Celuloide: The Boys

Celuloide: The Boys

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixLa semana pasada hablamos del origen que pueden tener las historietas de superhéroes, de cómo el nacionalismo exaltado de la segunda guerra pudo sembrar las bases de la construcción de personajes con poderes sobre humanos. Ya sea por un conflicto bélico o por una gran depresión, lo cierto es que el boom del cómic en Estados Unidos generó una suerte de remake inspirado en las mitologías clásicas universales acompañado de sus figuras antagónicas correspondientes.

Un poco de Thor por acá una pizca de Hades por allá, algo de Poseidón otro tanto de Ra y obtenemos un nuevo ramillete de semidioses con capa adaptados y adoptados a las necesidades de occidente. Llámese Hermes o Flash, Dionisio o Superman lo cierto es que el perfil de los héroes posmodernos no varía mucho en cuanto a sus súper poderes pero si en el enfoque que parece dedicarse cada vez más a explorar su lado obscuro. De cualquier modo las audiencias parecen vivir la fantasía de ver reflejada su humanidad en alguien que demuestra súper fuerza y súper poder.

Hace tiempo que el estudiante de cine Cesar Belizzefer y el master en Jiu jitsu y política Aníbal Bravo me venían recomendando ver The Boys pero mi acceso a la plataforma de Amazon está limitado a la buena voluntad del doctor en historia René Carrillo quien alguna vez me prestó su cuenta para ver una película. El tema es que después de ver la primera temporada ya me puedo dar una idea general de su contenido.

The Boys es una serie norteamericana del 2019 basada en las historietas del irlandés Garth Ennis que ha sido llevada a la plataforma de Prime Video por Eric Kripke. A decir verdad desconozco la trama de los cómics pero he escuchado que es mucho más violento y sexual de lo que se refleja en la serie. En The Boys podemos ver el conflicto entre dos grupos principales: el de los superhéroes y el de los humanos. El primero está representado por el grupo de los siete, cuyo líder es Homelander, ellos trabajan para una corporación llamada Vought International. El grupo de los humanos parece estar conformado por humanos que alguna vez han sido víctimas de las acciones de los héroes del grupo de los siete, es el caso de Billy Butcher que odia a los superhéroes y de Hughie quien ha perdido a su novia por culpa de los mismos.

Es a partir de los contrastes y contradicciones de sus personajes que la serie basa su éxito. Por momentos The Boys parecen ser las víctimas vulnerables de las acciones egoístas de los superhéroes, en otras vemos como el grupo de los siete abusan de sus poderes y desprecian a la raza humana. La población de este mundo ficticio parece admirar al grupo de los siete pero como trabajan para una corporación están subordinados a las órdenes de los humanos, también observamos cómo se corrompen y son víctimas de sus complejos de superioridad. El creador parece ir en contra de los estándares idealizados de Marvel o DC y nos presenta a superhéroes que no son salvadores del mundo sino por el contrario personajes egoístas, violentos, adictos y corruptibles. Es a partir de la faceta obscura y humana de los superhéroes que el grupo The Boys parecen ser por momentos “los buenos” aunque en otras ocasiones asesinos sin escrúpulos. Lo cierto es que la serie es recomendable para quien disfrute el género de superhéroes, con altas dosis de violencia y acción que retrata a personajes cuyos conflictos éticos y morales están lejos del terreno de los semidioses y más bien los cerca del dilema de lo humano, demasiado humano.





– PUBLICIDAD –SUM Comunicación


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *