Ya se han de imaginar que hago referencia a Nuevo orden de Michel Franco apenas estrenada en este año. Se puede decir que hay elementos distópicos en la trama y hay elementos que nos pueden recordar a directores como Bong Joon-ho, Brian de Palma y Luis Buñuel. Al coreano porque el tema que se aborda parece hacer énfasis en la relación amor-odio de la burguesía mexicana con las clases sociales vulnerables. Brian de Palma filmó una película que se llama La hoguera de las vanidades (1990) donde se describe la esencia de la sociedad norteamericana con elementos como su religión, su burguesía, su clase trabajadora. Por último Buñuel con su Ángel exterminador (1962) y su Discreto encanto de la burguesía (1972) su obsesivo análisis de la naturaleza del hombre como un animal social que siempre retorna a sus instintos más primitivos.

En este caso la película de Franco nos permite seguir diferentes líneas de análisis, una de ellas es que nos pretende describir la lucha de clases en un país donde el diez por ciento concentra la mayor parte de la riqueza. Otro elemento que subyace es que en el casting el director también dividió la clase alta a la clase baja entre criollos e indígenas, dicho de otro modo entre más güerito más rico y entre más prietito más pobre. El dilema de la película por momentos, como lo había mencionado, nos recuerda a Párasitos (2019) pero le faltó ese salto de calidad para llegar a ser excelente, esos efectos especiales cuando vemos el ángel de la independencia en caos o cuando se incineran los cuerpos de los soldados o simplemente lo “improvisado” que resultan algunas escenas de anarquía en las calles donde los extras parecen estar descoordinados nos saca por momentos de la ficción. Las actuaciones son buenas pero no excelentes, hay incongruencias psicológicas en algunos de los personajes que parecen transformarse de “buenos” a “malos” sin una razón aparente más que la torpeza del libreto. Alerta de spoilers a partir de las siguientes ideas. También hay falacias en la tesis que nos quiere vender, por momentos parece que el director nos dice: los pobres son víctimas del hedonismo insaciable de los ricos por lo tanto merecen ser subyugados como la familia Romanov en la Rusia de Rasputín. En otros parece decir: en el fondo los sirvientes envidian la riqueza de sus amos y están dispuestos a todo con tal de conseguir un poco de su fortuna. El libreto hace excepciones más realistas con el papel de Marian y Cristian el hijo de la que parece ser una ama de llaves, son dos personajes más acordes a la realidad, una más humana que se preocupa por la salud de sus ex empleados y Cristian quien no parece convertirse en Mr Hyde en la famosa “manifestación verde”. Un amigo comentó que el director estaba queriendo señalar los atropellos que ejercito nacional ha ejercido sobre la población más vulnerable del país en diferentes periodos de la historia: indígenas y pobres. Solo que en este caso se pregunta ¿Y que tal si los ricos fueran las víctimas?

En lo personal me pareció que la película se cae cuando el misterio que parece querer revelarnos es demasiado simplón y no me malinterpreten no digo que todo en la película sea malo o que no me gusto, finalmente se trata de un México distópico, solo que me decepciono que teniendo las cartas para hacer una escalera imperial el director se haya conformado con un par de reyes. En el teatro cuando no sabes que hacer con un personaje lo matas, como recurso para impresionar a la audiencia, siento que esto ocurre con el Nuevo orden, vamos a jugar a ser Shakespeare pero sin su habilidad para enredar y profundizar en la psicología de los personajes. Finalmente y a favor de Michel Franco, el director logra su cometido de hacer ruido con la película y ganar reconocimiento, me imagino que su próxima producción va incluir mayores recursos, mejores efectos, coordinadores de extras y quien sabe, tal vez un pase directo a Jalywuud dígase Hollywood.





– PUBLICIDAD –SUM Comunicación


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

2 comments on “Celuloide: Nuevo orden

  1. A mí también me pasó que en todos los cortos que vi antes de que iniciara la proyección de Nuevo Orden, eran películas mexicanas. Aunque eso sí, debo decir que no se trataban de típicas películas mexicanas; de hecho una hacía alusión a un pedófilo o mínimo una historia tipo Navokov con una niña y un don; mientras que la segunda, trataba de una secta gay y por secta me refiero a que hacían cultos y que era un grupo sectario.

    Lo que me incitó a verlas todas, no porque el cine se esté poniendo al día en México, sino porque como lo dice esta hermosa película aquí arriba descrita: trata del Nuevo Orden 🙂

  2. Gran texto, Richard, pleno de referencias sobre auténticos clásicos y una mirada aguda a la película. Mis respetos, parece que juegas a adivinar todas las intenciones de un director, todas las fallas, todos los detalles malos y también los buenos, y sabes dar en el clavo al declarar con qué propósito se realiza una propuesta artística: en este caso hacer ruido y buscar llegar a Hollywood.
    Habría que ver qué contestaría el director a esa idea.

    Estoy de acuerdo en que el guion no se soporta en su verosimilitud y que la película se cae.

    Si desaparecen el FIDECINE como parece ser, se dejaran de hacer muchísimas películas malas que hacen con ese dinero y unas cuantas películas buenas de entre todas ells.

    Lo repito: estás consolidando tu mirada profunda del cine, tu arte favorito con mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *