Celuloide: Bárbaros

Celuloide: Bárbaros

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixEn septiembre y octubre del año del bicho no han hecho falta deportes que ver, desde las finales de basquetbol, al inicio de la temporada de futbol americano, al tradicional soccer y las finales de béisbol coronadas con el campeonato de los Dodgers. Pero para aquellos que buscan más allá del deporte algunas horas de entretenimiento con series que tengan sustento histórico está disponible la serie Bárbaros.

Bárbaros es una serie alemana del 2020 producida por Andreas Heckmann, Arne Nolting y Jan Martin Scharf. La serie relata, mezclando ficción con realidad, los hechos sucedidos en la batalla del bosque de Teutoburgo ocurrida entre las tribus germánicas y el imperio romano en el año 9. Como era costumbre del imperio romano habían reclutado a guerreros de origen germánico entre sus filas, para facilitar el control y conquista de las extensas regiones. Entre ellos se encontraba el joven querusco Armen que fue entrenado como un soldado romano y obtuvo la ciudadanía al luchar en nombre de los intereses del imperio romano convirtiéndose en Arminius o Arminio. Para fines dramáticos en la serie nos narran que desde niño fue entregado por su padre Segimer a Varo para ser criado como un romano. En la vida real se dice que a los veintitantos años llegó a cultivar una relación muy estrecha con Varo, llegando incluso a ser como padre e hijo, pero al ver como los romanos abusaban de los suyos y pretendían imponerles tanto su política como su religión se opuso al imperio romano.

Al parecer los romanos se aprovechaban de las diferencias que existían entre los líderes de las tribus germánicas, hecho que la serie nos trata describir. Lo cierto es que los romanos estaban ocupando territorios que desconocían y a los que podían sacar poco provecho pues los pueblos germanos eran en su mayoría pastores nómadas de naturaleza guerrera difícilmente se dejarían esclavizar.

En la serie nos explican que Arminio logra unir a las tribus a través de la influencia de su esposa Thusnelda hija del líder Segestes. A Segestes lo describen como un oportunista que traiciona a su gente con tal de mantener su poder y los intereses comerciales que existían con los romanos.

En la vida real se desconoce cómo Arminio logra reunir a los divididos ejércitos germánicos y en base a engaños y estrategias, que había aprendido de los mismos romanos, logra atraer a las tres legiones de Varo al bosque de Teutoburgo. La estrategia de Arminio es llevar a los romanos a pelear en el campo de batalla que ellos dominan y al mismo tiempo dividirlos como una serpiente, frase que se maneja en la serie. Al avanzar en filas los ejércitos romanos con sus carros de guerra, sus animales y sirvientes hacían imposible reaccionar a las diferentes unidades por lo que son fácil blanco para los guerreros germánicos que dominan el terreno fangoso y entran y salen al campo de batalla a voluntad como si fueran parte de la vegetación y la fauna del bosque. En la vida real la batalla duro algunos días en la serie parecen transcurrir apenas algunas horas.

Recomiendo la serie para los amantes de la historia aunque este adornada con el ingrediente del melodrama necesario que requiere este tipo de producciones. Es una serie bien dirigida y producida que ha incluido el latín para darle más realismo a la ficción, retratan las costumbres y prácticas del imperio romano al mismo tiempo que los rituales de guerra de las tribus germánicas. Unos rezan a Marte el dios romano de la guerra y otros a dioses nórdicos como Thor e incluyen la creencia en videntes que anticipan los acontecimientos venideros. Al final de la serie nos quedamos un poco con la duda acerca de quiénes son los bárbaros, si los romanos o los pueblos germánicos.





– PUBLICIDAD –SUM Comunicación


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Celuloide: Bárbaros

  1. Muy amena reseña y una propuesta que se antoja ver para pegarse un viaje a la barbarie que acá por Sonora se ha vuelto muy presente… en el proceso evolutivo del hombre y su razón, los mexicanos hemos regresado unos setecientos años… precisamente a la barbarie de la Edad Media, ahora en la modalidad de narcos y sicarios. Bonita chingadera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *