La Policía Energética: Compromiso de todos, ¿Cómo empezar?

La Policía Energética: Compromiso de todos, ¿Cómo empezar?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Ana Sotomayor
Ana Sotomayor¡Hola de nuevo! En la colaboración de la semana pasada hablamos sobre el compromiso con nuestro planeta de empresas y corporativos internacionales y gobiernos de distintos países, que se ha visto reflejado en acciones concretas para la descarbonización. Mientras que en México esto todavía parece ser un tema muy complicado y del que nadie quiere responsabilizarse. Tengo aún la esperanza de que los gobiernos locales y estatales en colaboración con las asociaciones e iniciativa privada comprometida puedan lograr avances significativos en disminución de la contaminación y GEIs.

Las noticias de los últimos días sobre el sector energético en nuestro país han logrado que esta columnista tenga horas frente a una hoja en blanco. Usualmente intento buscar el lado positivo de las noticias, o al menos buscar la manera de encontrar las soluciones a las problemáticas del sector, pero hoy el panorama al respecto de los avances en materia de gestión, regulación y perspectivas económicas y sobre todo respecto al cumplimiento de los compromisos en materia ambiental no me genera optimismo. Así que por hoy, no hablaré de noticias.

Hace un par de días participé como ponente en un webinar sobre reducción de costos en energía. Fuimos tres panelistas e intentamos hacer una oferta completa respecto al tema, incluyendo la eficiencia energética, generación distribuida, almacenamiento y mercado eléctrico mayorista. Temas que personalmente me apasionan y me parece que pueden crear las condiciones para que exista el incentivo económico suficiente para que las empresas e industrias disminuyan su intensidad energética, sus costos de energía y apoyen en la transición a energías más limpias.

Los invito a verlo

El asunto es buscar, cada uno desde nuestras trincheras, la manera de sumar en este compromiso que ya no sólo es entre países por el bien de nuestro planeta, y al que se han sumado las corporaciones y empresas de distintos tamaños, sino que debe ser también un compromiso individual porque las consecuencias ya se están manifestando.

Hace algunos años, definí que mi manera de colaborar con el planeta y dejar huella, sería comprometerme a la transición energética, mi aportación muy personal, en beneficio de mis hijos será ayudar, en medida de mi capacidad, a que las personas, empresas, oficinas, edificios y comercios utilicen mejor y de manera más eficiente su energía. Esta columna va completamente alineada a ese objetivo. Como menciono en mi exposición en el webinar que les comentaba arriba, existen dos maneras de ser más eficientes en la administración de la energía, una es mediante tecnología y la otra es mediante las personas.

Así que durante los últimos años me he dedicado a aprender y estudiar ávidamente sobre el tema, colaborar con gobierno, empresas y organizaciones, participar en talleres, seminarios y cursos sobre este tema y ahora, en esta nueva etapa, a involucrarme como exponente tanto en webinars, congresos y medios.

He conocido personas admirables pero también he conocido personas deplorables, y he aprendido de todos. Con los primeros busco mantenerme en contacto, continuar aprendiendo y buscar colaborar con ellos, con los segundos prefiero considerar aprendida la lección y mantenerme alejada.

Con todo lo anterior quiero decir que esto de la mejora de nuestro planeta comienza con la mejora de nuestros hábitos y un compromiso individual.

Dejemos huella, empecemos informándonos, discutiendo estos temas y hagamos ciudadanía activa. Y, como en cada una de mis participaciones, les recuerdo que nos corresponde a todos poner nuestra gota para crear la ola verde.

Me despido por ahora y espero sus comentarios, les dejo mi correo Sotomayor.anam@gmail.com. Síganme en twitter si les apetece comentar en @me2ana.

Gracias a La Chicharra y hasta la próxima semana.

 

Ana Sotomayor es graduada en Administración de empresa y candidata a maestría en Sustentabilidad (si todo sale bien). Su experiencia profesional incluye proyectos de eficiencia energética y energías renovables, y es una hábil profesional en el sector de la administración de la energía. Sus habilidades incluyen el identificar, evaluar y presentar de una manera entendible las oportunidades en el uso eficiente de la energía y sus aplicaciones. Tiene experiencia en servicios de consultoría de sustentabilidad y ha presentado soluciones y programas eficaces de manejo eficiente de la energía para distintos clientes incluyendo el sector privado, y gobiernos estatales y municipales. Actualmente tiene su propia firma de consultoría dedicada a la realización de auditorías energéticas, perfiles de consumo de energía, capacitación y trámites para la participación en el Mercado Eléctrico Mayorista. Su experiencia anterior incluye puestos administrativos y financieros en industrias medianas.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *